28/3/16

Los regeneradores de planetas



                Ummmm hay muchas fotos, no sé cuál coger, parece que esta… si esta. Creo que es guapa, así será más fácil convencerlos. Es morena pero tiene unos ojos azules preciosos, por lo menos ellos lo consideran un bonito color.

                Mis horas interminables de estudios en diferentes chats han dado sus frutos. La jerga que utilizan es bastante simple. Les encanta poner muñecajos que para nada expresan lo que en realidad están diciendo y acaban sus frases con ja, je, ji, jo o ju. Todavía no he entendido bien ese significado. Lo tengo que pulir un poco más, porque parece ser que depende del contexto y de la vocal significa una cosa u otra.

                Ahora solo me falta abrir mis perfiles en todas las redes sociales  importantes que ellos utilizan, Pinterest, Facebook, Twitter, Instagram,… La verdad es que son tan básicos que dan risa.

                Solo quieren tener más y más amigos, y luego les encanta decir cosas malas sobre el resto que no lo son, o incluso de los que sí lo son. Este mundo está loco, por eso hacemos lo que hacemos.

                En esta sala donde yo estoy, 149 compañeros míos hacen lo que yo. Ya estamos en la fase tres. Hay otros en más salas, que están en otras fases. Algunos más avanzados que yo ya han tomado contacto con estos seres estúpidos. Las anécdotas que cuentan en la cafetería son para reírnos a carcajadas. Nos entretienen al resto y nos hacen querer llegar pronto a su nivel.

                Yo he tenido suerte. Mi mesa de trabajo está delante de la ventana. Tengo una preciosa vista de la Tierra que a veces me deja absorto y me evado imaginándome en aquel paraíso de mar y bosque frondoso. Ahora no hay mucho verde, ese color se está extinguiendo, pero en cuanto nosotros lleguemos todo eso cambiará.

                Os preguntaréis quien soy, quienes somos y qué sentido tiene lo que hacemos. Os lo contaré. No tenemos un planeta donde vivir, nuestro hogar somos nosotros. Nos conocemos todos a pesar de ser más de diez millones. Nos dedicamos a regenerar planetas. El Universo está pasando por sus horas bajas y muchos planetas están desapareciendo a pasos agigantados.

                 Hemos llegado al planeta Tierra, sabiendo que la aceleración de su destrucción es imparable. Y aún no era su hora. El hombre no sabe manejar la situación y se le hace una bola cada vez más grande.

                ¿Por dónde iba? ¡Ah si la foto! Como siga entreteniéndome con tonterías no llegaré a la siguiente fase. Mi foto, esa soy yo. ¡Si supieran de verdad como soy realmente! Saldrían despavoridos como en las películas que tanto he visto sobre nuestra historia, o lo que ellos creen que es nuestra historia, “La guerra de los mundos” es mi favorita. Me río solo de pensar en ella. No saben que somos inmunes a toda clase de virus, bacterias y enfermedades. Nosotros somos salud que irradiamos por todos los poros de nuestra gruesa piel.

                Les encanta poner etiquetas, Marcianos nos llaman, cuando no saben que en realidad no tenemos nombre. Solo somos un fin, somos los Regeneradores de Planetas.

Foto de El Círculo de Escritores

45 comentarios:

  1. Creo que esta invasión alienígena me encantaría :)) Un relato lleno de esperanza y también de lecciones sobre los prejuicios y las etiquetas, me ha gustado mucho!!

    Mucha suerte en el concurso, Maria.

    Besillos de lunes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no se yo, si nos gustaría, vienen a regenerar la tierra, es muy probable que nosostros sobremos, jejeje.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Muchas gracias. Me alegro de que te haya gustado.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. Siempre he pensado que si los alienígenas existieran no serían pacíficos ni beneficiosos para nosotros, los terrícolas, pero después de este relato ya empiezo a cambiar de opinión.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no sé yo si deberías, parece que vienen a regenerar el planeta, no sé si nosotros entramos en el paquete de regeneración.
      Un besillo.

      Eliminar
  4. Un punto de vista sobre una posible invasión, muy positiva. Creo que deberíamos dejarnos invadir por este tipo de entes salvadores. Pero sería de ordago que extinguieran de paso a toda la clase política del planeta. ¡¡¡Qué liberación!!!
    Suerte, a mí me ha gustado.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siiii, no te creas que se me ocurrió poner algo así en el relato, pero no quería hacer un texto político, no se merecen que hablemos tanto de ellos.
      A ver si así se nos olvidan y desaparecen, jejejeje.
      Un besillo.

      Eliminar
  5. Muy gustoso me dejaría abducir por ellos.
    Seguro que aprendería mucho.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy probable que todos aprendieramos de ellos. Nos traerían grandes enseñanzas.
      Un besillo.

      Eliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Hasta ahora, todos los que se han erigido en grandes regeneradores del planeta, al menos dentro del mismo, han acabado por arrimar el ascua a su sartén. Esperemos que si viene alguno del espacio exterior, no acabe haciendo lo mismo, y la regeneración no se convierta en hacer de nuestro planeta su casa, a costa de nuestra especie, ja, ja
    Aunque también es posible, como parece ser lo que planteas, que la regeneración sea un reinicio que, si es a nivel planetario, evidentemente será a un momento anterior a la aparición de nuestra especie. En cualquier caso, el futuro no es muy halagüeño, je, je
    Bueno, yo siempre he pensado que no somos más que una plaga para el planeta, así que…, ji, ji
    Bromas aparte, muy bueno tu relato María, me ha gustado mucho esa fina ironía con la que has expuesto nuestra próxima extinción, jo, jo
    Besos, ju, ju

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me han encantado tus jas, jes, jis, jos, jus.
      Seguro que te están espiando, vigila a quien añades a tus redes.
      Si se trata de regenerar el planeta, está claro que los causantes de su destrucción desapareceremos sin remedio.
      Un besillo. Jijiji

      Eliminar
  8. Tanto despotricar de las redes sociales y es de ellas de donde nos va a venir una nueva Edad de Oro. Estaría guay. Como lo está tu relato, María. Bsos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que pasa, todo en su justa medida, abusar de todo es malo, o no. Depende de para quien.
      Un besillo.

