7/5/16

La Búsqueda XL



 SINOPSIS DE LOS PERSONAJES



HADAS:

DRÍADES: Hadas de Tierra.

SALAMANDRAS: Hadas de Fuego.

ONDINAS: Hadas de Agua.

SILFOS: Hadas de Aire.


DRÍADES: 

Arien: Reina de los Dríades.
 
Eglantina: Maestra Dríade.

Ellyon: Buscador Dríade.

Abatwa: Dríade desterrado.

SALAMANDRAS:

Nimue: Reina de las Salamandras.

Glasting: Maestra de las Salamandras.

Leanan: Buscadora anterior.

Morrigu: Buscadora de las Salamandras.

ONDINAS:

Oonagh: Reina de las Ondinas.

Lorelei: Antigua buscadora y pareja de Abatwa.

Licke: Buscadora de las Ondinas.

SILFOS:

Moira: Reina de los Silfos.

Edrielle: Buscadora de los Silfos.


ELFOS OSCUROS:

Zelantina: Reina de los Elfos oscuros.

Dagmar: Hijo de Zelantina y Guerrero Ede los Elfos Oscuros.

Sharku: Guerrero de los Elfos Oscuros.

Shiary: Hermana de Sharku.

Morathi: Elfa guerrera.

CENTAUROS: 

Quirón: Rey de los Centauros.

Myla: Hermana del Rey.

Nicos: Guía de los Centauros.

DRAGONES:

Ikran: Dragón de Morrigu.

Fafnir: Dragón de Dagmar.




CAPÍTULO XL

       Licke volaba entre los árboles justo por encima de Sharku, veía a Ellyon y a Shiary pisándole los talones. Lo adelantó y se puso delante de él. Se envolvió en una esfera de agua que él no podía atravesar con su espada. Así que el elfo se encontró acorralado.

       — ¡Suelta los huevos! — Ellyon no sacó su espada, pero se lo dijo todo lo autoritario que pudo. Aunque Sharku ni se movió.


       — No tienes nada que hacer, es mejor que sueltes los huevos hermano.

       — Tú ni me hables traidora. Me das asco. Yo no soy tu hermano. — Y dicho esto el elfo sacó su espada, dejando los huevos en el suelo, entre sus pies.

       Shiary sintió una punzada de dolor en lo más hondo de su corazón.

       — Si es esto lo que quieres…

       Shiary sacó su espada y los dos comenzaron a luchar. Lo hacían con fiereza, sabiendo que cualquier rasguño de la espada de Sharku mataría a su hermana, envenenándola. Licke cogió los huevos, y volando se dirigió al campamento. Ellyon se quedó con los elfos. Iba a sacar su espada, pero Shiary lo detuvo.

       — Esto es cosa mía.

       El combate parecía ser eterno, cuando de repente Sharku tropezó con una roca, que él juraría que no estaba allí. Shiary hincó su espada directamente en el corazón del elfo, que cayó a sus pies fulminado. La elfa se agachó y lo sostuvo entre sus brazos llorando.

       Mientras, en el campamento, Morrigu y Edrielle no conseguían parar la hemorragia.

       — Si el ave no consigue arder, no volverá a renacer. Morrigu solo tú puedes ayudarlo.

       Morrigu la miró con desesperación.

       — No sé cómo hacerlo.

       El ave acercó su ala a la Salamandra y la acercó a su pecho. Edrielle se alejó y Morrigu acercó su cara a la herida. Estaba llorando, y sus lágrimas caían directamente sobre el cuello abierto del ave, que poco a poco se iba cerrando. Licke llegó a tiempo para ver la curación de Fénix.

       Pronto estuvieron todos reunidos de nuevo.

       — Tenemos que enterrar a mis compañeros como se merecen. — Dagmar y Shiary se adentraron en el bosque con los cuerpos de sus compañeros en brazos y los enterraron bajo el rito élfico.

