5/5/16

Cuenta saldada



        Llegué como siempre cinco minutos antes a mi cita. Nunca suelo llegar tarde y no me gusta hacer esperar. Ni siquiera en las citas. Todas mis amigas dicen que debería llegar por lo menos cinco minutos más tarde. Dejar al susodicho esperando. Pero me resulta imposible. Como decía mi madre: “no hagas a los demás, lo que no quieres que te hagan a ti”.

        Y aquí estoy, esperando en la barra de un bar con una cerveza fresquita. Bebo despacio, no quiero que piense que lleve mucho tiempo aquí, pero se está calentando, y ya mis tragos son cada vez más largos. El vaso queda vacío. Pasan diez minutos de la hora, y sigo aquí sola. ¿Me habrá dejado plantada?


        Pero no, una mano se posa en mi cintura, y por detrás me dan un beso en la mejilla.

        — ¿Laura? Eres mucho más guapa en persona.

        Yo sonrío con desgana, ni una excusa por llegar tarde.

        — ¿Paco? Encantada. —Le doy los dos besos de rigor.

        — ¿Nos sentamos en una mesa?

        — Prefiero la barra. —Además no pienso quedarme mucho, ya me has chafado el día.

        Hablamos ahí sentados en la barra, parece un buen tipo, pero mis sentidos se revuelven. Lo único que oigo en mi cabeza es que ni siquiera se ha disculpado por llegar tarde.

        A la tercera cerveza él me propone ir a otro sitio a tomarnos una copa. Y yo le digo que sí, pero que iré al baño antes de irnos. Mis pasos se acercan a la puerta de salida. Paro antes a un camarero y le pido un favor. El asiente y yo decido salir de aquel bar.

        Me quedo en la esquina, mirando la puerta del bar, ahora seguramente el camarero le estará informando a mi acompañante de que me he ido. Sale del bar y lo veo con cara de pocos amigos. Apuesto lo que sea a que no está acostumbrado que lo dejen tirado.

        Sigo sus pasos, es sábado por la noche y las calles están llenas de gente. Lo veo que entra en un bar y lo espero. Tengo paciencia para eso y más. Más minutos a su cuenta sin saldar. Sale una hora después, un poco más contento, supongo que por el alcohol que habrá ingerido.

        Le sigo hasta un portal, supongo que será su casa. Y me cuelo justo detrás de él. Me pego a su cuerpo y le abrazo por la cintura.

        —No enciendas la luz.

        — ¿Laura?

        — Shhhh silencio. Vamos a divertirnos. —Le digo en un susurro.

        Él se deja hacer, noto su sonrisa aunque no lo veo, también sé que esta situación lo excita. Lo que no sabe es lo que le espera. Lo pego en la pared y con un movimiento ágil y certero le corto el cuello. Se lleva las manos  a su pescuezo rebanado, pero ya es tarde, la sangre brota sin parar. Cae al suelo y yo acerco mi cara a la suya.

         — A mí, nadie me hace esperar.

        Me levanto, limpio mi cuchillo y lo meto todo en el bolso. Mañana volverán a hablar de mí en los periódicos, “la asesina del portal” me llaman, aunque yo sé que soy “la vengadora del tiempo”.


32 comentarios:

  1. Glupsss... A mi tampoco me gusta que me esperen ni que me hagan esperar, así que entiendo la motivación (je je je)
    Me ha encantado
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jijiji, si es que esperar siempre a veces molesta un poco...
      Un besillo.

      Eliminar
  2. Yo llego tarde... pero valoro ni vida así que intentaré corregir mi impuntualidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jijiji ya sabes lo que tienes que hacer...
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Caramba. No me esperaba ese desenlace. Ya intuía yo un cierto desequilibrio en su obsesión por la puntualidad pero sin llegar a hacérselo pagar tan caro.
    Al menos puedo estar tranquilo pues a mí nunca me ocurriría algo así. Yo también tengo la misma obsesión, jaja
    Me ha encantado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me pasa igual No llego tarde nunca. Pero no se me ocurriría hacer lo que mi protagonista, que la verdad es que se ha vuelto un poco loca.
      Un besillo.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Muy bien que haces. Nunca se sabe donde podrá estar la próxima Laura.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Menos mal que me gusta ser puntual!!!!1
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Ufff Maria Que fin , no lo esperaba, un micro muy malicioso por falta de puntualidad. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces hay que tener cuidado con quien nos encontramos.
      Un besillo.

      Eliminar
  7. El comentario de El Baile de Norte me dejó pensando... ¿qué habría pasado si el salame se hubiera disculpado? o.O

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede ser que no hubiera tenido ese final, a lo mejor se desepera por la falta de decoro, jejeje.
      Un besillo.

      Eliminar
  8. Que divertido relato, me encantó. Soy tu fan =).

    ResponderEliminar
  9. A mí tampoco me gusta tener que esperar, pero lo de Laura es un poco drástico.
    Buena historia, me esperaba cualquier cosa menos eso.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que menos mal que no hay mucha gente como ella. Sino estaría extinguida la mitad de la población.
      Un besillo.

      Eliminar
  10. Impacta el cuento. La verdad es que atrapa desde el principio. Me gusta. Saludos.

    ResponderEliminar
  11. A mí también me gusta mucho la puntualidad, pero no llego a esos extremos jajajjaa. Muy buen relato, me ha sorprendido por completo el final. Seguro que si tuviera otra oportunidad ya no volvería a legar tarde :P

    Un beso, María, y espero por mi bien que te llegue a tiempo :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Has llegado a tiempo, pero no te precupes, se te permite llegar tarde. Yo no soy Laura, jejeje.
      Un besillo.

      Eliminar
  12. ¡Qué bueno, María! No me lo esperaba para nada. La cita, el bar, la obsesión por la puntualidad (reconozco que a mí también me pasa, me da mucha rabia esperar cuando alguien llega tarde… ya sabes, son esos detalles, como el de disculparse al menos) y, aunque sabía que ibas a sorprendernos, pues eso de “saldar cuentas” no dejaba lugar a dudas, ni por el forro me imaginaba que iba a correr la sangre. En todo caso, siempre son bien recibidos esos cambios de registro que hacen siempre diferente cada visita a tu blog. Enhorabuena, porque haces un gran trabajo en conjunto, con todas tus secciones
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Que gran piropo. La verdad es que lo intento, me alegro de que me salga bien.
      Un besillo.

      Eliminar
  13. Vaya con la falta de puntualidad...A mi me molesta esperar, pero reconozco que lo de la prota me parece excesivo, jajaja
    Después de leerte, cualquiera llega tarde a una cita.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja la verdad es que hay obsesiones como colores. Y mi prota tiene una gran osesión.
      Un besillo.

      Eliminar
  14. Primero de todo, yo soy muuuy puntual María sólo lo digo por si acaso! ;)
    Fantástico relato, un giro para nada esperado y un final sorpréndete.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jijijiji eso eso, que hay que dejarlo claro por lo que pueda pasar...
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.