31/5/16

La misma moneda



                Una música de fondo, un baile a media luz, una copa medio vacía en la mesa. El vestido flotaba al ritmo de las notas que marcaba el tiempo. Una media sonrisa y otro trocito de esa maravillosa carne cocinada vuelta y vuelta, como a ella le gustaba.

                En el sofá, alguien la miraba con los ojos desorbitados, maniatado y desangrándose. Ella se acercó a su oído, sabedora de que no podría moverse aunque quisiera.


                — Estás muy sabrosón. Parece que no te gusta tanto ser probado como probar.

                Dos días después los titulares de las noticias hablaban del violador caníbal encontrado en una cuneta, al que le faltaban varios trozos de su cuerpo.




20 comentarios:

  1. Gostei muito!

    Lembrou-me a amiga Alejandra Sanders!

    Abraço às duas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te gustara.
      Un abrazo para ti también.

      Eliminar
  2. Con esos relatos, una se toma la justicia por su mano de forma legal y se queda más a gusto... Es lo que llamo Justicia Poética. Muy buen relato, María.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, puede ser, un poco de justicia poética a veces viene bien. Con más de uno dan ganas de tenerla.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. Rosa me ha quitado las palabras de la boca... justicia poétia a raudales para tu micro. Quizás debería parecerme terrible, pero tratándose de ficción, me parece muy requetebien este "ajuste de cuentas" :P

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno supongo que como a todos los escritores. Nos parece genial escrito, la realidad es bien distinta.
      Un besillo.

      Eliminar
  4. Una historia al revés,sorprendente, dura que da otra dimensión a la historia.
    Nos deja con ganas de más, y con interrogantes.
    Me quedo esperando más. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues eso es un gran cumplido. Que te quedes con ganas de más es señal de que te gusta.
      Muchas gracias.
      Un besillo.

      Eliminar
  5. Donde las dan las toman. Sabrosa venganza sin duda.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú mismo lo has dicho, donde las dan las toman. Creo qeu con eso no hay más que decir.
      Un besillo.

      Eliminar
  6. ¿Es normal que, sin proponérmelo, me haya dado hambre de pronto? jaja

    Más saludos, María!

    ResponderEliminar
  7. Me quedo con el relato una justicia tomada por su mano y como dice Francisco donde las dan las toman. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, donde las dan las toman.
      Aunque espero que no todos actuemos así. Espero que la justicia funcione mejor.
      Un besillo.

      Eliminar
  8. Violador y caníbal... mmmhh, no quiero ser mal pensado e intentar imaginarme por que parte del cuerpo empezó a comérselo
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puajjjjj ni siquiera había pensado eso, que asquillo me ha dado, y eso que lo he escrito yo...
      Un besillo.

      Eliminar
  9. Un micro muy justo María.
    Muy bueno, ;)
    Seguro que no se lo esperaba.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, la verdad es que no sé si es bueno tomarse la justicia por su mano.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.