3/3/16

Mis cuatro jinetes

                Llegaste a mi vida vestida con aquel vestido blanco vaporoso sobre tu piel marmolea. Debí darme cuenta entonces, de que simplemente era el primer aviso. Ese vestido blanco era la señal, era tu manera de decirme que solo era el principio. De que solo llegabas para vencerme, para ganarte mi corazón con tus besos profundos, tus caricias eternas y tus risas que marcaban el ritmo de mi caminar.

                Me ganaste, y como un loco enamorado te seguía por donde pisabas. Te amé, conseguiste ganar mi amor con solo un chasquido de tus dedos, con solo unos pasos en la arena, con tu pelo volando al viento, mientras me mirabas como solo tú sabías.

                Pero un día cambiaste, tus pasos ya no eran etéreos, la furia se notaba en cada movimiento de tu cuerpo. Ahora ya no bailabas para mí, tu son había cambiado, tu voz ya no era un susurro escrita para mis oídos, tu voz era un torbellino de palabras a gritos, era un huracán de sentimientos sin control.

                Me habías declarado la guerra, y a pesar de seguir enamorado de ti, te seguía el juego, simplemente porque te quería. Tú querías pelear y yo te daba todo lo que me pedías. Llegaste a aburrirte de aquello y me dejaste solo en tu compañía.

                Vivías a mi lado, andabas descalza por el piso, mientras yo miraba como tarareabas canciones que ya no eran para mí. Bailabas en la ducha cuando pensabas que estabas sola. Y yo te observaba como un espía, hambriento de tus besos. Moría por ti, enfermaba de verte y no poder siquiera rozar esa piel que antes era mía.

                Enfermé por ti, mi temperatura subió, deliraba la mayoría de los días. Tenía hambre de ti, de tus miradas, de tus caricias, de tus cafés con leche a media mañana, de mis camisas en tu cuerpo, de tus risas por mí. Pero tú no me dabas nada, me estabas matando de hambre.

                Por fin, un viernes a las seis y diecisiete te decidiste. Hiciste tus maletas y sin un adiós te marchaste, sin mirar atrás, sin darme siquiera una explicación, ni un beso de despedida, aunque esta vez tu dulzura me supiera amarga. No recibí nada más de ti. Solo una puerta cerrada y unas llaves sobre la mesa.

                Y yo me quedé mirando esa puerta blanca en mitad del pasillo, esperando algo, aún no sé el qué, pero ahí me quedé. Mirando durante lo que me pareció un segundo, pero que tuvo que ser más porque la mañana le siguió a la noche. Y morí, morí allí mismo, morí en aquel pasillo observando tus últimos movimientos. Ese vestido blanco, ya no era blanco.

                Tú ya no eras mía, habías pasado por mí matándome de amor. Y recordé una vez que me dijiste que serías mis cuatro jinetes. Entre risas y caricias me decías que por ti moriría de amor, que nunca podría vivir sin ti. Y yo besaba cada una de esas palabras, y asentía, sin saber cuánta verdad encerraban. Tú fuiste mi amor, mi deseo, mi guerra, mi hambre, mi enfermedad, mi muerte.



26 comentarios:

  1. Qué bonito!!!! Me gusta mucho, en pocas palabras has contado una historia muy apasionada.
    Enhorabuena.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. La verdad es que es para un reto sobre el Apocalipsis, y se me ocurrió esto. No tenía límites con las palabras, pero ya sabes que a mí me gusta contar en cortito.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. Me encanta María, nunca se me habría ocurrido mezclar así el apocalipsis y el amor y me ha encantado el final!!!
    Ha estado muy bien!!
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. La verdad es que fue lo primero que pensé al hablar de Apocalipsis, jajaja. Hasta que formé la idea en mi cabeza.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. Qué belleza de relato, María :)
    El amor puede llegar a ser apocalíptico!! Jeje
    Besitos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Completamente de acuerdo.
      Y s que con el amor nunca se sabe...
      Un besillo.

      Eliminar
  4. Me encanta.... No siempre paso a comentarte pero te leo siempre (menos la búsqueda creo que se llama, porque es más fantasioso para mí)
    Por cierto, me encanta la foto q te pusiste nueva de perfil, estás super guapa.
    BEsos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. No pasa nada porque no comentes, a veces no tenemos tiempo o se nos pasa... jijiji
      Me alegro de tenerte por aquí.
      Un besillo y gracias por lo de guapa.

      Eliminar
  5. Una visión descriptiva de un amor apasionado que entra con piel blanca y vuelo de gasa y termina dando la espalda, sin una despedida y un portazo.
    Muerte, guerra, hambre y peste...El amor puede llegar a hacer padecer todo ello.
    Estupendo relato.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, la verdad es que a veces el amor puede ser demasiado destructivo.
      Un besillo.

      Eliminar
  6. Precioso relato donde el amor se enfrenta a una nueva forma de Apocalipsis. Donde comienzas como un príncipe que ama y se enamora y ella termina una relación sin una explicación y un portazo. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que a veces no se necesitan explicaciones, la verdad es que el amor a veces es un torrente de emociones.
      Un besillo.

      Eliminar
  7. En el fondo, el amor es un apocalipsis. Suenan las trompetas, se rompen los sellos, se abren los cielos, sentimos un terrible terremoto. Me ha gustado mucho, María. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, el amor nos rompe siempre los esquemas, sea para bien o para mal.Me ha gustado tu similitud.
      Un besillo.

      Eliminar
  8. Genial relato donde el amor no es sólo un infierno sino que también el apocalipsis. Es brillante, María. Muy bueno. Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te guste. La verdad es que a vexces el amor nos llega y nos rompe todo a su paso.
      Un besillo.

      Eliminar
  9. Un amor que todo lo concede y que luego todo lo arrasa para que tras de sí, no quede nada. Hay amores que son así, como llamas incendiarias, y cuando se apagan, solo queda oscuridad. Me da pena tu prota, creo que no se merecía tanto sufrimiento :(

    Muy bueno, María, ¡¡sentimiento en estado puro!!

    Un besillo de viernes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando las relaciones se dejan siempre hay uno que sale peor parado. Sobre todo si sigue enamorado.
      Un besillo.

      Eliminar
  10. Muy bueno María, me encanta, te ha quedado espectacular. Ella engloba todo lo malo del desamor; y creo que, en muchas ocasiones, los temas del corazón nos destrozan igual que lo haría un apocalipsis, jeje ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, a veces vienen en vendavales de sentimientos, jejeje.
      Muchas gracias.
      Un besillo.

      Eliminar
  11. Una curiosa forma de mencionar la irrupción de los jinetes del Apocalipsis en la vida de una persona, a través de distintos padecimientos o estados de ánimo ocasionados por el vínculo con otra persona. Bien enlazado e ideado con ese toque de originalidad :)

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. ¿Qué es el amor sino? Con toda esa mezcla de emciones, esas montañas rusas a las que nos vemos sometidos.
      Un besillo.

      Eliminar
  12. ¡Qué maravilla María!!!
    Nada se apaga de esa manera, supongo que solo hubo amor por un lado y el otro disfrutó de la emoción del inicio.
    Es triste vivir un final, pero es más triste contemplarlo y esperar a que sea la otra parte quien tome la iniciativa.

    Me ha encantado, muchísimo!!!
    Besos, :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que las ruptua siempre son malas. Y como tú bien dices, uno disfrutó el amor y el otro el enamoramiento.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.