15/3/16

Gorda



                Lo que daría porque fuese ya de día y su dulce voz me susurrase “lavavajillas”, “espumadera” o “colesterol”. Porque por las noches mi compañera de celda solo grita entre pesadillas. Sus alaridos son espeluznantes, y yo no puedo dormir ni con mi pastillita diaria.



                El otro día le pregunté al celador porque decía esas palabras sin parar.  Me contó que se había arrancado con una espumadera y un cuchillo los michelines de la barriga para lavarlos en el lavavajillas y limpiar el colesterol. Su madre no paraba de acosarla porque estaba gorda. Pesaba 70 kilos.


28 comentarios:

  1. Ja,ja,ja de lo mas recurrente para este comienzo de micro , yo también participe con uno , lo pondré en cuanto lo prepare, Ayer se me olvidó escuchar la radio. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estaré encantada de leer el tuyo, jejeje.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. Ufff... vaya micro!!
    Me pregunto por qué la espumadera... No tenía bastante con el cuchillo? Jajaja
    Ahora fuera de bromas, algunas palabras no deberían ni de existir para referirse a las personas. Claro que no es cuestión de palabras, si no el pensar que algunas son mejores que otras.
    Besitos de martes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón. No deberían de existir siquiera. Lo de la espumadera es porque tenía que empezar el micro con esa frase, jejeje.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. Qué relato más corto y más contundente...
    Me ha dado grimilla, lo has bordado.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra haberte hecho sentir así, es lo que preetendía cuando lo escribí.
      Un besillo.

      Eliminar
  4. ¡Joer, que bueno!
    Me he quedado congelada y eso que tengo la estufa de aire al lado.
    Me ha gustado un montón.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje espero que hayas entrado en calor pronto.
      Un besillo.

      Eliminar
  5. jajajaja por sólo 70? Aiss madre mía... Muy buen micro María. Un abrazote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces las madres exageran las cosas demasiado, y puede ser para toda la vida.
      un besillo.

      Eliminar
  6. Que madre mas hija de $%&$&/$//. Si 70 kilos es casi lo que peso yo, jaja. Y no me considero obeso para nada, a parte de que estoy muy de acuerdo con que es una palabra que a menos que se use para referirse a un objeto o algo similar, sobra en el diccionario...

    Me ha encantado María, aunque esto es más obra de tu ya sabes quien, jeje ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es obra de ella, pero a veces sale a flote y no la puedoparar. Jijiji
      Un besillo.

      Eliminar
  7. ¡¡Buenísimo, María!! La gente que se ha pasado toda la vida aguantando la etiquetación puede acabar fatal... me ha impactado.
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  8. Cruda realidad, más aún cuando las madres forman parte de ella! Lo comparto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo. A veces las madres exigimos más de lo que deberíamos.
      Un besillo.

      Eliminar
  9. Recurrente consecución de ese comienzo tan psicodélico. Macabro y espeluznante relato de una realidad triste de esa enfermedad que acosa a ciertas mujeres.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Pero no cuentas que programa usa para dejar bien relucientes los michelines en el lavavajillas.Yo los lavo varias veces a la semana y van cogiendo un tono mate que pierde el lustre original.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la verdad es que no lo sé. No me lo dijo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. El trauma llevado al terror de sus extremos. Un microrrelato abrumador, sin duda.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, un poco de terror en el sentido más gore.
      Un besillo.

      Eliminar
  12. Si la anorexia nerviosa ya es un mal muy preocupante, qué podemos decir de esas personas (y más si son familia directa) que empujan a un/a adolescente a obsesionarse por la gordura que no existe. Qué madre más indeseable!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues estoy segura de que no se daba cuenta de lo que estaba haciendo. A veces las madres nos equivocamos sin saberlo, y eso es un gran peligro.
      Un besillo.

      Eliminar
  13. Me ha impactado, impactado, impactado... Y después de estos puntos suspensivos todavía sigo impactada. Buenísimo. Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja me alegro. Esa es siempre una buena señal.
      Un besillo.

      Eliminar
  14. Qué dureza María, es triste que una madre sea capaz de crear un trauma de ese tipo a una hija. Ya tenemos suficiente con una sociedad que inculca la perfección para que la familia también sea cruel, uffff...

    Besitos, :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo malo es que esto ocurre más de lo que pensamos. Pero no se ve.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.