30/4/16

La búsqueda XXXIX



 SINOPSIS DE LOS PERSONAJES



HADAS:

DRÍADES: Hadas de Tierra.

SALAMANDRAS: Hadas de Fuego.

ONDINAS: Hadas de Agua.

SILFOS: Hadas de Aire.


DRÍADES: 

Arien: Reina de los Dríades.
 
Eglantina: Maestra Dríade.

Ellyon: Buscador Dríade.

Abatwa: Dríade desterrado.

SALAMANDRAS:

Nimue: Reina de las Salamandras.

Glasting: Maestra de las Salamandras.

Leanan: Buscadora anterior.

Morrigu: Buscadora de las Salamandras.

ONDINAS:

Oonagh: Reina de las Ondinas.

Lorelei: Antigua buscadora y pareja de Abatwa.

Licke: Buscadora de las Ondinas.

SILFOS:

Moira: Reina de los Silfos.

Edrielle: Buscadora de los Silfos.


ELFOS OSCUROS:

Zelantina: Reina de los Elfos oscuros.

Dagmar: Hijo de Zelantina y Guerrero Ede los Elfos Oscuros.

Sharku: Guerrero de los Elfos Oscuros.

Shiary: Hermana de Sharku.

Morathi: Elfa guerrera.

CENTAUROS: 

Quirón: Rey de los Centauros.

Myla: Hermana del Rey.

Nicos: Guía de los Centauros.

DRAGONES:

Ikran: Dragón de Morrigu.

Fafnir: Dragón de Dagmar.

CAPÍTULO XXXIX 

 
                — Estamos dispuestos a hacer un trato. Solo queremos dos huevos de dragón.

                — Sharku, no necesitamos llegar a ningún acuerdo. Los huevos de dragón se vienen con Dagmar y conmigo. Hasta tú sabes que lo que estás haciendo no es bueno para nadie.

                La tensión en el campamento era evidente. La noche era oscura, no había luna. Los elfos habían aprovechado para intentar llevarse los huevos sin que nadie los viera. Pero estaban bajo el ala del Fénix, y los huevos estaban conectados a los dragones y a los jinetes. Con lo que pronto todo el campamento estuvo levantado. Morathi sostenía su espada en el cuello del ave. Y Sharku estaba delante intentando cortar el paso a todo el que se acercara con su acero envenenado.

                Los dragones andaban emitiendo rugidos caminando de un lado para otro y las hadas y Dagmar y Shiary estaban en guardia. Aunque ninguno había sacado su arma. Solo los dos elfos las empuñaban.

                De repente Fafnir se acercó peligrosamente al elfo en tono desafiante, y este le acercó la espada.

                — ¡Dagmar! Mantén a tu bichito alejado de mi hoja. Sabes que con solo rozarlo puedo matarlo. No quiero, pero estad seguros de que no vacilaré.

                Fafnir entendió las palabras, y se retiró a un lugar un poco más alejado sin perderlo de vista.

                — Solo son cinco huevos. Vosotros ya tenéis vuestros dragones. Por unos cuantos no lo vais a notar.

                — No se trata de eso, ellos son libres. Y vosotros solo queréis esclavizarlos.

                — ¿Y no es lo mismo que hacéis vosotros que os hacéis llamar jinetes? Solo lo enmascaráis detrás de ese nombre estúpido. Además tú eres un elfo, jamás serás un verdadero jinete.

                — No tienes ni idea. Eres un elfo ignorante. Dagmar es igual de jinete que yo. Ser jinete no es esclavizar a nadie. La unión que tenemos con nuestros dragones nunca la entenderás, porque tú eres incapaz de pensar en alguien que no seas tú mismo.

                Mientras Morrigu y Dagmar discutían con Sharku, Abatwa había aprovechado para acercarse a Morathi por detrás y le acercó la espada a su espalda.

                — No se te ocurra moverte y suelta tu arma.

                A partir de ahí todo sucedió más rápido. Un leve gesto de la cabeza de Sharku hizo que Morathi rajara la garganta del pájaro con su acero. Al ver la sangre de Fénix brotar, las hadas se quedaron paralizadas durante unos segundos, los dragones emitieron rugidos de lamentos y Sharku aprovechó para coger los huevos de dragón.

                Abatwa reaccionó un par de segundos después, clavando su acero en la espalda de Morathi. Morrigu se acercó corriendo a Fénix y entre ella y Edrielle intentaron taponar la herida del ave. Shiary, Ellyon y Licke corrieron detrás de Sharku.  Dagmar intentaba controlar a los dragones para que no salieran huyendo detrás del elfo.

                Todo se había descontrolado en cuestión de segundos. 



6 comentarios:

  1. A tus hadas las tengo un poco olvidadas últimamente, suelo leer los domingos a la mañana, pero entre el trabajo o por otros motivos he parado la lectura. Tengo anotado en una nota por qué capítulo voy, prometo que cuando tenga algo mas de tiempo seguir leyendo. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno no te preocupes, cuando puedas las retomas, ellas no se van a mover de aquí.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. En este capítulo se habla de algo que me resulta muy interesante, un tema del que debatir sus ricos y sutiles matices: La diferencia entre esclavizar y ser jinete de un animal, ya sea un dragón o un caballo. Morrigu lo explica aquí con sabias palabras (las tuyas, claro), hablando de esa unión que el elfo oscuro jamás entenderá.
    Un desenlace totalmente inesperado y desgarrador, todo se ha descontrolado en un instante, y la sangre del Fénix y de Morathi bañan de un tinte oscuro el final del relato. Fantástico, María. Un inmenso placer sumergirme de nuevo en tu mágico mundo.
    ¡Abrazo, Hermana de Letras! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Hermano de Letras. La verdad es que al final los elfos no se han salido con la suya y además no han tenido un gran final.
      Me alegro de que te guste sumergirte en mis letras.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. Seguimos con el enfrentamiento entre elfos y hadas... pero esta vez con más tensión y violencia. Un capítulo que rompe la tranquilidad y tensión contenida desde que aparecieron los elfos, y que introduce algo de acción y escenas fuertes hacia su final, cosa que me ha sorprendido gratamente. Un giro inesperado que nos deja sin aliento y que nos hace maldecir a la autora... con cariño, claro, jajaja. ¿Qué será de Fénix? En el último capítulo lo sabré.
    Otro abrazo, Compañera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja algo habría que meter... No todo puede ser bueno y fantasioso. Algún drama para darle fortaleza al tema...
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.