7/4/16

Calle Misterio



                Llegamos a cenar a eso de las nueve de la noche. Era nuestro aniversario de boda. Diez años casados y dos niños que nos volvían la cabeza loca. El restaurante estaba casi lleno, pero sabíamos que en poco menos de una hora no quedaría una mesa libre. Era el restaurante de moda en la ciudad y habíamos reservado meses antes.

                Nos llevaron a nuestra mesa. No pegaba a la pared, así que teníamos mesas rodeando la nuestra. Los cubiertos estaban preparados para sentarnos uno enfrente del otro, pero yo ni corta ni perezosa, cambié los míos, para sentarme junto a mi marido. Nunca he entendido las parejas que no se sientan juntas. Si se quieren dar un beso, tienen que levantarse con el riesgo de poder tirar alguna copa, o meter la manga en la comida.


                El camarero me miró raro, pero siguió su camino y nos dejó allí frente  a la carta. Todo parecía estar muy rico así que nos costó trabajo elegir. Cuando nos trajeron la ensalada ya no cabía un alfiler en la sala.

                Nosotros estábamos felices, teníamos una noche sin niños, dedicada solo y exclusivamente a nosotros. Habíamos reservado noche en un hotel, así que no teníamos prisa por volver a casa.

                De repente sin venir a cuento la persona que estaba detrás de mi marido nos habló.

                - Señores les he metido en su chaqueta un sobre. Necesito que lo entreguen en la calle Misterio número 5. Toquen tres veces a la puerta  y digan que son los emisarios. Pasen la carta por debajo de la puerta y váyanse tranquilamente. A mí me vigilan y ustedes pasan desapercibidos. El país depende de ello.

                Mientras decía esto no giró la cabeza en ningún momento, sentado en su silla miraba al frente o del otro lado contrario al mío. Yo no pude verle la cara, en cuanto terminó de hablar se levantó y se fue.

                - Mira en el bolsillo. – Le insté a mi marido.

                - Hay lo que parece un sobre.

                - ¿Esto es una broma?

                - No lo sé, el hombre parecía ansioso, muy nervioso. A lo mejor era un loco.

                Estuvimos hablando del tema durante toda la cena, ¿Sería un espía? ¿Tendría razón mi marido y se trataría de un loco?

                No tuvimos prisa en salir del restaurante. Quedamos en hacer caso a aquel tipo. La calle Misterio no estaba muy lejos de allí, y paseando en menos de media hora estaríamos en el sitio indicado.

                Cuando salimos del restaurante, un coche negro con las lunas tintadas estaba aparcado frente a él. No nos habríamos parado a mirarlo si delante de él no hubiera habido dos hombres corpulentos que observaban el local.

                Mi marido me susurró al oído:

                - Intenta disimular, no andes más deprisa. Imagina que somos dos 
enamorados.

                - Intentaré pasar por una enamorada. – Le dije irónicamente.

                Empezamos a andar, y no habíamos dado dos pasos cuando notamos que aquellos hombres nos seguían. Yo quería acelerar el paso, pero mi marido me contenía. Esto no nos podía pasar a nosotros.

                Se paró en un escaparate que no sé ni de lo que era, porque lo único que yo miraba era a aquellos hombres que se habían parado sin ningún tipo de disimulo.

                - ¡Nos siguen! ¡Corre!

                Y como dije estas palabras salí corriendo tirando de la mano de mi marido. Ahora maldecía la hora en la que se me había ocurrido ponerme tacones. Me paré un segundo solo para quitármelos y llevarlos en la mano. Mi marido me miraba como si fuera una loca, pero los hombres nos seguían y ya no creía que aquel hombre del restaurante estuviera tan loco. Teníamos que llegar a la calle Misterio como fuera.

                Mi marido torció por otra calle en dirección opuesta a nuestro destino, y me metió en un portal que estaba abierto. Me empujó contra la pared en la oscuridad y él tapándome la boca se pegó contra mí. Yo notaba mi respiración agitada en su mano, y de reojo pude observar como aquellos hombre pasaban corriendo por nuestro lado.

                No sé porque, a pesar del miedo que sentía aquella situación me excitó. Y en cuanto mi marido apartó su mano de mi boca me lancé a la suya para apoderarme de ella. Subí mi pierna para atraerlo más a mí y notar que a él también le excitaba la situación.

                - Tenemos que irnos. Esos hombres no tardaran en ver que nos han perdido y se darán la vuelta. – Mi marido me soltó con suavidad y me dio un beso en la frente. - ¿Tranquila?

                Asentí con la cabeza mientras le limpiaba los restos de pintalabios que yo le había dejado.

                Salimos de aquel portal mirando a todos lados. El camino hasta la maldita calle, no era largo, pero a mí se me hacía eterno. Cuando llegamos, nos encontramos con adosados de dos plantas todos iguales. Buscamos el número 5 y tocamos tres veces a la puerta. Yo no paraba de mirar hacia atrás, mientras mi marido tenía una mano en su bolsillo y la otra agarrando la mía dándome fuerzas.

