11/3/16

Los rinconcitos reales.

     Tengo una habitación en mi casa donde tengo todos mis tesoros, que son mis libros. Las estanterías blancas sostienen todas las historias y aventuras que he ido leyendo a lo largo de mi vida. Hay algunos de cuando era una niña, reliquias que saqué del tesoro de mi madre, cuentos y cómics de cuando ella era pequeña. También he rescatado algunos de mi compañero de vida.

    Todos descansan en esta habitación solo para ellos, bueno y alguna que otra cosita. Siempre me ha gustado ordenarlos por tamaños, por colores, por géneros, por editoriales (esos negros preciosos de Cátedra),... Pero llevaba tiempo dándole vueltas a cambiarlo todo, no me parecía útil, así que me encabezoné en ordenarlos alfabéticamente. Y ya aprovechar para tener nuestros rinconcitos de casa. Yo el de escritora, y él el de músico.


      Hemos tirado un montón de cajas vacías, y cosas que no servían y que guardábamos con la excusa del "por si". Y cuando ya teníamos todo vacío, saqué todos mis libros.



     Así se veían mis libros desde arriba en el frío suelo. Pero para poder hacer lo que quería tenía que empezar desde el principio. Teniendo en cuenta que tenía que guardar un trocito para mis amadas fotos, para mis puzzles y mis juegos de mesa, otro para los libros de cocina, otro para los libros de mi carrera, y otros para la poesía y el teatro, el trabajo tampoco era tanto. El resto lo clasificaría por orden alfabético según los autores.



     Fue un poquito largo, pero al final la estantería quedó perfecta, vacía de polvo y llena de secretos que me quedan por descubrir, otros que ya viví de los que no me acuerdo, y otros que volví a saborear al acariciar sus lomos.

    Si os fijáis en la foto, no veréis los libros de poesía. Y es que tuve que elegir que libros se quedaban en segunda fila. Esto me costó un poco, hay libros que no me gustan que no se vean, quiero verlos ahí, entre mis tesoros.

      Aunque con tan poco espacio y tantas letras por guardar, tengo que usar dos filas de libros, algo que me saca de mis casillas. Para mí, todos tienen el derecho de estar en primera fila, pero no me queda otra que relegarlos a estar en un segundo plano. 

     Con la poesía no me cuesta tanto, ya sabéis los que me leéis a diario que no soy muy fan de la poesía, excepto dos o tres como Alfonsina Storni o Rubén Darío, o Neruda. Pero en general, soy más de prosa.

    Bueno pues ya estaba todo metido en su espacio correspondiente. Acabamos de noche, a oscuras y con la luz de la lámpara. Con lo que dejamos los rinconcitos para el día siguiente. Y la verdad es que estoy muy contenta con mi espacio. La mesa es la misma, pero me parece más grande, y la luz natural me da de lleno en la pantalla. Ahora parece que tengo menos distracciones. He puesto unos cuadritos preciosos que mi madre trajo de Praga que hacen más acogedor mi espacio. Además de las fotos que nunca pueden faltar en mi vida.


       Aquí os presento mi espacio. Un trocito de mi vida donde me paso mucho tiempo, desde aquí escribo y contesto vuestros comentarios.

    ¿Y vosotros, cómo ordenáis vuestras estanterías? ¿Tenéis un espacio concreto para escribir?
     


20 comentarios:

  1. Andá! Me alegro mucho por ese orden, María! Todo cuanto sea necesario para que tengamos ese rinconcito en el que recogernos, soñar y crear cosas nuevas, jeje. Me gusta mucho tu pequeño espácio, es muy tuyo. Enhorabuena por el cambio y a disfrutarlo! ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. La verdad es que podría haber puesto más fotos, pero me distrerían de lo que en realidad vengo a hacer, jejeje.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. Hola. también tengo una habitación de mi casa llena de estanterías para los libros. Intenté organizarlos alfabéticamente y hasta hice un listado informático para tenerlos perfectamente localizados y clasificados. Te quedó muy bien organizado. Seguimos en contacto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué buena idea lo del listado informático! A lo mejor te copio. Tengo algunos libros repe y eso no puede ser. Los donaré.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. Un espacio muy agradable y que invita al estudio y la lectura. Da envidia ver cómo la has conquistado.
    Pues ya que preguntas, te cuento. Parte de mi biblioteca, se puede ver en la foto de cabecera de mi blog, pero tengo muchos más libros que no se ven: en ese mismo estudio, en la habitación de mi hijo, abandonada por él y reconquistada por mí, en mi casa de León, en un cuarto que tenemos para cuando vienen visitas. Y menos mal que con el ebook ha dejado de crecer al ritmo que lo hacía. Ya solo compro los que no se publican en digital (cada vez menos) o los que quiero tener en papel (por causas diversas). Es que me temo que tengo unos cuantos años más que tú de acumular libros (y de acumular años, sin más)
    Un beso y disfruta de tu espacio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta tu estantería. La verdad es que mi madre también tenía un montón de libros, pero tuvimos que donar muchos, con todo el dolor de nuestra alma. Es una pena, pero mi casa no es tan grande.
      Yo me controlo muchísimo a la hora de comprar. Pero siempre me regalan por mi cumple, jejeje.
      Un besillo.

