23/4/16

La búsqueda XXXVIII




 SINOPSIS DE LOS PERSONAJES



HADAS:

DRÍADES: Hadas de Tierra.

SALAMANDRAS: Hadas de Fuego.

ONDINAS: Hadas de Agua.

SILFOS: Hadas de Aire.


DRÍADES: 

Arien: Reina de los Dríades.
 
Eglantina: Maestra Dríade.

Ellyon: Buscador Dríade.

Abatwa: Dríade desterrado.

SALAMANDRAS:

Nimue: Reina de las Salamandras.

Glasting: Maestra de las Salamandras.

Leanan: Buscadora anterior.

Morrigu: Buscadora de las Salamandras.

ONDINAS:

Oonagh: Reina de las Ondinas.

Lorelei: Antigua buscadora y pareja de Abatwa.

Licke: Buscadora de las Ondinas.

SILFOS:

Moira: Reina de los Silfos.

Edrielle: Buscadora de los Silfos.


ELFOS OSCUROS:

Zelantina: Reina de los Elfos oscuros.

Dagmar: Hijo de Zelantina y Guerrero Ede los Elfos Oscuros.

Sharku: Guerrero de los Elfos Oscuros.

Shiary: Hermana de Sharku.

Morathi: Elfa guerrera.

CENTAUROS: 

Quirón: Rey de los Centauros.

Myla: Hermana del Rey.

Nicos: Guía de los Centauros.

DRAGONES:

Ikran: Dragón de Morrigu.

Fafnir: Dragón de Dagmar.

CAPÍTULO XXXVIII
 

                Llevaban unos días en el campamento sin moverse. Cazaban y recolectaban, e incluso los dragones compartían su comida, eso sí, cuando ellos ya estaban saciados. Crecían a un ritmo vertiginoso. Ya no se podían subir encima de sus jinetes, aunque su tamaño era aún pequeño para ser montados. Tenían una relación especial entre ellos, no se separaban para nada. Para dormir se acurrucaban los cuatro en un lugar apartado del resto.

                — ¿Cuándo se abrirán los malditos huevos?

                — Sharku no creo que se abran hasta que volvamos a la Tierra de los dragones con ellos.

                — ¿Volver a la Tierra de los dragones con ellos? Dagmar, sabes perfectamente a lo que hemos venido aquí. Los huevos deben estar con los elfos. Es una suerte que uno te haya elegido a ti, aunque aún no sé por qué.

                Los dos hablaban en un susurro, mientras Fafnir comía un pedazo de carne que le daba su jinete.

                — Los huevos tendrán que volver a su Tierra. Está escrito. Ninguno de nosotros puede llevárselos, ni hacerlos actuar contra su voluntad. Ellos son libres.

                —Libres dices. — Sharku se rio en su cara. —No son  libres, los necesitamos. Con ellos podremos hacer desaparecer a los humanos, o mejor aún, convertirlos en nuestros esclavos.

                Dagmar lo miró con tristeza, y vio que en su cara no había tanta determinación como en sus palabras.

                —No voy a discutir contigo. Simplemente no te los vas a llevar.

                —Tu madre sentirá una gran decepción.

                Sharku se alejó de él, no sin antes acariciar la cabeza del dragón que descansaba ahora a los pies de su jinete elfo.

                Ellyon había seguido la escena de cerca. Sus poderes seguían aumentando, y podía escuchar sonidos muy alejados, como si estuvieran a su lado. Sabía que los elfos no podrían llevarse los huevos, eran muchos contra tres, y no estaba seguro de que Shiary los siguiera.

                Sabía que aquella aventura estaba llegando a su fin, y que pronto volvería con los hombres. Dejaría todo ese mundo atrás que ahora le gustaba mucho más que su vida como humano. Solo esperaba que fuera llamado para la próxima búsqueda, y que no se demorara tanto en el tiempo.

                —No te preocupes, seguro que volveremos. —Licke llegaba a su lado leyendo cada palabra que él había pensado.

                Se cogieron de la mano. Desde su llegada siempre se había sentido muy cercano a ella, era como su hermana pequeña, aunque en poderes ya le había superado con creces.

                — ¿Cómo estás tan segura? No creo que Edrielle pueda venir con el embarazo o con dos niñas pequeñas. Para ella es su última búsqueda. Y Abatwa…

                Licke le puso el dedo en la boca para que callase.

                — Lo he visto.

                En ese momento Morrigu se puso en el centro del campamento y los llamó a todos.

                — En dos días Dagmar, Fafnir, Ikran, Fénix y yo nos iremos con los huevos. Para entonces los dracos ya habrán aprendido a volar del todo. Y aunque nosotros iremos por Tierra, porque aún no podemos montarlos, no podemos retrasarlo más. Los huevos necesitan nacer junto a los suyos. Ellos no tienen jinetes que los guíen. Podéis emprender ya el camino de regreso o esperad a nuestra partida.

                Las hadas conectaron sus mentes. Se quedarían. Sharku y Morathi no dijeron nada, pero sus caras eran de pocos amigos.

Capítulo anterior 

4 comentarios:

  1. Revelada la intención de algunos elfos oscuros, el exterminio o esclavitud de los humanos, sin embargo tales intenciones quedan subyugadas por la bondad de las hadas y de los elfos que han cambiado de aptitud en la búsqueda. Espero ver el vuelo de esos dragones libres, y el amor consumado entre nuestros protagonistas, este cuento merece un final feliz.
    ¡Abrazo, Hermana de Letras! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tendrá final feliz, te lo aseguro. Sino no sería un cuento.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. Un enfrentamiento dialéctico entre elfos y hadas por los huevos de dragón. Como siempre desde que aparecieron, los elfos quieren llevarse los huevos para utilizarlos a su antojo, y las hadas quieren llevarlos a su lugar de origen. Mientras tanto, Ellyon está preocupado, porque el fin de la búsqueda, de su aventura inesperada y fantástica, está llegando, pero por suerte, Licke le anima diciéndole que no será la última búsqueda que él haga. Esto está llegando a su fin...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le queda poquito, si. Y Ellyon tendrá su final, ¿o no? ya veremos.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.