29/8/16

En busca de Morfeo



                La cama se me queda grande, doy vueltas y vueltas, me enredo en las sábanas que me abrazan entre el calor del verano y el helor de la madrugada. Decido levantarme y andar cual zombi por mi casa a oscuras.


                La cabeza gira y gira cual noria, encontrando ideas nuevas en cada vagón. Mi estómago va al compás, se revoluciona al pensar en todo lo que aún no he arreglado, en lo que no tiene arreglo, en mil historias que ahora importan y dentro de un año solo serán un mero recuerdo ¿o no?



                Aun así navego por el mar del insomnio sabiendo que lo mejor es volver a la cama en busca de Morfeo, ese ser invisible al que ahora llamo con ansia y no escucha mis quejidos. Parece que tendrá mucho trabajo, hoy en día demasiados problemas invaden las cabezas de la gente.


                Lo que creía perenne, la piedra inamovible, esa certeza que siempre estaría ahí, se desmorona, se tambalea, corre el peligro de desaparecer, y me desestabiliza de tal manera que jamás creía posible que pasaría.


                Y me agarro a mis tablas de salvación, esas que me necesitan, que me salvan del día a día, que me devuelven a la vida con solo una mirada. Me aferro con fuerzas para poder seguir sin ahogarme.


                Todavía sigo dando vueltas por la casa a oscuras, en silencio, con el único acompañamiento de la luz de las farolas que entran de la calle. Decido volver a esa inmensidad de sábanas vacías, cierro los ojos y espero. A lo mejor así Morfeo me escucha.


26 comentarios:

  1. Noches donde lo único que quieres es que Morfeo te rescate y paralice durante un rato a esa cabeza que no cesa de dar vueltas... Buen micro, María

    A mí me da que es Morfeo el que a veces se queda frito y pasa de los demás jeje ;)

    Besos enormes y feliz semana!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede ser, él el dueño del sueño, al final cae en sus propias redes.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. A mí Morfeo me tiene muy abandonada por lo que he decidido pasar de él. Como no me hace caso, me pongo a leer y tampoco le hago caso a él y cuando ya le echo mucho de menos, le ayudo con unas gotitas de melatonina (o media dormidina que dicen que es menos natural, pero ayuda...)
    Un relato muy ilustrativo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jijiji, la verdad es que Morfeo tiene mucho trabajo, sobre todo en verano y más cuando uno tiene problemas que no le dejan descansar del todo.
      Una ayuda nunca viene mal.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. Cuando Morfeo no está es mejor que te sientes a leer y quizás llames a Morfeo y llegue. Las noches de insomnio son malas para el cerebro, aunque ha veces te pones a escribir y sales relatos como este. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, es mejor entretenerte con otras cosas, la escritura o la lectura te vienen bien para entretenerlo.
      Un besillo.

      Eliminar
  4. Creo que el calor tiene que ver con que el Morfeo de marras se coja vacaciones y nos deje a más de uno a la luna de Valencia.
    Es insufrible el no poder cohabitar en la cama con dicho dios menor.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que si, que él también tiene derecho a unas vacaciones, y si son pagadas mejor, para que vuelve de mejor humor, jejejeje.
      Un besillo.

      Eliminar
  5. Qué tedioso y desesperante puede ser el insomnio... Tú lo describes muy bien, abundando en esos detalles que a la luz nos parecen salvables o incluso nimios y que de noche nos aplastan sin piedad. Qué cruel puede ser a veces Morfeo...

    Muy bueno, espero que sea solo inspiración literaria y no hechos reales :)

    ¡Besillos, María!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno a veces la ficción se mezcla con la realidad, aunque sean solo segundos. Lo importante es que la realidad perdure.
      Un besillo.

      Eliminar
  6. Qué bien lo describes!!!! Yo llevo año y medio durmiendo fatal y es tal cual lo cuentas. últimamente me he rendido y leo o veo algo hasta que logro dormir.
    Un besín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está claro que es algo que abunda por la blogosfera, el no dormir es algo que tenemos en común.
      Un besillo.

      Eliminar
  7. Muy buen micro, María! Me ha encantado. Suelo tener esos problemas con Morpeho, aunque al mismo tiempo me sentía con la cabeza tan hinchada de cosas que ni siquiera podía deleitarme con una buena lectura. Cogía un libro y pumba!, no podía leer porque me saturaba. A día de hoy, Morfeo sigue igual de prófugo conmigo. Aunque parece que el orden se va imponiendo en mi cabeza, y ya puedo leer hasta libros, jeje ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno eso es lo importante, que aunque él no aparezca, si lo haga el orden en nuestra cabeza.
      UN besillo.