      Eliminar
  4. Me encanta!!!!! Te ha quedado genial.
    Pues yo mis libros los tengo divididos. Por un lado mis hijos tienen un montón y eso los tienen ellos en la habitación. En el salón tengo muchísimos, es algo que me encanta porque llevo años acumulando, y en mi habitación también tengo montones. Estoy pensando en poner alguna estantería alta en el pasillo, lejos de los gatos.
    Mi problema es que no quiero que llegue hasta el suelo porque con gatos, aunque normalmente no hacen nada, no me fío, me da miedo despistarme y que afilen las uñas ahí, como si no tuvieran un rascador.
    Los libros son mi pasión, antes los tenía inventariados pero es que no logro ponerme al día, y eso que en lo que va de año solo tengo 5 nuevos, que comparado con otras veces...si fuera rica mi mayor inversión sería en libros, aunque ahora no me quedo atrás, y no solo nuevos, algunos son de segunda mano de ediciones que ya no se hacen, y aunque a veces cuestan casi tanto como los nuevos esas ediciones son tan especiales.
    Un besín y me ha encantado conocer tu espacio, ahora ya sé donde estás cuando nos contestas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta eso de las ediciones raras. El otro día oí en la radio una mujer que se había encontrado una primera edición de El Quijote, y me dio una envidia... jajaja.
      La verdad es que los gatos son un poco bichos, la mía se afilaba las uñas en los discos. Los sacaba de la funda y dale que te pego, jajaja.
      Mi pasillo es pequeño, pero mi madre se hizo una estanteria de pladur en la suya y el pasillo quedó genial.
      Un besillo.

      Eliminar
  5. Te quedó una estantería de lo más bonita. Yo tengo una mudanza en breve, y me voy a comprar una nueva, y voy a tener ahí todos los tesoritos a buen recaudo. ¿Te puedes creer que me hace más ilusión mi nueva estantería que el resto de la decoración=? jajaj
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me lo creo totalmente. A mí me encantaría tener libros por toda la casa, pero como no soy la única que vive por aquí, tengo que compartir el espacio, jejeje.
      Un besillo.

      Eliminar
  6. Me ha encantado tu rincón. Mis libros los tengo en dos estanterías, una en el sala de estar y otros en mi escritorio, mas el algunas caja en un trastero que tengo. En unos días me traen un armario para el trastero y allí los pondré en orden los guardados en cajas. Me dejé muchos en pisito pequeño que ahora usa mi hijo. Por lo cual si que guardo mucho. De vez en cuando he rescatado de la basura libros que tira la gente, que poco aprecio alguna gente no los quiere y los tira. Un día de lluvia iba yo al trabajo y estaba lloviendo y habia al lado del contenedor una joya de libros de tapa negra y hojas con filos dorados. Seguramente que hicieron limpieza en una casa de algún anciano amante de los libros. Se estaban mojando y pude rescatar algunos que llevé a mi trabajo y otros me traje a casa y menudas historias guardaban. Preciosas. Hoy en dia con los ebook me imagino que cada vez editaran menos libros. Pero coger un libro por el lomo es como una adoración del mas allá. Tengo que volver a ordenar mis libros ya que los tenia bien ordenados en una lista hecha en el ordenador, pero al cambio de otro ordenador portátil se me ha extraviado la lista. Se pierden muchas cosas en este mundo virtual. y aveces es difícil rescatarlo. Me estoy acordando en estos días de un cuento que escribí en cierto lugar que me cambio un poco mi vida y lo perdí como la lista de mis libros. Hoy en día intento acordarme y volverlo a escribir , aunque no saldrá igual lo contaré en un próximo relato. Me he ido por los cerros de Úbeda. Un abrazo Maria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta que te hayas ido por los cerros de Úbeda, jejeje. La verdad es que los libros en la basura me aterroriza. Tampoco puedo tenerlos en cajas, sé que es una manía mía, pero me dan penita. Y hay veces que no queda otra.
      Con lo del mundo virtual tienes razón, se pierden muchas cosas. Yo tengo una lista de libros que me voy leyendo que tengo en una libreta. Aunque al no ser por orden alfabético, cuando voy a ver uno me tiro lo más grande. Jajajaj
      En fin que todo tiene sus pros y sus contras.
      Un besillo.

