30/5/16

Levantar la voz



                Vivimos en un mundo en el que nos gusta prohibir, nos comparamos, envidiamos, e intentamos buscar lo que nos diferencie de los demás, pero siendo de la media.

                En este mundo se prohíbe que las mujeres tengan la palabra, ellas son inferiores al resto, es decir a los hombres. En muchos países aún sigue siendo así, y en otros, la mujer no llega a puestos directivos, sus salarios son más bajos, y ser ama de casa es un estigma. La mujer tiene que trabajar para sentirse realizada. Nos lo han estado diciendo tanto, que ahora nos avergüenza quedarnos en casa para cuidar de nuestros hijos.

                En este mundo se prohíben los matrimonios entre homosexuales, y no digamos el hecho de que puedan tener hijos. El resto del mundo tiene todo el derecho a opinar sobre su vida. Pero es normal que una niña de dieciséis años se quede embarazada, ella es la que decide poder tener hijos o no, está en su derecho. O una familia sin recursos que no podrán darle a ese hijo todo lo que necesita. Porque ellos sí tienen el derecho de poder elegir.

                En este mundo a la gente se le prohíbe tener sus propias creencias. Se les mata incluso por ver un partido de fútbol.

                En este mundo nos indigna ver cómo ayudan a otros y a nosotros no. No nos paramos a pensar en la situación de esas personas. Simplemente nos enfadamos porque son diferentes a nosotros y buscamos en esa excusa el porqué de nuestro malestar.

                En este mundo, nos da igual cómo le vaya al resto, si a mí me va bien. Hemos aprendido a usar la picaresca y se defrauda de todas las maneras posibles.

                En este país la justicia no defiende como debería. La justicia es lenta, arbitraria e insuficiente.

                En este país se ha perdido el respeto por las fuerzas del orden. Se insulta, se escupe a la cara e incluso se le pega a un policía que está haciendo su trabajo y aguanta hasta decir basta. Un policía que cuando tú seas el agredido te va a defender. Un policía que también tiene familia y bocas que alimentar.

                En este país la gente tiene el derecho de usar casas ajenas, sin que nadie venga a echarlos. Nos podemos comprar nuestras casas con un dinero que ganamos a fuerza de trabajar, para que otros vengan a ocuparlas. Se les da voz a quien no debería tenerla. Como ya he dicho, la justicia es lenta.

                En este país cualquiera puede ser político. Da igual que seas un ignorante, que te lleves todo el dinero que puedas, que seas irrespetuoso y maleducado. Ya has llegado al poder y todo eso se te perdona.

                Es difícil ver toda la clase de injusticias que nos rodean y mantenerse con la boca cerrada. Es difícil dejar al margen todo esto sin levantar la voz de vez en cuando. Y sin embargo tenemos a media población idiotizada con programas de televisión que nos potencian el cuerpo antes que la mente. Que nos enseñan a criticar al prójimo, antes que entenderlo.

                Porque parece ser que es bueno tener al pueblo idiotizado, en la Edad Media se les prohibía que aprendieran a leer, ahora nos dejan leer, pero no pensar.


12 comentarios:

  1. Que razón tienes Maria estamos viviendo en un mundo muy injusto donde tiene prioridad gente que no se merece estar ahí y se castiga a gente humilde , válida y que no da guerra. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la verdad es que no hay mucho más que decir, ¿o si?
      Muchos besos.

      Eliminar
    2. Por supuesto que hay mucho más que decir, estamos viviendo en un mundo
      aborregado donde se nos impone en tv el futbol, los programas basura y no dejan que la gente vea lo que pasa a su alrededor. Estoy de acuerdo con los comentarios de los compañeros. A ver si algún día no tengamos que ver tanta imprudencia. Un abrazo

