25/5/16

Novios



            El otro día acosté a mis hijas a las nueve, como todas las noches. Su padre aún no había llegado del trabajo, y ese día le quedaba bastante para llegar. 

            Así que llegué a mi sofá y me sumergí en ese maravilloso mundo del silencio. No encendí la tele, puse el teléfono en silencio, cogí mi revista de crucigramas, y me deleité en el maravilloso mundo de sofá, manta y silencio, mucho silencio.

            A los dos minutos de estar allí tumbada, oí a mis peques hablar entre ellas. Como no había ningún ruido intermedio, las escuchaba perfectamente. Así que puse mi sentido madre en alerta cotilla y me dispuse a escuchar.

            Mi hija pequeña y mi mayor no se parecen mucho. La pequeña es una princesita de cuento de hadas que siempre quiere ir de rosa. La mayor caza bichos y le da exactamente igual la ropa que le ponga. 
Pues ahí estaban las dos de charla, con sus 3 y 5 años respectivamente. La pequeña le estaba hablando a la mayor de un niño de su clase.

            — Pues M. es ¡taaaaaaan guapo! — Le decía la pequeña con un tonito especial.

            — ¿Si? Pues le voy a decir que estás enamorada.

            — Siiiiii ¡Es taaaaan guapo! Me voy a casar con él.

            Yo sentada en el sofá no podía parar de reír de la conversación de mis dos hijas, pensando que nadie las escuchaba.

            — ¿Tú con quien te vas a casar? — Le pregunta la peque a la grande.

            — Con P. — Contestó la mayor.

            A mí me sorprendió, porque la mayor siempre me cuenta sus cosas del cole y sus amigos, y me habla de que si una tiene novio, el otro tiene tres novias. Y ella me dice que nunca se va a casar, que va a vivir siempre con nosotros. A lo que yo le respondo que ella puede hacer lo que quiera.

            En mi casa nunca se les ha preguntado quien es su novio, ni si le gusta fulanito o menganito. No somos de fomentar esas actitudes. Ya tendrán tiempo de pensar en eso, ahora es momento de jugar, jugar y jugar.

            Y sin embargo, da igual lo que hagas, que la influencia del colegio y de los demás niños es mucho mayor. Sentada en el sofá me reía, y me maravillaba que siendo tan pequeñas pudieran tener unas conversaciones que a mi modo de parecer, son de niños más grandes.

            Las dos se durmieron entre risitas cómplices y pensamientos de los niños guapos de sus clases. Yo me quedé pensando en lo mucho que cambian las cosas y que diferentes son unos niños de otros. Tendemos a comparar a cuando nosotros teníamos sus edades, y es verdad que a mí me preguntaban si tenía novio y quien era. ¿Será por eso por lo que yo no le pregunto?

            ¿Y a vosotros, os preguntaban por vuestros novios? ¿Les preguntáis a vuestros hijos?
    


 


12 comentarios:

  1. Jajajaaj, a mí no me gustaba nada fomentar esas cosas pero como dices, acaba pasando y me contaban quienes eran sus novios o novias, de hecho la de mi hijo la conocía toda la familia porque en los cumples y eventos se presentaba a sí misma como la novia,jejeje. Claro, con el tiempo la cosa cambió, y ahora cuando me lo cuentan ya no es tan gracioso porque son cosas serias, ainnnns, qué feliz era yo con ellos pequeños,jejeje.
    Besos y me ha encantado la conversación, me la he imaginado porque mis hijos las tenían también porque les gustaba dormir juntos, aunque en mi caso al estar siempre mi marido porque salía del trabajo a las seis y media en casa no había tanto silencio, pero si los oíamos hablar callábamos y poníamos la oreja como cotillas,jejeje, vaya padres.
    Besos!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja creo que todos los padres tenemos ese punto cotilla que nos caracteriza.
      A mí es que me encanta escucharlas cuadno no están peleando que es la mayor parte del tiempo.
      Ayyyy
      Besos.

      Eliminar
  2. Cuánta ternura... A mi hija pequeña no le pregunto, por lo que tú dices, aunque ya he conocido a toda la familia del que pretende ser su novio...(tienen 4 años recién cumplidos) Y con los gemelos, pues están en esa edad del despertar de la hormona...
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyy que pequeñitos son aún para preocuparse por esas cosas, jejeje
      Un besillo.

      Eliminar
  3. Que dulce relato, me ha hecho retroceder en el tiempo cuando mis hijos eran peques. Recuerdo que a mi me preguntaban y me molestaban con un niño protagonista de una serie de teve y yo me molestaba mucho pues no era de las niñas románticas, más bien de las antipáticas antisociales jajaja. En cuanto a mis hijos, yo no les preguntaba pero el resto de la familia si. La mayor Adriana si hablaba de sus pretendientes desde el kinder. Bruno, en cambio se negaba a tener novia, no quería gastar dinero jajajajaja (hasta ahora piensa lo mismo). Muy lindo Maria. Saluditos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué diferentes pueden ser nuestrs hijos entre si! Cada uno con su propia personalidad, y con sus ideas propias.
      Un besillo.

      Eliminar
  4. Que tierno, Quien de nuestros hijos no ha tenido novia. Mi hijo Mayor tenía una que lo decían a todos que eran novios y que se iban a casar. El pequeño no supe nunca si le gustaba una niña. No lo recuerdo pero si que jugaban a ser novios con dos hijas de una amiga cuando estábamos juntos. Incluso tengo una foto donde se están besando. Cosas de niños. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyyy si es que los niños también tienen sus juegos. Les encanta jugar a ser mayores.
      Un besillo.

      Eliminar
  5. Que simpática historia. Van creciendo con las preocupaciones de los mayores; que lástima la pérdida de esa inocente ingenuidad.
    Besos para ti y tus princesas de cuento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si que es verdad que da pena que pierdan esa inocencia que les caracteriza. Yo por mi parte, intentaré que eso ocurra lo más lejos posible.
      Un besillo.

      Eliminar
  6. Qué razón tienes. Creo que todos tendemos a crear patrones en eso de la educación y, la verdad es que cada hijo es como es y todos los días se aprende algo nuevo, de ellos y para ellos. Me ha gustado eso de la “alerta cotilla” Sabes, hay mucha gente que dice que eso de cotillear lo que tus hijos hablan, escriben, etc, no está bien. Yo, por mi parte, creo que todo lo contrario, hay que cotillear todo lo que se pueda, que de otra manera no te vas a enterar… sobre todo a ciertas edades, je, je
    Yo recuerdo que mis padres (bueno mi madre sobre todo) hacían sus cábalas sobre las novias que tenía y me tiraban de la lengua (aunque yo ni lo desmentía ni lo admitía, je, je)… lo cierto es que los pobres estaban a dos velas. Claro que entonces estábamos siempre en la calle y no teníamos móviles ni nada de eso. Ahora resulta más fácil controlar muchas cosas, pero también es verdad que ellos tienen acceso a muchas otras que antes ni soñábamos. Yo, personalmente, no he preguntado a mis hijas, pero con la mayor no hubiera hecho falta pues ella siempre lo contaba todo, jua, jua. En cambio la pequeña era mucho más reservada (no lo sabía ni su hermana mayor)… Lo dicho, cada caso es único, y no valen modelos
    Besos maja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jijiji es verdad que cada niño es un mundo. Ellos tienen una personalidad definida sin necesidad de uqe nadie les diga como ser.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.