20/2/16

La Búsqueda XXX


 SINOPSIS DE LOS PERSONAJES



HADAS:

DRÍADES: Hadas de Tierra.

SALAMANDRAS: Hadas de Fuego.

ONDINAS: Hadas de Agua.

SILFOS: Hadas de Aire.


DRÍADES: 

Arien: Reina de los Dríades.
 
Eglantina: Maestra Dríade.

Ellyon: Buscador Dríade.

Abatwa: Dríade desterrado.

SALAMANDRAS:

Nimue: Reina de las Salamandras.

Glasting: Maestra de las Salamandras.

Leanan: Buscadora anterior.

Morrigu: Buscadora de las Salamandras.

ONDINAS:

Oonagh: Reina de las Ondinas.

Lorelei: Antigua buscadora y pareja de Abatwa.

Licke: Buscadora de las Ondinas.

SILFOS:

Moira: Reina de los Silfos.

Edrielle: Buscadora de los Silfos.


ELFOS OSCUROS:

Zelantina: Reina de los Elfos oscuros.

Dagmar: Hijo de Zelantina y Guerrero Ede los Elfos Oscuros.

Sharku: Guerrero de los Elfos Oscuros.

Shiary: Hermana de Sharku.

Morathi: Elfa guerrera.

CENTAUROS: 

Quirón: Rey de los Centauros.

Myla: Hermana del Rey.

Nicos: Guía de los Centauros.

CAPÍTULO XXX

 
                Licke volaba por el cielo acompañada de dragones, a un lado y al otro. Sentía la brisa en la cara, mientras tocaba un ala de uno naranja, y se iba al lado del azul más grande. Estaba feliz, hasta que de repente una nube negra se acercó a ellos. Los dragones se pusieron alerta. Licke miraba a su alrededor y veía a los demás buscadores a lomos de los dragones. Ella era la única que volaba sola.


                De entre la nube negra salió un dragón blanco, el doble de grande que sus compañeros, majestuoso, que volaba a través del viento como si no le costara trabajo. Llevaba unas bridas y un asiento de jinete. Pero no podía distinguir la figura que iba montada sobre él. A pesar de no verlo, sabía que era un peligro para todos sus compañeros. El dragón se acercaba a ellos rápido, letal.

                De repente la figura encima de él deja de ser borrosa, Licke puede verle la cara…

                La ondina se despertó de golpe, y vio que a su alrededor estaban los demás buscadores y los centauros. De repente se dio cuenta de donde estaba, de que aún no se habían encontrado con los dragones, de que los centauros estaban todavía con ellos, de que Nicos aún no se había ido.

                Iba a empezar a hablar cuando Abatwa la interrumpió.

                - No hace falta que nos lo cuentes, nosotros también lo hemos visto. Recuerda, estamos conectados. – Y se llevó un dedo a su frente y a la de ella, haciéndola sonreír.

                - Tienes premoniciones Licke. No sabíamos cuando empezarías con tus nuevas habilidades. Todos podemos verlas, ya que estamos conectados a ti. – Edrielle le acariciaba el cabello, mientras intentaba tranquilizarla.

                - ¿Eso quiere decir que lo que he visto se va a cumplir?

                - No tiene porque. Puede ser un futuro si las cosas siguen el mismo 
camino que hasta ahora.

                - No he podido verle la cara. – Susurró Licke, más para ella que para información del resto.

                - No te preocupes, seguro que esta no va a ser la única que tengas.

                Licke se levantó del suelo. Nicos se acercó a ella.

                - ¿Estás bien?

                - Si, gracias por preocuparte. Solo necesito despejarme un poco.

                Casi sin acabar de hablar Licke remontó el vuelo y subió lo más alto que pudo. A su paso dejaba una estela de gotas de rocío, que caían en las cabezas de sus compañeros. Todos miraban al cielo maravillados por el espectáculo que ella les proporcionaba.

                Los buscadores sabían que la búsqueda solo acababa de comenzar. Lo más difícil vendría ahora. Sus poderes estaban creciendo con ellos, y sus habilidades les proporcionaban una ventaja que antes no tenían. Juntaron las manos, mientras sus miradas se dirigían al aire, uniendo sus fuerzas, sabiendo que ahora tenían que estar preparados para todo, pero todo juntos.

                Siguiente capítulo

6 comentarios:

  1. Un capítulo muy breve que me ha encantado, fresco y fugaz, como el vuelo de los dragones de la posible predicción de Licke. Me gusta ir saboreando cada capítulo de esta fantástica historia, aunque haya disminuido el número de lectores, te agradezco que continúes la historia, no lo dudes ni por un momento, acabaré el viaje tal y como lo empecé, gozando a lomos de tu innegable imaginación.
    ¡Abrazo, Hermana de Letras! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la verdad es que la sigo porque sé que la lees, porque si no ya la habría dejado, jejeje.
      Pero bueno esto es ser escritor, a veces te leen, y otras no.
      Esta es la historia que llena de fantasía mi Rinconcito y me alegro de que te siga gustando.
      Un besillo Hermano de letras y gracias por seguir por estos lares.

      Eliminar
  2. Ayyyy se nota que los sábados desconecto del mundo 2.0 porque no lo había leído. Lo bueno es que no me quedo intrigada porque voy ahora al de hoy. Un besito y ya te dogo qué tal el nuevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno es normal. No siempre podemos estar pendientes de todo, jejeje.
      Muchas gracias.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. Un capítulo corto pero que puede que esconda el cariz de los acontecimientos venideros, o al menos de algunos de ellos. Ha sido impresionante contemplar ese enorme dragón blanco, mucho más grande que los demás. Un sueño premonitorio que puede cumplirse o no. Veremos si es así.
    Un abrazo, María.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pronto lo sabremos. La verdad es que cada día me da más pena acabar con esta historia.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.