5/7/16

Inspiración



                Soñé con príncipes en caballos blancos, en reinos lejanos con suculentas viandas. Soñé con un amor de película, de esos que te llevan a volar por las nubes. Soñé con monstruos monstruosos, con habitaciones oscuras, y sustos tras las puertas. Soñé con asesinos en serie, con detectives de los años 50, con integrantes de la mafia o con terroristas del siglo XXI.



                Soñé con todo eso y más, pero cuando abrí los ojos la pantalla seguía en blanco. Las letras no aparecían, por mucho que soñaba en mi cabeza, no conseguía trasladarlo al papel, ni a las teclas. Apagué la pantalla y me fui a ver el último capítulo de mi serie favorita. A ver si así me llegaba la inspiración.


16 comentarios:

  1. Los sueños cuanta inspiración dan a veces y otras veces dan vacío de ideas. Intenta y piensa enseguida te llegará de nuevo la inspiración Maria. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces las ideas vienen y van, y no las plasmamos en el papel.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. Ay, ay, ay, cuánto se hace rogar esa señora, Doña Inspiración. No desesperes, María, que es una pérfida: cuánto más la buscas, menos la encuentres, y luego viene ella un buen día a sacarte de lo mejor de tus sueños y arrastrarte tras de sí de las narices al ordenador ;)!

    Un beso.

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí. A veces la encuentras donde menos la buscas.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. Y este texto, que trata precisamente sobre la no-inspiración, te inspiró a escribir. Siempre se puede sacar algo bueno de las cosas.

    Más saludos, María.

    ResponderEliminar
  4. Maria pasa por mi blog tengo algo para ti. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. A veces cuesta tanto atrapar un sueño. Son escurridizos y uno anda con la red para mariposas tratando de pescarlos, pero escapan. Si pudiéramos asirlos tal vez escribiríamos los mejores relatos. A soñar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si esa red es muy útil pero a veces le salen agujeros y no sabes de donde. Hay que remendarlos de nuevo para seguir a la caza.
      Un besillo.

      Eliminar
  6. Jajajaja, que bueno, me ha gustado mucho la entrada. He perdido la cuenta de las veces que me ha sucedido lo que relatas, aunque estoy intentando meterme caña y escribir algo, lo que sea. He comprobado que si consigo romper el hielo, en algunas ocasiones flujo y sigo trabajando, jeje ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es verdad que hay veces que una vez que empiezas, continuas rápidamente, como si eso hubiera inspirado a tus musas a seguir.
      Un besillo.

      Eliminar
  7. Ando en eso, ando en eso, echada, mirando el techo espero que los sueños vengan en forma de palabras. En mi caso, las pesadillas. 😉 Me gustó mucho, beso .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a ver si vienen esas pesadillas en forma de palabras para aterrarnos, sobre todo a mí.
      Un besillo.

      Eliminar
  8. Ja, ja, ja. Eso es lo que yo he pensado muchas veces. Soñar es una cosa, pero transcribir los sueños es otra. Se habla mucho de la inspiración pero la verdad es que, aparte de ella, hay muchas horas de trabajo frente al teclado, escribiendo y borrando, dándole forma a esa inspiración como si fuera a una barra de plastilina, je, je
    Bueno, que los hados te sean propicios sin que tengas que trabajar mucho este verano, maja
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja me ha encantado lo de moldear como si fuera una barra de plastilina. Esperemos que los hados no tengan mucho calor y se pasen a vernos a menudo.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.