      Eliminar
  8. Desde mi punto de vista personal, pienso que tantas horas delante de estas pantallas tienen mucho que ver con este problema y lo digo por propia experiencia. Hay que intentar seguir una rutina o nuestro reloj biológico, que suele avisarnos del sueño pero no lo escuchamos al estar embebidos en nuestros pensamientos.
    Me gustó como recreas estas sensaciones de desasosiego y vértigo que produce el insomnio.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que tantas horas delante de un ordenador o de las mil pantallas que tenemos por casa, no son buenas.
      Un besillo.

      Eliminar
  9. Pocas cosas más angustiosas que el insomnio. Creo que rozamos la locura cuando no podemos conciliar el sueño.

    Tu texto me recordó al escritor cubano Virgilio Piñera, con su microrrelato "En el insomnio".

    "El hombre se acuesta temprano. No puede conciliar el sueño. Da vueltas, como es lógico, en la cama. Se enreda entre las sábanas. Enciende un cigarrillo. Lee un poco. Vuelve a apagar la luz. Pero no puede dormir. A las tres de la madrugada se levanta. Despierta al amigo de al lado y le confía que no puede dormir. Le pide consejo. El amigo le aconseja que haga un pequeño paseo a fin de cansarse un poco. Que enseguida tome una taza de tila y que apague la luz. Hace todo esto pero no logra dormir. Se vuelve a levantar. Esta vez acude al médico. Como siempre sucede, el médico habla mucho pero el hombre no se duerme. A las seis de la mañana carga un revólver y se levanta la tapa de los sesos. El hombre esta muerto pero no ha podido quedarse dormido. El insomnio es una cosa muy persistente".

    Más saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy fuerte el micro, me ha gustado, es contundente.
      La falta de sueño es muy mala.
      Un besillo.

      Eliminar
  10. Implorar a Morfeo que nos acoja en su seno es una guerra perdida. Cuanto más lo buscas, más se esconde. Lo mejor es darle la espalda, leer un buen libro y esperar que el solito venga a reclamarnos. Un texto muy descriptivo y bien escrito. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SI es una buena solución, y sino vienes, te terminas el libro y ya está.
      Un besillo.

      Eliminar
  11. Eso mismo me pasa a mí el último día de vacaciones. Siempre, siempre, es una noche en vela. Será por las ganas con las que cojo el trabajo, je, jee
    Bueno, bromas aparte, me ha encantado tu micro María. Y además, he aprendido algo: nunca había visto escrita u oído la palabra "helor" ¡Te lo juro! Yo hubiera puesto simplemente "el frío de la madrugada" Muchas gracias por traer una nueva entrada a mi vocabulario. ¡Me lo apunto!
    Besos enormes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jijiji esa palabra la uso a menudo. Será por la zona donde vivo... no sé. Algún día crearé una sección con palabras por ciudades, en la carrera hice un trabajo con palabras almerienses, y existen un montón... Seguroq eu en cada ciudad hay las suyas.
      Un besillo.

      Eliminar
  12. Ah! Morfeo que es tan cruel a veces al no acogernos! A mi me toma por cortas horas, no soy de su agrado.
    Que gran Micro Maria, trasmites todo ese tedio y fastidio, el mareo, hasta el malestar de panza de esas noches de insomnio. Genial como siempre, escritora mamá!! 😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias guapa. Siento que Morfeo no pase siempre por tu puerta. Pero bueno así puedes aprovechar la noche para atraer a los fantasmas, jijiji.
      Un besillo.

      Eliminar
  13. Una noche agitada, en busca de una sombra que le haga caer en el profundo mundo de los sueños... Quizás cuando deje de buscar, hallará la paz que necesita para dormirse plácidamente.
    Un placer dejarme caer por aquí de nuevo, en las acolchadas palabras de mi hermana de letras.
    ¡Abrazo, María! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola de nuevo Hermano de Letras. ¡Cuánto tiempo! Espero poder disfrutar de tus letras de nuevo.
      Me alegro de que hayas disfrutado de estas letras escritas en la oscuridad de la noche.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.