4/5/16

#ElTemaDeLaSemana: El peor momento del día.

      He descubierto una iniciativa de Papás blogueros que me ha llamado mucho la atención. Se trata de #ElTemaDeLaSemana. Y esta semana me voy a unir a ellos por primera vez con El peor momento del día.

     Para mí el peor momento del día es el momento coche después de recogera las niñas del cole. Yo llego un poquito antes de la hora, y las madres nos ponemos al día de los asuntos de los peques, o de otros asuntos que requieren nuestra atención. Ya sabéis es el momento cotilleo. Con lo que llego a recogerlas de buen humor. Llevo toda la mañana sin verlas y me encanta que me cuenten lo que han hecho durante su estancia en clase, con quien han jugado y a que, que han aprendido, si tienen alguna anécdota.

     Las dos salen contentas a recibirme. Me cuentan algo, pero en el trayecto hacia el coche, no podemos hablar mucho por el jaleo que se forma.

    Llegamos al coche y ya comenzamos las peleas, que si yo me meto por tu puerta, que me dejes pasar, que no pongas la mochila ahí que no puedo atarme el cinturón,...

    Me siento en mi querido asiento de conductora experta y decido ignorar esos primeros enfrentamientos que son la antesala de lo que está por venir.

     Aún no he arrancado el coche cuando las dos deciden contarme sus historias a la vez. Les digo que primero una y después la otra. Es imposible. Cuando la mayor empieza a hablar, la pequeña se dedica a cantar a grito pelado, para que yo no la escuche, con el consiguiente llanto de la mayor que se siente impotente ante el momento bicho de la hermana pequeña.

    Si la pequeña se pone a contarme cosas, la mayor la interrumpe constantemente, o empieza a decir frases del tipo "como a mí no me escuchas" o "te gustan más las cosas de mi hermana que las mías".

     Y eso es cuando quieren hablar conmigo, porque cuando juegan entre ellas, o tienen algo que quiere la otra, es otra pelea, gritos, llantos y demás. Mientras yo, como conductora experta intento ignorar para poder centrarme en la carretera y no tener ningún accidente. 

     A veces he llegado a poner la música mucho más alta para no oírlas y que se callen, pero esto no me da mucho resultado, porqu se ponen a taparse los oídos y a gritar más fuerte. No sé cómo lo hacen, pero consiguen tapar la música de la radio.

    Esto trae una única consecuencia. Llego a mi casa con los nervios a flor de piel, y la felicidad y el buen rollo que llevaba antes de recogerlas se ha esfumado por la ventanilla del coche.

    Lo malo de todo esto es que al día siguiente se me ha olvidado completamente y volvemos a empezar.


10 comentarios:

  1. Tienes que hacer saber a tus hijas, que, ha pesar de ser una madre tierna, llegado el momento, sabes ser una madre autoritaria. No te harán falta palabras. Tienen que notarlo en tu mirada y en tu actitud. "El amor por los hijos nos puede"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, lo sé, pero les da un poco igual, jejeje.
      En el coche no puedo hacer mucho, y ellas se aprovechan de eso.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. ¿Qué tal si lo hacen por turnos? Un día comienza una y otro día la otra... Respetar el turno... ¡y sin interrumpir! Así, de paso, aprenden infinidad de actitudes valiosas e interesantes para el desempeño personal y social.

    Feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. AYyy no es mala idea. Lo malo es cuando se pelean por sus cosas, entonces no podemos poner turnos de palabras, jejeje.
      Pero tendré en cuenta tu consejo, es una forma de solucionarlo.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. Yo nunca he experimentado esas sensaciones, pero imagino lo estresantes que pueden llegar a ser. No hay ningún consejo que yo pueda darte porque mi experiencia es cero, pero sí que puedo mandarte muchos ánimos. Es una etapa solo, seguro que pronto se les pasa...

    Un besillo y ánimos, María!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no te los aconsejo, jejeje.
      Pero como me han dicho opr ahí, estoy segura de que luego los recordaré con una sonrisa.
      Un besillo.

      Eliminar
  4. ¡¡¡Puf!!! Debe de ser brutal para poner a prueba los nervios de uno. ¿Has probado a hablarles bajito como si tuvieras algo importante que decirtles, a ver si te escuchan?
    A mi me funcionaba. je,je.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de hablarles bajito se lo hago en casa cuando empiezan a gritarme. Se desesperan y me gritan más fuerte, hasta que terminan calmándose. Es que tengo dos geniecillos en casa.
      Un besillo.

      Eliminar
  5. Es dificil controlar esa situación en el coche cunado estás conduciendo. Mejor es proponer jugar a algo en el coche como contar cada una coches, de un color. Ejemplo: Una rojos y otra blanco y al llegar a casa entonces escucharlas. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una buena idea. La tendré en cuenta para la próxima vez. çMuchas gracias.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.