9/2/16

La empresaria



                Vivir a lo grande de los bienes gananciales es lo que quería Pedro cuando se casó con aquella empresaria del momento.


                Lo que él no sabía era que a sus 33 años, su recién estrenada mujer, ya había tenido cuatro maridos. Todos muertos por infartos.



                Pedro se dio cuenta de lo que le esperaba cuando la noche de bodas, su mujer vestida de cuero negro con látigo en mano se disponía a ponerle una 
correa al cuello.



22 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Eso lo dejo a la imaginación del lector.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Pobre Pedro. Empresaria de éxito y ama dominadora...¿Sombra de Grey al revés?
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podría ser, aunque esta mujer va dejando maridos muertos a su paso. Jajajaja.
      Un besillo.

      Eliminar
    2. Si es que algunos juegecitos se las traen.
      CUidadín con lo que juegas porque te matará. :)
      Un besico.

      Eliminar
    3. Si, si, a ver donde nos metemos, jajaja.
      Un besillo Sue.

      Eliminar
  3. Pobre Pedro mira que caer en mano de tal mujer, el pobre jeje. corto pero muy bueno. TERESA.

    ResponderEliminar
  4. Creo que tu prota no va a tener tiempo de disfrutar en exceso de esos bienes ganaciales... Pero eso sí, tendrá unas experiencias "de infarto", ji, ji.

    Muy bueno, María!!

    Un beso de martes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja eso sí, unas grandes experiencias.
      Un besillo.

      Eliminar
  5. Muy cortito y me bueno me ha venido a la cabeza una mujer que había tenido 4 maridos y todos murieron por comer setas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Pedro, el que la busca, la halla.
    Muy buen relato, María.

    ResponderEliminar
  7. Ella tenia sus cincuenta sombras también, creo que es hora de que vuele la imaginación.
    Un abrazo Maria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro aquí cada uno es libre...
      A volar...
      Un besillo.

      Eliminar
  8. Eso le pasó por n haber tenido relaciones pre-matrimoniales, que a esa edad ya tiene enjundia no haberlo hecho. Al menos ara probar qué tal funcionaban en la cama. Claro que habrá quienes, al igual que los que no desean saber el sexo del bebé antes de tiempo, prefieren a sorpresa. Y vaya sorpresa, jajaja
    Un abrazo nada sádico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda la razón. Aunque nunca se sabe, a lo mejor el muchacho ya había probado, y la mujer lo había engañado, jejeje.
      Un besillo.

      Eliminar
  9. Jaja una experiencia de infarto, pero con 33 años la va a resistir estoicamente, todo con tal de no perderse de esa cuenta bancaria con la que se casó. En cambio cuando le pidan el divorcio a este sinvergüenza, ahí es más probable que le dé un paro cardiaco.

    Buen texto, saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja te doy toda la razón. Pero creo que le salió el tiro por la culata, no va a ser tan fácil como él creía.
      Un besillo.

      Eliminar
  10. María es buenísimo qué risa me ha entrado, jajaja pero no, no quiero imaginar lo que le espera a este pobre hombre, (aunque siendo un poco mala) se lo ha buscado solito, ;)
    ¡Genial!!! Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja si que se lo ha buscado el solo. Para la próxima, si es que la hay, a lo mejor aprende.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.