15/6/16

Batiburrillos de mamá

     Hoy podría hablar de muchas cosas, porque la actualidad está a la orden del día. Mucho pasa a nuestro alrededor y con nuestros peques, y casi no nos damos cuenta.

    El otro día hubo algo que conmovió al mundo entero. Una masacre simplemente por amar a la "persona equivocada". Pero después de esa gran barbarie, yo personalmente, me entero de que en ese Estado, los homosexuales no pueden donar sangre. Y me deja alucinada. ¿Cómo pretendemos erradicar la intolerancia con esas medidas absurdas?

    Es algo como persona que me indigna, pero como madre me indigna mucho más. Intento educar a mis hijas en una sociedad libre, libre para elegir tus creencias, tus formas de amar, tu futuro,...

    Cuando le expliqué a mi hija mayor que las mujeres y los hombres también se podían casar entre sí, mi hija lo entendió sin ningún problema. Os recuerdo que ella tiene cinco años, y aún está libre de la esclavitud social. 

     Le enseñé fotos de bodas preciosas donde dos personas se amaban y se besaban, sin importar el sexo. Pero al poco tiempo vino diciéndome que las mujeres no se podían casar entre sí, que en el cole le habían dicho (otros niños), que solo podían casarse hombres con mujeres. Me enfadó mucho, porque yo me esfuerzo para que mi hija tenga una mente abierta y tolerante, y luego se le aplastan de un zarpazo.



     Como he dicho, hoy podría hablar de muchas cosas, entre ellas El Tema de la Semana de +Papas Blogueros, que es una sección que tienen que me encanta. Esta semana es "Me arrepiento de...".

      Lo primero que me vino a la cabeza cuando lo leí fue que me arrepentía de no haber tenido a mis hijas antes. Ahora que miro hacia atrás me doy cuenta de que me buscaba excusas absurdas para retrasar uno de los mejores momentos de mi vida. Ahora me paro a pensar y me doy cuenta de que no sé que hacía antes de tenerlas a ellas. 

    Y cuando ya pienso en sí conoceré a mis nietos o no, ya me vuelvo loca. Así que si tengo que arrepentirme de algo, es de no haber tenido a mis hijas antes.



    Otra de las cosas que me gustaría hablar hoy en Asuntos de Mamá es de los padres y madres en el colegio. Creo que los profesores tienen el cielo ganado. Y no por educar a nuestros hijos, sino por aguantar a sus progenitores, que somos mucho peores que nuestros hijos.

    Y os digo esto, porque el otro día tuve una reunión en el cole de madres y padres, las seños habían organizado una serie de juegos con nuestros hijos para que los padres también participasemos. Aquello era un lío, las seños hablaban a voz en grito por encima de las voces de las madres que no callábamos. La gente protestaba porque les gustaba más un juego que otro. Y encima el calor que hacía, nos tenía a todos más exaltados de lo normal.

    ¿Cómo queremos educar a nuestros hijos para que escuchen a sus maestras si nosotros no somos capaces de hacerlo? Lo peor de todo esto es cuando se falta al respeto a las personas docentes que se merecen un respeto. Porque las cosas se pueden decir de muchas maneras. Es mejor elegir ir de buenas que de malas.


     Y hasta aquí mi batiburrillo de hoy, quería hablar de muchas cosas y dejarlo todo por escrito. Porque ser mamá es ser muchas cosas. Porque ser mamá es vivir y enseñar día a día, y todos los dias son un mundo en nuestras vidas.

16 comentarios:

  1. Muchos adultos deberían volver a la escuela, una escuela laica donde les enseñen que la libertad de expresión (respeto al prójimo), de culto y de orientación sexual son derechos fundamentales de las personas. Al parecer, muchos, demasiados, todavía no se han enterado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una pena, pero no se enteran. Seguimos luchando por libertades, que ya deberían de ser así sin pensarlo siquiera.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. Es verdad, ser mamá es ser muchísimas cosas... y la mayoría complicadas, porque como dices, intentas educarlos de cierta manera y luego salen a la calle y pluff, de cruces al suelo. Yo llevo unos días así asá, porque acaba de cumplir el enano cuatro años y ya sabes cada vez que suman uno, piensas... ay, qué rápido pasa el tiempo... en fin...

    Besitos muchos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayy la mía cumple seis en un mes, y es que se ponen grandes en un milisegundo. Se nos va la vida educándolos.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. Hoy en día se confunde la libertad de expresión con la mala aducación. En todos los ámbitos se nos da un poder de participación y expresión que a menudo se convierte en derecho para insultar, para despotricar y para querer tener razón a toda costa (y el que opine diferente está equivocado, por supuesto). Ese es el futuro de la sociedad, una pelea de gallos intolerantes pidiendo tolerancia solo para lo propio donde todo son derechos y no hay ninguna obligación. ¡Puffff que paren el mundo que yo me bajo!

    Un estupendo post, María. También para las que no somos mamás :))

    ¡Un besillo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué sabia eres! Me quedo con esa frase tuya que suelo decuir muy a menudo. Confundimos la libertad de expresión con la mala educación. Hemos llegado a un punto, que no sé si saldremos alguna vez.
      Miedo me da.
      Un besillo.

