7/6/16

Llegó un día de calor



                Aquel día de verano de 1945 hacía un calor insoportable. Sentada en las escaleras del porche de mi casa me abanicaba, mientras me bebía una limonada fresquita que había hecho esa mañana.
Notaba como me caían las gotas de sudor. La suave tela del vestido, subido hasta donde me permitía el decoro, me molestaba. Miraba al mar, justo enfrente, mientras me imaginaba desnuda sumergida en sus frías aguas.


                Un coche paró en mi puerta y un soldado se apeó. Me bajé corriendo la falda y fui a abrazar al amor de mi vida, él me rodeó con el único brazo que le quedaba.

12 comentarios:

  1. Buen relato Maria. Una fecha da para tanto. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, y más cuando es tan señalada.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. Un día de verano de ese año, casualmente, nació también mi madre ;-)
    Me ha encantado tu post, María, y supongo que a la protagonista lo que menos le importaría ese día sería el calor.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, creo que lo que menos le importa a la prota es el calor.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. Con un solo brazo se abraza muy mal. Pero eran fechas en las que se podía haber perdido mucho más.
    De verdad que no se porqué ganan relatos que a mi entender, y comparados con este, no me trasmiten absolutamente nada.
    Me ha encantado María. Para ti mi premio personal a un bonito micro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la verdad es que no sé, la verdad es que hay relatos que sí me gustan, aunque hay otros que no me van mucho. Supongo que será también cuestión de gustos.
      Un besillo.

      Eliminar
  4. Parece que el calor, además de agobio, trajo de nuevo a su amado. Un micro que cuenta una historia de hechos y sentimientos, ¡precioso, María!.

    Un beso grande y feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, y menos mal que él si pudo volver.
      Un besillo.

      Eliminar
  5. Pero al menos pudo volver para abrazar a su amada y ella pudo tenerlo de nuevo a su lado. Hay quien perdió mucho más. Hay quien lo perdió todo.
    Precioso micro. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, las guerras son muy injustas, y pierde mucha gente.
      Un besillo.

      Eliminar
  6. Un bonito micro donde a mi entender resalta el contrate entre el erotismo contenido del primer párrafo y el dramatismo del segundo. El arte de la coctelería tiene su aquél, no se puede mezclar cualquier bebida. En mi opinión has preparado un combinado perfecto.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyy pues me encanta que te haya gustado este combinado.
      Muchas gracias.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.