      Eliminar
  9. Este extraterrestre sarcástico, irónico y espoilero, tiene más de humano de lo que cree... Percibe la realidad de un modo crítico, y cómo he leído en una de tus respuestas a un comentario, quizás en su limpieza planetaria nos barra de un plumazo. Espero que todo quede en un tema virtual y su contador de amigos en Facebook se quede a cero. Es un relato muy bueno, original y punzante, bien merecido para nosotros, los terrícolas.
    ¡Abrazo, Hermana de Letras! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jijiji, puede ser pero con una morena despampanante lo dudo. Jejeje. Su contador subirá como la espuma. Nos conoce mejor que nosotros mismos.
      Un besillo.

      Eliminar
  10. Quizás sean inmunes a virus, bacterias y enfermedades pero, ¿y a los humanos? jaja, muy bueno María. Cuando lleguen aquí irremediablemente les corromperemos. No lo hacemos con maldad, pero será un gusto conocerles. No creo que su apariencia me asuste. Es más, quizá me agrade :) Besos, hermosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es muy probable que salgan corrompidos, pero puede que ellos tengan también sus armas de defensa, jijiji.
      Un besillo moza.

      Eliminar
  11. Muy buen relato. Esperanzador. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Esperanzador sobre todo para el PLaneta.Porque para nosotros, no se yo...
      Un besillo.

      Eliminar
  12. Por cierto. Dos ja, ja. Un ji y tres ho, ho, ho, éste de parte de Santa Claus.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantan, jeje.
      Sobre todo el de Santa.
      Un besillo.

      Eliminar
  13. Muy entretenido y creativo relato, he disfrutado de su lectura, y ahora que lo mencionas, creo que uno de mis amigos en una red social es uno de esos regeneradores de planetas, eso explicaría su incapacidad para el uso del "ja ja ja" y las constantes referencias a que no es parte de este planeta, creo que debí haberlo sospechado desde antes...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ufff pues ya sabes, tenemos que estar alerta a estos tipos, porque es muy posible que dentro de poco nos invadan para hacer de la Tierra un lugar mejor. No sé si entramos dentro de sus planes.
      Un besillo.

      Eliminar
  14. Interesante versión de esos regeneradores del planeta...iban a tener mucho trabajo por la tierra.
    Me ha gustado el tono en el que lo has contado, con esa ironía fina que acaba haciendo pensar.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, la verdad es que tenen mucho trabajo que hacer, porque para regenerar el planeta hace falta mucho trabajo, esfuerzo y mimo.
      Un besillo.

      Eliminar
  15. Que vengan, que vengan. Les va a caer la del pulpo. Menudos somos los terrícolas. Somos una plaga. : ) Ja, je, ji, jo, ju. ; )

    Un beso, María. : )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jijijiji, la verdad es que si. A ver como se las apañan con nosotros.
      Un besillo.

      Eliminar
  16. Que vengan María es una oportunidad para nosotros, que regeneren y nos enseñen ;)
    Me has hecho reír, jajaja (si que nos conocen, he terminado igual) :D
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra haberte hecho reír, eso es buena señal.
      Un besillo.

      Eliminar
  17. Un relato irónico de verdad y si vienen nos cambian de un plumazo, jajajja Muy bueno. Suerte en el concurso.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues todo es posible con estos regeneradores...
      Un besillo.

      Eliminar
  18. Creo que a nuestra pobre Tierra le va a ir mucho mejor con ellos, así que yo no tengo inconveniente en que vengan.
    Muy chulo.
    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que tampoco, la Tierra necesita a alguien que se preocupe por ella.
      Un besillo.

      Eliminar
  19. Qué se esconderá detrás de esas buenas intenciones? Estos nómadas del universo no distan mucho de otros viajeros, descubridores y salvadores más cercanos. Muy bueno, María.
    Abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno nunca se sabe. >Hasta que no lleguen no lo sabremos.
      Un besillo.

      Eliminar
  20. Como ya han comentado Edgar o Isidoro...poco alentador el futuro para los humanos en esta regeneración cociéndose en tu texto, aunque quizás muy bueno lo que le depararía al planeta en sí jaja. Quizás si el marciano se termina haciendo un whassap, le vuelvan loco al meterlo en algún grupo de esos que nunca parece descansar de actividad jaja.

    ¡Un saludo y suerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menos mal que yo no tengo de esos grupos que no paran.
      Pero si, parece que lo que es bueno para el planeta no lo es para la humanidad.
      Un besillo.

      Eliminar
  21. Muy divertida y original propuesta María. El uso de las redes sociales me ha parecido super ingenioso. Pero es que además le das la vuelta al tópico iinvasor y nos los conviertes en sanadores, lo que te da un plus diferente. He disfrutado mucho el relato. Suerte en el concurso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. La verdad es que me ha gustado mucho escribirlo.
      Un besillo.

      Eliminar
  22. ¡Muy bueno, María! Me gustó mucho como el "marciano" critica a nuestra sociedad. El final es poético.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. La verdad es que estos marcianos son un poco criticones, jejeje.
      Un besillo.

      Eliminar
  23. Me supo a mis antiguas novelas de a duro de ci fi (que todavia conservo) original y con buen sabor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro. Buenas palabras me dedicas.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.