28/7/16

Una chica diferente



                Luna era una niña diferente. Había nacido así, distinta a todos los demás humanos. Ella no podía cambiar con las estaciones. Su cuerpo no se convertía en hojas verdes para atraer al sol en primavera, ni era arena y agua en verano. No se volvía viento con las primeras horas del otoño, ni se congelaba cuando el invierno llegaba sin avisar.

                Ella tenía el cuerpo rosado, sin ningún cambio, solo las pecas que le salían en verano era lo único que conseguía sacar.

                Todos la conocían, solo por su falta de cambio. No se acercaban a ella porque además era la única que visitaba la biblioteca ya abandonada de la ciudad. Era una chica rara.

                Aquellos libros olvidados era la única salvación de Luna, el único momento en el que se sentía bien de verdad.

                Buscaba alguna respuesta a su “error” como lo llamaba su abuela. Aunque sus padres le decían que no tenía que preocuparse y vivir como cualquier otro niño normal. Ella tenía que taparse con mantas en invierno, y echarse cremas que los científicos habían inventado para ella para protegerse del sol.

                Luna se quedaba mirando a la gente en otoño, viendo cómo se convertían en pequeños huracanes que se perdían en la distancia, recorriendo kilómetros y kilómetros, visitando otras ciudades.

                 Luna nunca había salido de su ciudad. Una vez sus padres habían intentado llevarla, pero había resultado imposible por su peso. Ellos pesaban 
poco y no podían con ella a pesar de no superar los 20 kilos.

                Pero la estación que más le gustaba a Luna era la primavera, le maravillaban todos aquellos tonos verdes en los que se convertían sus familiares. A veces se los quedaba mirando y se esforzaba con todas sus fuerzas para poder cambiar ella también. Cerraba los puños, se concentraba todo lo que podía, pero a pesar de sus esfuerzos solo conseguía ponerse más colorada.

                La primavera de sus 11 años fue diferente. Algo pasaba. A todos se les caían las hojas y se les ponían de color marrón.

                La gente estaba asustada porque por mucho que intentaban cambiar, no conseguían los brillos de sus hojas verdes.

                A luna se le ocurrió una idea. Fue corriendo a la biblioteca y se puso a buscar en todos aquellos libros que ya eran sus amigos. Cogió uno tan pesado que apenas podía arrastrarlo. Ya en la plaza de la ciudad habló a todos.

                — ¡Escuchadme! ¡Sé lo que está pasando!

                La gente se acercaba a aquella niña rara que intentaban evitar.

                — ¿Cómo vas a saber tú lo que pasa? Ni siquiera eres como nosotros.

                Un niño que nunca le había caído bien a Luna había hablado mientras le caían sus hojas marrones.

                — ¡Dejad que hable!

                La madre de Luna siempre la defendía.

                — He encontrado este libro. Aquí habla del cambio climático que hubo hace miles de años. Ese fue el momento en el que la humanidad cambió para poder adaptarse a la Tierra. Ahora está pasando de nuevo. Estamos cambiando con la Tierra.

                Uno de los científicos se acercó a mirar el libro.

                — Pero aquí dice que el cambio climático fue por culpa del ser humano que no cuidaba la Tierra. Nosotros somos parte de ella.

                Luna se encogió de hombros. Ella no sabía porque pasaba todo aquello, solo tenía 11 años. Pero se sentía muy contenta, todo el mundo cambiaba y podía ser que todos se volvieran como ella. Deseó con todas sus fuerzas que fuera así.

12 comentarios:

  1. ¡¡María!! *-*

    Aiiiix... Aiiix... Voy a ser Sincera... Para no variar ;)))

    Ainnns... Estas Letras desbordan Magia por cada una de esas Sílabas... No sé... Tienen un "no sé qué" que parece que te abraza, que te ilumina... Un "no sé qué" que te obliga a Sonreír quieras o no... Es Perfecto para el Día Tontis con el que he amanecido hoy *-*

    Y... ¿Sabes lo que más me gusta? Que no sé si me he enterado muy bien... Es decir... No sé si esta Pequeña es totalmente Humana... Lo de los Tonos Verdes de los Familiares me descuadra muy mucho... Pero me gusta que me descuadre (aunque no sé si es tu intención descuadrarnos), porque hace que mi Imaginación vuele... Y veo a esta Niñita como un Hada de Invierno... Un Espíritu del Bosque... Espíritus del Bosque en una Ciudad... O, tal vez, Elementales... Pero sea como sea... Tiene Magia...

    ¡¡Muchos Kiiiiisssssssssssss!! ;)))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son todos humanos en distintas fases de evolución, jejeje.
      En un mund diferente del que nos ha tocado vivir.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. Me gustó el relato, un futuro en el que el ser humano se ha adaptado al entorno para cambiar al igual que las estaciones, y luna, una niña que dentro de los estándares actuales puede ser considerada normal, pero que para ese futuro es considerada como rara.
    Un gusto haberte leído.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, lo has entendido a la perfección, jejeje.
      Gracias por pasarte.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. Me gusta la idea del ser humano cambiando según las estaciones. No solo emocionalmente, sino que también físicamente: algo más conectado íntimamente con la madre naturaleza (a fin de cuentas venimos de ella). Aunque pobre luna... para nosotros, en la actualidad, ella sería considerada "normal". Qué loco, no?

    Inevitablemente todo cambia con el tiempo, pero el prejuicio de lo normal/anormal se mantiene, lamentablemente, intacto. Ciertamente los prejuiciosos no saben adaptarse a la realidad que nos rodea: realidad que evoluciona.

    Buen texto, María. Más saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es una pena que los prejuicios no se vayan con el tiempo, pero siempre tenemos algo diferente a lo que prejuiciar.
      Un besillo.

      Eliminar
  4. Una historia que se según voy leyendo pienso que es una niña albina y que solo los que la rodean cambian. Pero tiene varias lecturas y ves como puede ser un futuro diferente si no cuidamos la naturaleza. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad es un mundo futurístico donde la niña no destacaría de ninguna otra de este mundo actual.
      Un besillo.

      Eliminar
  5. Una historia fantástica, tanto en el sentido irreal como hiperbólico del término, je, je. Me ha gustado. Presentas un futuro donde precisamente el ser humano actual es el raro, je, je... y el futuro es así porque el cambio climático forzó la adaptación. Bueno, ya hemos probado un cambio climático hace miles de años y el ser humano, más que adaptarse, adaptó el entorno a sí mismo. Tu visión es mucho más positiva, je, je
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es más positiva, nunca se sabe lo que puede pasar, y más cuando el cambio climático esta vez parece qeu lo estamos provocando nosotros...
      Un besillo.

      Eliminar
  6. Esta entrada no la había leido, y es espectacular!!! Algún día.... todo cambiará, es irremediable y entonces dirán: "Ya lo decía escritora mamá en sus relatos"!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue para el curso que hice de literatura infantil. Pues si el cambio climático está ahí, solo hay que mirar.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.