18/8/16

Día a día



                Paco se viste con la única luz que llega de las farolas aún encendidas. Le da un beso a su mujer y coge el coche para ir a trabajar. Ya le está dando vueltas a la cabeza por el camino de que puede cambiar para que las ventas vayan mejor. Objetivos demasiado altos para poder cumplirlos y cobrar la paga extra. Necesitan ese dinerillo de más para llegar a fin de mes el resto del año.

                Yolanda llega de trabajar cuando el sol despunta en el horizonte. Necesita el turno de noche para poder conciliar. Cuando llega, su marido ya está vestido para irse. Las niñas aún duermen. Un beso fugaz y un abrazo ligero, una sonrisa apagada y un todo bien. Empieza a preparar las cosas de las niñas para el cole, mientras se bebe el café que le ha preparado su marido.


                Hoy Raúl se ha levantado temprano, tiene su primera entrevista de trabajo como informático. Su currículo es espectacular, carrera terminada, nivel alto de inglés, tres masters y nivel medio de francés. Lleva un año detrás de esa oportunidad, trabajando en todo lo que ha podido mientras.

                Antonio lee las páginas de empleo en Internet, tuvo que aprender a usarlo a la fuerza. Los periódicos ya no son lo que eran. Llevaba ya dos años buscando trabajo, a sus 57 años era muy difícil encontrarlo. Al principio iba a todas las ofertas que encontraba, pensando que podría superarlas con su experiencia. Ahora, cada vez se presentaba a menos, harto de oír que era demasiado mayor para el puesto o que buscaban a alguien con menos experiencia.

                Aziz recordaba las últimas horas en Senegal mientras esperaba la próxima furgoneta. Sus padres le miraban con los ojos llenos de esperanza, y sus hermanas le abrazaban como si fuera el salvador que les traía la solución a su vida. Ahora esperaba el próximo vehículo que lo llevara a conseguir algo de dinero que poder enviar.

                María se toca la barriga donde descansa su bebé no nacido mientras en la televisión sale el político de turno con su buen traje dando lecciones a la población de que hay que echar el resto para poder salir de la crisis. María se acuerda del último día de trabajo en el que su jefa la despedía simplemente por el hecho de quedarse embarazada, con una excusa barata que escondía la verdadera razón. Suspira mientras se acuerda del montón de políticos que tienen que hacer un esfuerzo.

                Lola miraba las cuentas del último libro publicado. Unos cuantos manuscritos descansaban en su mesa de escritorio. No sabía si podrían salir a la luz, ni siquiera sabía si ella podría llevarlo a cabo. La literatura digital estaba ganando terreno y hacer un libro era más caro de lo que ella pensaba antes de abrir su pequeña editorial. Por mucho que hacía números, estos no le salían, ser autónomo era una carrera de titanes.

                Paco vuelve a casa agotado, deseando ver a su mujer y poder olvidar que un día más no ha conseguido lo que buscaba.  Yolanda vuelve a irse a trabajar después de cenar en familia, entre risas e historias de las niñas que amenizan la velada. Raúl le cuenta a su madre la oferta de trabajo, muchas horas, poco dinero, pero de lo suyo. El trabajo era suyo, ahora le tocaba a él aceptar. Antonio un día más se acuesta en su cama de 90 después de un día agotador pateando las calles. Aziz vuelve a su casa compartida con ocho más como él con un poco de dinero. Hoy ha tenido suerte, a ver mañana. María se acuesta en la cama con dolores que según la matrona, aún no son de parto. Lola da vueltas entre las sábanas haciendo números y más números. Tenía buenos libros en su mesa que quería sacar a la luz.

                Mañana volverá a salir el sol, mañana será otro día más de lucha para muchos, mañana no volveremos a rendirnos, porque eso es la vida, levantarse cada día y volver a vivirla.      



10 comentarios:

  1. Precioso y variado mosaico de vidas corrientes pero que esconden la valentía del que tiene que levantarse a diario para conseguir el pan y los medios para subsistir.
    Me ha gustado mucho cómo reflejaste la rutina que supone vivir el día a día.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. La verdad es que puede ser el día a día de muchos. Espero que esa realidad cambie un poco.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. Has puesto nombre a muchas de las situaciones que a diario se multiplican hasta el infinito, en un caleidoscopio de vida y actualidad. ¿Quién no se siente identificado con alguno de esos nombres? Muy bueno María, un texto estupendo y trabajado. Enhorabuena
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. La verdad es que a veces la impotencia me hace escribir relatos así, porque no parece que haya solución para todos estos problemas.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. Fenomenal escrito María. Gente corriente, personas con sus ilusiones y problemas y esos políticos de fondo ninguneandonos a todos. es desesperante comprobar como las historias se repiten. Pero resistiremos y saldremos adelante a pesar de los pesares.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Pues si saldremos adelante cueste lo que cueste. Así es el ser humano. Muchas historias más se podrían contar y nos quedaríamos cortos.
      Un besillo.

      Eliminar
  4. Muy bueno, María. Bien escrito y muy emotivo, capaz de sugerir tantas situaciones reales por las que están pasando muchas personas que no son culpables de que los dineros públicos que deberían mantenerlas activas y en trabajos dignos, vayan a engrosar las cuentas y los bolsillos de los mismos que les dicen que hay que hacer esfuerzos y apretarse el cinturón... para que ellos sigan engordando y aflojando el suyo. Me indigno si sigo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uffff que impotencia dan esas cosas. No puedo evitar escribir sobre ello porque de verdad es que a veces ya no sabes que hacer.
      Un besillo.

      Eliminar
  5. Cuántas vidas de gente corriente y cada dia se repiten unas y otras son una sorpresa, pero al final la vida sigue. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro la vida sigue, y todos continuamos con ella. La verdad es que a pesar de todo, el hombre sigue adelante.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.