       — Nos vamos. Los huevos no pueden esperar más. Ha sido un placer estar a vuestro lado durante esta aventura.

       Morrigu se despedía de sus amigos con lágrimas en los ojos. Todos juntaron sus frentes y supieron que esa no sería la última vez que se verían. Licke les ofreció una visión que no paraba de repetirse en sus sueños. Todos volaban juntos con los dragones.

       Shiary decidió viajar sola a la tierra de los elfos, para contar los últimos acontecimientos a los suyos. Sabía que sería repudiada por sus iguales, pero tenían que saber que había un elfo entre los jinetes. Además, se lo debía a su hermano.

       Las hadas viajaban en silencio la mayor parte del tiempo. Ni Edrielle podía subir la moral de sus compañeros. Incluso su paso por la tierra de los centauros no fue la fiesta que todos esperaban.

       Cuando llegaron con las demás hadas, no los recibieron con fiestas, ni con grandes honores. Sabían lo que eran las búsquedas, y que sus buscadores no volverían con ganas de celebraciones. Todos durmieron durante un día entero. Cuando despertaron, cada clan decidió volver a su territorio. Las salamandras ya habían partido, pues no tenían que esperar a ningún buscador.

       Las ondinas partieron después, en cuanto Licke despertó. Abatwa se despidió de ella entre sonrisas amargas.

       — Te estaré esperando en la próxima búsqueda.

       — Es posible que no me elijan a mí. Te olvidarás de mí.

       — Jamás podré olvidarme de mi Ondina.

       Abatwa depositó un suave beso en los labios de Licke, que recibió con los ojos anegados en lágrimas.

       Ellyon también se despidió de ella, pero habían quedado en buscarse en su vida de humanos, así que sabían que se verían antes.

       Edrielle se despidió de todos y cada uno de los buscadores, de las Reinas, de las maestras. Sabía que aquella sería la última vez que los vería a todos. Se despidió de Abatwa en un momento especial que solo ellos compartieron, juntando sus frentes sus mentes se unieron. Algo que habían hecho muy pocas hadas. Ahora sabían que en la distancia, siempre estarían unidos.

       Cuando todos hubieron partido le tocó el turno a Ellyon. No quería irse, pero tampoco quería convertirse en Abatwa, aunque parecía que se quedaría con los Dríades esta vez, siempre sería diferente.

       Dejó todas sus cosas en la cabaña de los buscadores y se fue, no sin antes despedirse de todos. Conforme salió del territorio Dríade comenzó a crecer, hasta recuperar su tamaño como hombre. Llegó al jardín de su abuelo, donde este le esperaba.

       — ¿Cómo ha ido la búsqueda de pájaros?

       Ellyon, ahora Juan, miró a su abuelo y lo abrazó dejando caer todas las lágrimas contenidas.

       — Ya está mi niño. Esto también pasará. Te haré un chocolate caliente y te sentirás mejor.


EPÍLOGO

       A la mañana siguiente Juan se despertó en su cama, en su cuarto, como si todo lo que le había pasado como Dríade hubiera sido un sueño, aunque él sabía que no. Bajó a la cocina donde ya estaba su abuelo haciendo el desayuno. Le dio un beso y salió al porche. Allí encontró una pluma naranja…
       




6 comentarios:

  1. Bello desenlace, entre lágrimas y uniones que no perecerán jamás.
    Sin duda, Juan ha vivido una experiencia enriquecedora, llena de grandes valores, cómo la amistad, la lealtad y la igualdad entre diferentes especies y razas. Ha aprendido ha guiarse por sus sentimientos, a volar, a ser libre sin dejar de colaborar en un bien común. "La Búsqueda" es una historia deliciosa, llena de magia, aventura y enseñanzas. Ha sido un placer total viajar junto a tus personajes, desde el inicio, hasta este maravilloso final. Me quedo con la imagen de Morrigu curando la herida del Fénix, mientras vierte sus lágrimas en el corte de su garganta, es muy hermoso y poético.
    Si cualquier día salgo de casa y encuentro una pluma naranja, toda la magia de "La Búsqueda" regresará a mí, igualmente, no creo que la pierda jamás.
    ¡Gracias por crear y compartir esta odisea de letras!
    ¡Abrazo grande, María! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por seguirla hasta el final. Me alegro de que formaras parte de ella y te haya gustado.
      Un besillo Hermano de Letras.

