22/6/16

Querida seño



                Querida Seño:

                Hoy acaba el curso. Mi hija sale hoy de clase con su coleta medio destrozada y su sonrisa entre lágrimas en la cara. Hoy acaba una nueva etapa. Infantil se queda atrás y se enfrentan al nuevo mundo que se les avecina: el mundo de mayores, el de primaria.

                Hoy hemos dejado el cole entre fiestas, entre lágrimas de emoción, risas de alegría, regalos bien escogidos y canciones y poesías.

                Hoy nos recordamos que nuestros niños crecen, demasiado deprisa, más de lo que nosotros quisiéramos. Los vemos ahí delante de nosotros cantándonos esa canción que tú, su seño les has enseñado con toda la paciencia del mundo.

                Esta ha sido una etapa dura, contigo ha empezado a vivir la vida de cole, a saber que hay que tener rutinas, que hay que sentarse a hacer sus primeras tareas. Pero me llamaran loca, pero el contenido de esas materias que ha aprendido gracias a ti, no es lo que más me gusta de estos tres años.

                Lo que más me ha gustado que mi hija aprenda contigo, ha sido que le has enseñado a soñar, a volar tan alto como sus alas le han permitido. Le has ido añadiendo plumas año tras año, con la constancia y el ánimo del día a día.

                Le has enseñado a coger una armadura y luchar por sus ideas, respetando a los demás con cada paso que daba. Les has dado todas las herramientas posibles para distinguir el amor, la amistad, la justicia, la tolerancia,… pero también el desamor y las injusticias.

                Contigo ha bailado, ha cantado, ha reído, ha llorado, ha saltado, ha hablado, te ha contado confidencias que solo tú conoces. Porque además de su seño, has sido su amiga, has sabido entenderla como nadie.

                Tú te llevas una parte de ella que solo será tuya, y te agradezco en lo más profundo de mi corazón que así sea, porque seguirás siendo parte de su vida incluso cuando sea mayor. Seños como tú son difíciles de olvidar, y estoy segura de que cuando ella hable a sus hijos de sus seños, te recordará con un cariño muy especial.

                No tengo palabras, se me pierden en el diccionario para expresar lo agradecida que estoy de que hayas formado parte de nuestras vidas, de que hayas llenado tanto el corazón de mi hija. Gracias por toda tu dedicación, por tus tardes pensando en ella, por tus momentos de manualidades extras, por tus quebraderos de cabeza que seguramente te habrás llevado a casa en alguna ocasión. Gracias por ser una gran persona y hacer tu trabajo digno de admiración, gracias por ser un gran ejemplo para mi hija.

                Sé que muchos niños vendrán, y otros han pasado por tu vida hasta ahora, pero también sé que les guardas a cada uno de ellos un espacio en tu corazón, porque las seños estáis hechas de un material especial, vuestro corazón es capaz de albergar un trocito de cada uno de esos pequeños que pasan por vuestras manos.

                Me quedan muchas cosas que decirte, pero no tendría espacio suficiente ni con todo el papel del mundo. Así que me despido de ti, sabiendo que seguirás haciendo feliz a miles de niños. Y sabiendo que volveremos a vernos por los rincones del colegio, tú moldeando niños, yo viendo crecer a la mía.

Hasta siempre seño.


4 comentarios:

  1. No he podido leerlo sin que se me salten las lágrimas. Esto que has escrito, María, es muy bonito! Y seguro, que si su seño lo ha leido, le habrá conmovido. Estoy segura que tu pequeña tendrá un lugar en su corazón, sin dudarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Pilar, viniendo de ti es un gran piropo. La verdad es que sé que su seño tiene un pedacito de ella en su corazón, pero no es la única. Sé que todas las seños de infantil os habéis volcado tanto en vuestras clases como en los demás niños, y por eso os doy las gracias por todo ese gran esfuerzo que hacéis con vuestros niños. Gracias de corazón.
      Un beso grande.

      Eliminar
  2. ¡Qué bonitooo! Lástima que no todas las seños tengan la suerte de tener en sus clases a la hija de una Mamá escritora
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es verdad, pero estoy segura de que se los agradecen igual, porque el trabajo que hacen con nuestros niños es extraordinario.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.