3/5/16

El trato



                Es como sale mejor la receta. Un pellizco de sal, una cucharadita de azúcar, remuevo hasta que el color y el aroma que desprende me dice que ya está terminado. Me asomo a la olla y observo. Al principio todo son formas inconexas. Pronto veo a la mujer acercarse al hombre.
Lo coge de la mano y se lo lleva a una habitación menos concurrida. Lo pega a la pared y le besa. Él, sorprendido no reacciona, pero al final se deja llevar por el deseo.

                Esta noche recibiré mi pago. Un trato justo por mi receta de amor.

22 comentarios:

  1. Ayyyyyy y cuál es el pago? Me quedo intrigada pero me ha gustado mucho. Un montón de gente mataría por esa receta.
    Un besín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El pago queda entre ellos dos, pero sabiendo lo que ha pedido, debe de ser muy caro. El amor no es nada barato.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. Se queda esa duda de cual es el pago , me imagino que es un microrrelato donde las palabras son las justas. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, no más de cien. Ese es el trato, jejeje.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. Sal, azúcar, qué más?... Me voy hacer brujo solo por esa receta! Mira hasta dónde llega la desesperación jaja

    Saludillos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, será un secreto de la bruja que lo prepara. Algo se tienen que guardar para conseguir más clientes...
      Un besillo.

      Eliminar
  4. Una gran receta secreta. Puedes ponerle el precio que quieras, siempre habrá gente capaz de pagar lo que sea.
    Original relato, María!
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, siempre. El amor está muy solicitado.
      Un besillo.

      Eliminar
  5. Qué curioso, María, yo también he escrito sobre una pócima mágica con esta frase. Supongo que se prestaba :))

    Me ha gustado mucho la forma original en que nos has hecho entender de qué se trataba el "guiso". Siempre mejor preparar filtros de amor que venenos. ¡Muy chulo!

    Besitos de martes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre es mejor filtros de amor, ni punto de comparación. Jejeje.
      Si supongo que la frase era para hacer algo parecido.
      Un besillo.

      Eliminar
  6. ¡Anda! ¿Existe esa receta?¿Y tú sabes prepararla? Tu y yo tenemos que hablar amiga mía. Creo que con ese comienzo hemos cocinado unos cuantos.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyy lo siento, pero solo la tiene la que lo prepara, a mí solo me dio esas ods ingredientes, pero estoy segura de que llevaba alguno más.
      Un besillo.

      Eliminar
  7. Buen relato, María. Has dado con la receta para un buen filtro de amor que diría Serrat.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Corto pero intenso, y muy bueno ciertamente, y es pena que ese secreto no sea desvelado pero así son estas cosas. un besito. TERE

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que sino la pobre no puede ganarse la vida, jejeje.
      Un besillo.

      Eliminar
  9. Muy chulo María, espero que el pago no sea demasiado caro, aunque tal y como dices, el amor no es barato... jeje ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya no lo sé, porque yo no he hablado con ellos. Eso queda entre sus negocios, jejeje.
      Un besillo.

      Eliminar
  10. Creo que todos, alguna vez en la vida, hubiéramos echado mano de un trato así… de haber conocido a alguna bruja (de las buenas, claro está) Y afortunados los que, al menos en algún momento de la vida, lo hemos logrado sin él.
    Buen relato María
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jijiji la verdad es que menos mal que no lo usamos, porque vete tú a saber cual hubiera sido ese pago...
      Un besillo.

      Eliminar
  11. Espero que el pago merezca la pena, ;) jeje
    Muy simpático María, y arriesgado para el que tenga dicha receta.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, esperemos que si, porque sino...
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.