      Eliminar
    3. Totalmente de acuerdo contigo.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. Tienes toda la razón, pero añadiría más. En este país llamamos indignados a Sálvame porque un colaborador ha insultado a otro pero no nos molestamos en ir a votar, nos importa mucho quien gana supervivientes o nos quejamos si suspenden Hombres, Mujeres y Viceversa porque se ha producido un atentado pero no nos preocupa nada más.
    Lo que cuento es tal cual, un día que estaba puesta la tele en el hospital vi un apartado de Sálvame que me dejó perpleja, la gente llamaba indignada porque un colaborador trataba mal a otro, como si alguien hubiese insultado a un familiar suyo. Y el año pasado una chica de supervivientes no sabía quien era Vargas Llosa, pero a mí me da igual que no lo sepa, lo que me fastidia es que la gente tenga el coco comido con esas cosas, que los adolescentes que tienen la realidad más difusa lo vean como ejemplo y encima que la gente luego se queje de todo lo que comentas en el post, de ayudas y esas cosas. Nos tienen aborregados.
    Me ha gustado el post. Por cierto, te animas a apuntarte al sorteo que he puesto? ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que en mi casa esa cadena que comentas no se pone, está prohibida, como Boing, jejeje. Es que nos encanta prohibir. Pero me niego a ver todas esas cosas que me comentas. Yo con mis series, Clan la mayor parte del tiempo, y el telediario, ya tengo más que suficiente. Y a veces tengo que quitar el telediario por lo que me cabreo.
      En fin, es que esta sociedad no tiene mucho futuro si continua por ese camino.
      Un besillo.

      P.D. A ver si tengo tiempo y me paso por lo del concurso. Lo he leído, pero no me he apuntado. Esta semana va a ser complicadilla, ya tengo escrito todo lo que voy a publicar, a ver si puedo en un ratiro y me paso detenidamente.

      Un besillo.

      Eliminar
  3. Me encanta esta entrada que me hace no sentirme solo en mis apreciaciones de esta sociedad. Pero cuando hablamos de que la sociedad no funciona es porque las personas que la formamos no hacemos nada para cambiar lo que no nos gusta. Estoy de acuerdo con todo lo escrito y como marigem añadiría mucho más, pero me callo en este foro que no es de debate. Si dejáramos de ver televisión y boicoteáramos a los que nos tienen adocenados con el fútbol habría esperanza para hacer otras cosas... pero mientras vayamos todos donde va "Vicente" sin criterio propio, estamos "apañaós"
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es el problema que nos dejamos llevar por la marea, no luchamos contracorriente. Y eso es una pena.
      Me alegra que alguien más piense como yo. Tanto ver las noticias, y parece que la opinión mayoritaria es la que más grita.
      Un besillo.

      Eliminar
  4. Vaya un alegato sobre la imperfección de esta sociedad y del mundo en que vivimos!
    Me uno a tus quejas y críticas. Podría matizar alguna (la ocupación de pisos vacíos, por ejemplo) y añadir otras (los desahucios por impago, teniendo que seguir pagando la deuda a pesar de que el banco se ha quedado con la propiedad).
    Cuando la justicia y la legalidad no van siempre de la mano, algo falla.
    Las prioridades de la gente han virado hacia puntos de interés extraños y a veces injustificados.
    Estos días, en Barcelona, estamos viviendo (y sufriendo) altercados de gran magnitud por parte de los que se autodefinen "anti-sistema", jóvenes violentos que no dudan en destrozar el mobiliario urbano, escaparates, quemar contenedores, etc., etc. para protestar contra el desalojo de un grupo de okupas (pacíficos y que hacían una buena labor social en el barrio, eso sí) de una oficina bancaria expropiada. En cambio, estos jóvenes no se inmutan ni se manifiestan contra el paro y los contratos basura, por ejemplo, algo que les debería preocupar mucho más.
    Cuando se mezcla mala política, ignorancia e intolerancia, el "follón" está servido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La situación de la que hablas, está todo el día en las noticias. Es de vergüenza que tengamos que vivir cosas como esas. Que la gente haya perdido el respeto y todo el mundo se creo con ciertos derechos que no sé yo hasta que punto son reales.
      Cuando se utiliza la violencia, tanto hablada como de acción se pierde toda la razón.
      Un besillo.

      Eliminar
  5. Un aplauso para ti, María, por decir tan clarito lo que muchos pensamos aunque no lo digamos más que en la intimidad de nuestras casas. Estamos llegando a unos niveles de estupidez y superficialidad en esta sociedad, que cuando nos veamos con el agua al cuello lo mismo es tarde para espabilar. O peor aún, lo mismo nunca nos llegamos a dar cuenta de lo que está pasando en realidad. Cuando me paro a pensar en todo esto, siento verdadero miedo.

    ¡¡Un besillo de martes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que si. Si me pongo a pensar en lo que hacen los niños ahora, y en lo que llegarán mis hijas, me recorre un escalofrío por el cuerpo...
      Espero que por lo menos mis peques sea personas civilizadas e inteligentes.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.