      Eliminar
  2. ¡¡María!!

    Aiiiix… Lo segundo que he hecho al volver por estos Lares ha sido terminarme esta Maravilla ^w^ Y, como siempre, toca #TochoTexto xDD Sep… Lo segundo, que lo primero ha sido publicar una Entrada en mi Neverita Sangrienta, que ya era hora de volver a dedicarle Tiempo a las Letras, desde escribirlas hasta leer de nuevo a mis Súper Favoritos *-*

    “Ellyon también se despidió de ella, pero habían quedado en buscarse en su vida de humanos, así que sabían que se verían antes.” -> Aiiiix… No sé, esta frase me ha llegado al Corazón… #SeSabe y se merece una segunda parte #AhíLoDejo #YoQuieroSaber ;))))

    Jopetis… Y con esta casi lloro… “Ya está mi niño. Esto también pasará. Te haré un chocolate caliente y te sentirás mejor.” ¡¡Qué emoción!!

    Y llego al final… Y pongo cara de O.O y de…. “¡¡¡Nooooooooooooooooooooo!! ¡¿Pu quéeeeeee?! ¿¿Por qué se acaba??” …. Vale, que sí, que ya sé que toda Historia tiene una Final, a menos que tengamos que salvar Fantasía (#TambiénLoDejoAhí) y que La Historia sea Interminable, peeeero… Me acabo de quedar como huérfana por así decirlo… Como si una parte de mí, que siempre formará parte de mi Alma, volara junto a Morrigu y Dagmar y los Dracos…

    Solo puedo darte las Gracias desde lo más profundo de mi Corazón… Por esta Historia, por Morrigu, porque encontrase el Amooooor en Dagmar… Por las Enseñanzas, por la Magia, por la Lucha de los Sueños, porque hasta lo Imposible se hace Posible entre las Letras…
    En fin… Me voy con una sensación super agridulce a lo salsa china, con una tristeza inmensa porque se terminó esta Búsqueda, pero con la Sonrisa por haber podido participar en ella.

    ¡¡¡Mil Asiasias y Mil Besotes de Purpurinaaaaaaaaaaaaaa!!! *-*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyyyy mi Campanilla, mi Morrigu. Sabes que esta historia sin ti no habría sido lo mismo. Tú has inspirado parte de este mundo en el que has formado parte. Tú has sido la purpurina y ma magia que endulza esta historia.
      Gracias por formar parte de ella y por llegar hasta el final.
      Me has emocionado, los pelos de punta. Le he leído a mi famiia tu comentario porque me ha hecho muchíiiiiisima ilusión.
      Gracias por todo, y sobre todo por volver y volver a llenar estos lares con tu magia y tus letras.
      Un besote enorme.

      Eliminar
  3. Bueno, he tardado, lo sé, pero he vuelto para terminar de leer esta apasionante historia. Una batalla final entre dos hermanos. La cura de un fénix mediante las lágrimas de una salamandra. Despedidas de elfos y hadas. Despedidas de todas las hadas, personajes que nos han acompañado a lo largo de estos cuarenta capítulos que nacieron de un micro cuya intención no era pasar de ahí. Finales dignos para cada uno de los personajes. En fin, varias emociones en este capítulo final, como debe ser. Y con un final esperanzador y feliz. Buen trabajo, María. Ahora a repasar y a publicar...
    Un abrazo, Compañera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más vale tarde que nunca.
      La verdad es que ha sido un largo trabajo. Me ha gustado llevarlo a cabo porque vosotros lo leiais, de ahí a publicar... hay un gran paso, jejeje.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.