15/7/16

Tertulias gramaticales y ortográficas: los dos puntos.

    Los dos puntos se escriben pegados a la palabra que los antecede, y separados por un espacio de la palabra que los sigue. La normal general es que después de los puntos se escriba en minúscula. Aunque existen varias excepciones: cuando se introduce una cita o con ciertos usos de los textos epistolares.

      También se usa en contextos numéricos: símbolo de la operación matemática de división y como separador de horas y minutos.

     Usos de los dos puntos:

     En enumeraciones con un elemento anticipador. Enumeraciones de carácter explicativo. Ejemplo: Ayer me compré dos libros: uno de Pedro Fabelo y otro de Ricardo Zamorano.

     En estructuras no enumerativas con un elemento anticipador. Enunciados, sin incluir enumeración, que presentan elementos anticipadores. Ejemplo: Nunca pretendió ser otra cosa sino eso: un buen escritor.

    En el discurso directo. Reproduce literalmente las palabras pronunciadas por otra persona, así como pensamientos transcritos tal cual se producen. Ejemplo: Cuando subía, Pedro me preguntó: "¿Quieres casarte conmigo?"

     Entre oraciones yuxtapuestas. Conecta oraciones relacionadas entre sí sin necesidad de emplear otro nexo. Ejemplo: Se ha quedado sin trabajo: no podrá ir de vacaciones este año.

    En títulos y epígrafes. Para separar el concepto general del aspecto parcial. Ejemplo: La literatura medieval: estudio comparativo de los principales motivos recurrentes.

     En algunos escritos específicos. 
  • En las cartas y documentos tras las fórmulas de saludo. Ejemplo: Muy señor mío:   
  • En textos jurídicos y administrativos, después del verbo que presenta el objetivo fundamental del documento. Ejemplo: CERTIFICA:  

    Para realizar esta entrada he utilizado la Ortografía de la lengua castellana de la RAE. Aunque también podéis consultarlo aquí. 

    El saber no ocupa lugar.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu huella. Me encantaría leerla.