10/5/16

El rey de mi jardín



         El agua espantaba a las avispas escondidas bajo las hojas, y yo reía mientras las veía volar desconcertadas. Ahora yo era el rey del mundo, o por lo menos de mi jardín. Mi rastrillo era mi cetro y mi manguera mi espada. Estaba harto de que los bichos me picaran, harto de que mi madre me llevara corriendo al hospital a que me pincharan de urgencia.



         Ahora yo era el rey, iban a saber quién era yo. Hasta que me vio mi madre y como una loca se puso a gritar y a hacer aspavientos. Siempre lo fastidia todo.



16 comentarios:

  1. Tengo verdadera aversión a las avispas, así que me he visto representado en el protagonista de este simpático microrelato. Como defensor de la naturaleza no les deseo nada malo pero cuanto más alejadas de mí mucho mejor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyy pues no te cuento como he buscado la foto, me dan verdadero asco. Pero bueno, tenía que empezar el texto con esa frase, y así lo he hecho.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. Yo prefiero las avispas a los abogados. Estos si que te hinchan las minutas y te mandan al hospital por crisis de ansiedad.
    Las avispas al fin y al cabo son vistosas y avisan de la agresión.
    Bonito relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja la verdad es que no he necesitado a muchos abogados, así que no te puedo ayudar en eso. A las avispas no las quiero ver ni en pintura, jajaja.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. Un relato de avispas que a veces pican y otras veces nos dan buenos sustos. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que si, a mí me picó una de pequeña y lo recuerdo horroroso.
      Un besillo.

      Eliminar
  4. Una vez me picó una avispa y fue bastante desagradable, por eso comprendo que el niño estuviera tan harto de ellas y usara la manguera para vengarse. Microrrelato ideal, sugerente. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me picó, y es verdad que dan ganas de vengarse, aunque nunca sabes lo que pueden hacer.
      Un besillo.

      Eliminar
  5. La mamá le salvó el pellejo. Cuando el niño crezca lo va a entender. Cómo pueden quedar las mamás de villanas por nada jaja

    Más saludos, María.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, no lo había visto de esa anera, pero tienes razón, las madres no nos damos cuenta de que los niños tienen su propia forma de ver las cosas.
      Un besillo.

      Eliminar
  6. Muy bueno María, el niño harto y la mamá de los nervios, lo que tienen que hacer las madres.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Además de verdad, jajaja, pero ya se lo agradecerá.
      Un besillo.

      Eliminar
  7. Genial interpretación del punto de vista del chaval, María. Sobre todo esa última frase. No es fácil relatar desde esa perspectiva y sintetizar en pocas palabras lo que, a esa edad, puede ser para ti un jardín. Me parece buenísimo. Te aplaudo
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. La verdad es que me gusta mucho escribir los relatos cortos.
      Un besillo.

      Eliminar
  8. Ayyyy esas madres llamando siempre a la cordura, la seriedad y lo correcto. Con lo bien que se lo estaba pasando el prota manguera en mano y combatiendo a los insectos...

    Muy divertido y ocurrente, María, me ha gustado mucho.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja la verdad es que se lo estaba pasando estupendamente.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.