4/7/16

Juego del amor



                He soñado contigo de nuevo. Estábamos juntos en una piscina, tumbados al sol. Tú, yo y alguna gente desconocida para mí, pero en el sueño eran nuestros amigos. Tu toalla no estaba junto a la mía. Había otra que ocupaba mi lugar.

                Tú hablabas con la dueña de ese trozo de tela. Te reías y ella reía contigo. Yo observaba en la distancia de un par de pasos, en la distancia de una eternidad. Mientras tú le tocabas el pelo, mientras tú jugabas con ella a ese juego que solo era nuestro, ese al que no entraba nadie más hasta ahora. Ese juego tuyo y nuestro.

                Te observaba desde mi toalla ajena a ese momento de intimidad en mitad de tanta gente. Expulsada de ese momento mágico, ese que debería ser nuestro.

                — Así estaba contigo cuando aún estábamos juntos.

                Una voz conocida se instaló a mi lado. Y allí estaba dándome consejos tu último amor antes del mío. Ese que me jurabas que no había sido amor de verdad. Del que me hablabas como si hubiera sido ajeno a tu voluntad.

                Pero ahora me veía yo reflejada en ese amor efímero, y aunque yo sabía que era nuestro, que había sido realidad, que era tangible, que lo habíamos vivido. No me quedaba muy claro que para ti lo fuera.

                Intentaba llamar tu atención, que levantaras tus ojos de su mirada. Pero estabas hipnotizado, su pelo moreno largo, su sonrisa constante, su amor incondicional, ese que nace en la primera mirada, ese que se crea con las primeras palabras y las eternas sonrisas.

                Me desperté triste, quería estar contigo, pero tú ya no estabas, te habías ido a trabajar, y yo no tenía forma de sentirme mejor. De ver tu mirada de amor solo para mí, de jugar contigo a ese lenguaje solo para nosotros, solo para ti, solo para mí.

                Te espero con ansia, deseando tenerte a mi lado, sabiendo que cada segundo cuenta, que las risas están para vivirlas, que tu amor y el mío es único en el mundo, que somos uno a pesar de todo, por encima de todo.

                Te espero sabiendo que el día a día solo son pequeños momentos que pasan volando, pero siempre a tu lado. Instantes que hay que saber agarrar con fuerza, porque sabemos que algún día esos momentos solo pertenecerán al recuerdo, y no podremos hacer nada más que revivirlos en nuestros sueños.

                Ahora estás aquí, a mi lado, conmigo, agarrándote a mí con fuerza, haciendo que nuestro amor funcione, jugando juntos sin apenas darnos cuenta, haciendo malabares para que ninguna pelota caiga, entre besos y caricias, entre miradas y sonrisas.

                Porque solo somos dos piezas en este tablero enorme moviéndonos al son de una canción que solo escuchamos nosotros.


10 comentarios:

  1. Qué bonito María!!!!!! A veces los sueños son demasiado reales y se pasa mal.
    Me ha gustado mucho, el amor no siempre es fácil, hay que luchar, pero lo importante es estar juntos, aunque nos rodeen los problemas y solo seamos esas dos piezas en el tablero enorme.
    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si hay que luchar porque las cosas nunca llegan solas. Ni se mantienen solas.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. Qué bonito!!

    Me ha encantado esta frase :Porque solo somos dos piezas en este tablero enorme moviéndonos al son de una canción que solo escuchamos nosotros.

    Te invito a mi blog, yo me quedo por aquí!

    Muacks!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias.
      La verdad es que a mí también me gustó, jejeje. Queda mal decirlo, pero soy así no me callo ni debajo del agua.
      Pasaré por tu blog.
      Gracias por venir, espero que te guste mi Rinconcito.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. Un sueño que si se hace realidad se pasa mal, a veces los sueños son un naufragio y nos hacen estar alerta de que hay que seguir alimentando el amor para que no decaiga. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si a veces son señales, y a veces son solo los miedos que nos aormentan que se hacen realidad en las horas nocturnas.
      Un besillo.

      Eliminar
  4. Me encantó la frase "...Te espero sabiendo que el día a día solo son pequeños momentos que pasan volando..."
    Hermoso, María

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Mirna.
      Me encanta que te haya gustado. Son esas pequeñas frases las que hacen un texto.
      Un besillo.

      Eliminar
  5. Triste y bonito a la vez María, miedo a perder al ser amado o que éste guarde viejos sentimientos hacia otra persona.
    Los sueños muchas veces se convierten en pesadillas.

    Besitos, :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si eso es lo malo de los sueños, si se convierten en pesadillas es que algo malo pasa.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.