      Eliminar
  7. Te ha quedado estupendo, María. Puedes estar segura de que el esfuerzo ha merecido la pena :))

    Yo soy una maniática del orden y lo cierto es que mi mesa luce impoluta desde siempre, con todo bien recogido y ordenado. En ese aspecto no puedo hacer más, pero si me preguntas por los libros... ¡esa es otra historia! Están en sus entasterías, en varios lugares de la casa, pero no siguen ningún orden especial (salvo los que forman colección, claro). Reconozco que para eso soy dejada :(

    Un beso grande y enhorabuena por el trabajo bien hecho!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, mientras tú sepas donde están, eso es lo importante.
      Un besillo.

      Eliminar
  8. ¡Ay! que difícil tener todos esos libros a los que amas en su sitio especial. Yo tengo cuatro paredes forradas con ellos(No literalmente) colocados en sus estanterías, pero también los tengo apilados en las mesas y en el suelo. Tengo libros en otros cuartos. ¡Dios! no me queda sitio físico donde meterlos. Por eso y solo por eso terminaré de pasarme definitivamente al libro electrónico. Penita me da.
    AS ti te ha quedado estupendo, y me alegra el rincón donde me lees y me contestas. Te hace más cercana.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi tampoco me termina de convencer el libro electrónico. Pero es que el sitio físico es pequeño y no siempre se puede tener todo lo que queremos.
      Un besillo.

      Eliminar
  9. ¡¡Cómo me recuerdas a mí!! (en el mejor de los sentidos, claro está). Antes de venirme a esta mini-casa en la que vivo (que tiene las vistas más bonitas del mundo pero sólo 44m2 habitables) tenía muchísimos libros, ordenados como tu. En total, ocupaban seis estanterías grandes. Una gozada. Tuve que desprenderme de muchísimos, ahora sólo conservo unos cuantos, aquellos de los que me resultaba imposible separarme... y entre ellos, los que me acompañan desde mi infancia. No son demasiados, pero les tengo un cariño enorme.
    Mi mesa de trabajo es como el resto, pequeñita, pero tengo espacio suficiente para mi portátil y un flexo turquesa (en mi casa abunda este color). Espero que en cuanto haga la ampliación del salón, logre el suficiente espacio para poner una mesa algo mayor en la que me quepa una impresora. En cuanto a libros, aunque me gustan infinitamente más los de papel, ahora me decanto por ebooks, cuestión de espacio.
    Un beso enorme, María.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que los libros son como reliquias, son mis tesoros. Yo guardo como oro en paño los de mi madre de pequeña. Me encantan.
      Un besillo.

      Eliminar
  10. Q¡¡¡ué ordenadito y que bien te ha quedado María!!!

    Mis libros ocupan toda una pared con varias filas superpuestas porque no me caben, aunque también hay en otros sitios de la casa, aunque cada vez menos porque mi falta de espacio me ha hecho pasarme al libro digital. Aunque me costó por eso del encanto que siempre había tenido el papel para mí, la falta de espacio fue determinante para decidirme y solo compro libros en papel en Sant Jordi (la fiesta del libro en Caaluña) para poder dedicarlos, eso en el ebook aún no sé como resolverlo.

    Un beso y feliz domingo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo que pasa cuadno el espcio gana la batalla, que al final tenemos que dejar de comprar libros, e mi me pasa como a ti que me da una pena horrorosa.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.