                - ¿Quién es? – Oímos detrás de la puerta.

                - Somos los emisarios. – Contestó mi marido, porque yo no podía ni 
hablar. Tenía la boca seca.

                - Hagan lo que tengan que hacer.

                Mi marido sacó el sobre y me lo entregó. Yo me agache para echarlo por debajo de la puerta, pero mi marido me detuvo.

                - Ábrelo, a ver de qué se trata.

                Lo miré incrédula, pero mi curiosidad pudo más que mi miedo y abrí el sobre. Había una tarjeta con letras plateadas que decía:

“Enhorabuena, ha salvado el mundo”

                Y debajo en letras pequeñitas ponía: Empresa de entretenimientos Aventuras sin fin.

                La puerta se abrió y mi marido me empujó dentro.

                - ¡Sorpresa!

                Dentro de aquella casa estaban los dos hombres que nos perseguían, nuestros amigos y algunas personas que no conocía. Todos con una copa de cava y una sonrisa en los labios. Yo aún con la carta en la mano los miraba a todos embobada. MI marido me abrazó por detrás.

                - Feliz aniversario cariño. ¿Te ha gustado la aventura?


20 comentarios:

  1. ¡Menuda aventura! casi con taquicardia incluida... me ha traído a la memoria esa película titulada: The Game.
    Buen relato que he leído con mucha expectación.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyy pues hasta que no la has nombrado no me he acordado. La vi hace mucho tiempo y ya casi no me acuerdo de ella. Recuerdo que me encantó. Y estuve con taquicardia toda la película.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. Me encanta!!!!!
    Me ha recordado un poco la novela de Agatha Christie Parker Pyne investiga, es genial!!!!
    He disfrutado mucho, le has dado mucha emoción.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jijiji me alegro. La verdad es que no me he leído esa novela. Pero la pondré en mi lista de pendientes.
      Un besillo.

      Eliminar
    2. La novela es bastante distinto a lo que suele hacer Agatha, y es moderno para aquella época, la gente paga a Parker Pyne para ser feliz y él les proporciona aventuras y experiencias para salir de la monotonía, como las cajitas de experiencias que nos venden en el Corte Inglés pero en la Inglaterra de los 50,jejeje. :)

      Eliminar
    3. Pues todo un precursor, porque anda que las experiencias esas no estan bien. Este año le vamos a regalar una a la seño de mi hija mayor que ya acaba un ciclo. Jejeje.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. ¡Qué chulo! Puedes venderle la idea a alguna empresa.
    ¡Me ha encantado!
    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jijiji creo que ya hay empresas vendiendao aventuras de este tipo.
      Un besillo.

      Eliminar
  4. uyyysss esperaba un sustaco, así que ese giro del final lo has bordado.
    Besos!

    ResponderEliminar
  5. Si mi marido me prepara una como ésa, ¡lo mato! jajajaja.

    A pesar de todo el relato está genial, María. Muy creíble, muy bien narrado y lleno de trepidante acción. Se me ha hecho muy ameno, ¡enhorabuena!

    Besillos de jueves.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyy no creo que a mi marido se le ocurriera con lo miedica que yo soy. Jejejeje.
      Un besillo.

      Eliminar
  6. ¡Menuda aventura! digna de una película de acción.
    Muy buena imaginación María, la sorpresa final mereció la pena ante la angustia de la mujer jaja.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Me alegro de que te haya gustado.
      Un besillo.

      Eliminar
  7. Algo así barruntaba yo a medida que iba avanzando la historia y es que uno ya es gato viejo. Aun así, me ha parecido un relato de lo más entretenido y bien montado. Tiene ritmo y fuerza.
    No estaría mal que montáramos algún tipo de sorpresa en cada aniversario de boda para así salir de la rutina, que es lo peor que le puede pasar a una pareja después de diez años de matrimonio.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si la rutina es muy mala, y cuanta menos exista mejor que mejor.
      Un besillo.

      Eliminar
  8. Pues fíjate que, cuando los protagonistas se esconden en el portal, yo llegué a pensar que lo del “misterio” parecía más bien una excusa para vivir una “fantasía” excitante… Y el final del relato me lo ha confirmado, aunque uno de los dos no estaba al tanto. No me extraña que muchos de los que te han comentado se refieran a libros y películas. Tu relato tiene el sabor de esas clásicas aventuras románticas que tanto juego han dado en el cine y la literatura y que nunca pasan de moda. Como siempre muy bien escrito, por supuesto. Por cierto, esta historia no se te habrá ocurrido mientras cenabas con tu pareja en un restaurante, ¿no?...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja pues la verdad es que se me fue ocurriendo mientras escribía, y si algo tienen que ver esas películas románticonas que tanto me gustan.
      Un besillo.

      Eliminar
  9. JAjajaja, que bueno María, me ha encantado. Como va mutando la situación hasta el final, que me ha parecido muy chulo. Enhorabuena! ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Me alegro de que te haya hecho reír. Espero haberte sorprendido.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.