      Eliminar
  4. Cuando mi hijo estaba en 1º de ESO su tutora y profesora de Ciencias Naturales les dijo que los homosexuales eran enfermos que tenían que ir a un especialista. A mi hijo, al que desde pequeño educamos en el respeto a todo tipo de inclinación sexual (entre otras cosas como raza, religión, etc), solo se le ocurrió preguntarle que qué especialista era el que trataba eso. Y la dejó sin palabras.
    No te arrepientas, María. Los hijos se tienen cuando se está preparado para ello. Si buscabas excusas es porque seguramente, aún no lo estabas.
    Interesante post. Gracias por la parte que me toca como profesora.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay por favor, me dejas at´nita. Que haya gente que exponga esas ideas sin ningún problema, e intentar inculcarselas a niños formándose. Me pone los pelos de punta.
      En serio, los profesores (algunos, porque esa señora...) tenéis el cielo ganado.
      Un besillo.

      Eliminar
  5. Yo de mayor quiero ser niño. niño sin perjuicios, niño con capacidad de sorprenderse por todo, de reír por todo, de alegrarse por todo. La vida puede ser una terrible caja de Pandora, pero también un paquete con el bonito regalo cotidiano cuajado de pequeños momentos que nos hagan encontrar la felicidad. Porque lo que mueve al mundo son las cosas pequeñas y la gente pequeña y sencila... Como los niños.
    Decidido. Yo de mayor quiero ser niño.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también quiero ser niño de mayor. Aunque es verdad que cuando lo eres no te das cuenta de lo que tienes en tus manos. Todo por descubrir.
      Un besillo.

      Eliminar
  6. Un post interesante por los valores que se pueden dar en la educación de los niños. Es difícil ser madre pero cuando ves a tus hijos que esa educación les he valido para ser mejores personas te deja satisfecha. Cuando se intenta educar en la tolerancia, la libertad y el respeto es el camino a seguir aunque algunos comportamientos en la convivencia educativa con los padres y maestros a veces no sea la adecuada. Maria no te arrepientas de tener tus niñas tarde , ahora las estás disfrutando y no dejes de hacerlo. Yo tuve a mis niños muy joven y ahora son hombres y no sabes que rápido se pasa el tiempo. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy el tiempo es implacable, pasa muy rápido, y no nos damos cuenta de que está pasando.
      Por ahora disfrutemos de ellas.
      Un besillo.

      Eliminar
  7. Hola!!!!! La gente a veces no está apta para educar, y no solo no educan bien a sus hijos, es que echan a perder lo que hacemos con los nuestros.
    Respecto a tener a los hijos antes, lo importante es disfrutarlos. Yo fui madre joven y los disfruté muchísimo, y sus abuelos también los disfrutaron pero ahora estoy en una etapa de preocupaciones constantes, y eso que son buenos y no dan disgustos, pero los peligros y problemas están ahí. Todo tiene su lado bueno y su lada malo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro cada cosa tiene su lado buen y su lado malo. desde luego que disfruto de mis hijas. Me río mucho con ellas y lo pasamos muy bien, auqnue haya momentos un poco más difíciles, jejeje.
      Un besillo.

      Eliminar
  8. El libre albedrío definido desde la tolerancia a los demás y el respeto a los derechos y libertades, incluyendo el derecho a nuestra propia identidad sexual, es una cuestión que en esta sociedad pasa demasiado a menudo por la criba del Estado, el Patriarcado, las instituciones y la Ley, como si la autoridad regia y legal tuviese potestad para dirigir la moral de cada persona. Por eso me he sentido también indignada y me he identificado contigo, aunque no soy madre, cuando has contado lo de que tu niña se ha cruzado con la influencia del tutelaje reaccionario de las figuras de autoridad y determinados prejuicios que éstas defienden. Tu niña es un ser maravilloso no modelado por los convencionalismo al igual que esos mismos niños que han tenido que tragarse su inocencia y creerse que los homosexuales son personas con otra escala de valores y consideración.
    Educar en la libertad y la tolerancia no es sencillo, sobre todo por la propaganda de aquellos que no entienden o no quieren entender que el mundo es diverso y plural y así es como los indivíduos pueden encontrar mejor su camino.
    Por otra parte, los padres deben ser conscientes de que se educa a los hijos mediante el ejemplo y que estos son seres receptivos y puros que imitan aquello que ven y a sus figuras paternofiliales. De ahí la importancia de que los adultos seamos los primeros en fomentar el respeto a los maestros y a los profesores. En las sociedades desarrolladas, se ha ganado cierto margen de libertad individual pero también se están perdiendo valores de grupo, sin embargo ello no debe ser un obstáculo para trabajar democráticamente por preservarlos y hacerlos extensivos al conjunto de la sociedad.
    Excelente post que me ha hecho reflexionar. Lo comparto.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras. La verdad es que lo dejas todo tan clarito que no hay mucho más que decir, solo que estoy de acuerdo en todo lo que afirmas.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.