7/1/16

Y sigo...



                Momentos eternos que se convierten en instantes. Barrigas llenas, bolsillos vacíos. Colas interminables y juguetes en todos los escaparates. Risas eternas y reuniones que te dejan el sabor amargo de la vuelta a casa demasiado pronto.

                Lloros de emoción, caritas de ilusión, bufanda, guantes y abrigos. Gorros de nieve con el sol impregnado en el rostro. Minutos de espera, horas de agonía, y por fin a lo lejos aparecen, con sus barbas típicas y sus sacos llenos.

                Llamadas lejanas, amigas de siempre, amigas de ahora, abrazos sentidos y otros raudos. Recuerdos de fantasmas alrededor de una mesa llena y a la vez vacía. Un rosario de fondo, una música ochentera, un baile improvisado y un recuerdo a tu cabeza.

                Miradas cómplices, separaciones obligadas, el deseo de no soltar lo que más quieres. El saber de qué todo esto es efímero, un rato que pasa rápido y que ya no vuelve. Y a pesar de eso no lo vives del todo y priorizas otras cosas, otros momentos, cuando el que de verdad quieres lo dejas para mañana. Sin darte cuenta de que el mañana es un reflejo, una ilusión, un quizás.

                Y todo se te queda corto y la rutina viene a aplastarte de nuevo, como si todo hubiera quedado en un sueño inacabado. Pero mi ser se rebela y sigue brindando con champán por la salud, y sigo besando a los que más quiero, y sigo abrazando como si no hubiera un mañana…


14 comentarios:

  1. Las cosas buenas de la vida, las que son verdaderamente importantes, son demasiado preciosas como para que tengan "épocas". Estoy de acuerdo contigo en que hay que disfrutarlas y ser conscientes de ellas en todo momento, siempre que se pueda :)

    Buena reflexión, María. Me ha gustado mucho.

    Un besillo de jueves!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Me refiero sobre todo a la Navidad. Pero es verdad que hay que disfrutar cada momento que tenemos.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. Y no hay un mañana, María, todo lo que tenemos es el "ahora", y qué mejor que brindar por las cosas que uno anhela y besar a la gente a la que quieres. Eso no es rebelarse, es ser sabio.
    Me ha encantado tu relato, las frases cortas llenas de descripciones breves y adjetivos le dan muchísimo ritmo. Felicidades.
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. La verdad es que como un buen abrazo y un gran beso, no hay nada.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. El presente es lo que importa y disfrutar del ahora , el pasado hace sufrir a veces . Un buen relato

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo importante es disfrutar de todo lo que nos rodea, y de todos los momentos que atesoramos.
      Un besillo.

      Eliminar
  4. Esa es la verdad. Lo efímero que es todo y que tenemos la costumbre de olvidarlo demasiado pronto, y recordarlo sólo en momentos puntuales. Acabar con esa mentalidad es uno de mis propósitos de año nuevo: relativizar la importancia de las cosas para que siempre, siempre en lo alto de la pirámide esté lo que realmente importa. Disfrutemos el momento. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un gran propósito, a veces no nos damos cuenta, pero los pequeños momentos son los que nos dan la felicidad.
      Un besillo.

      Eliminar
  5. El aquí y el ahora, el momento presente. ¡Cuantas cosas descubrimos cuando alejamos de nosotros la perspectiva del ayer y del mañana y nos quedamos con la aceptación de lo que se nos va presentando momento a momento. La tuya es una gran filosofía. Me apunto ;-). Preciosas reflexiones.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mejor de todo es vivir cada momento como si fuera único, así lo disfrutamos más. Lo malo es que no siempre nos acordamos de esto.
      Un besillo.

      Eliminar
  6. "Y la rutina viene a aplastarte de nuevo", gran verdad y como bien dices a regresar a la vida que en tan pocos días nos acostumbro a celebrar, levantarnos tarde, disfrutar y pasarla bien, a que tiempos aquellos pareciera que fue el año pasado.
    Te envío un gran abrazo y muy feliz año 2016.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí. Después de solo unos pocos días de fiesta tenemos que volver a la vida diaria, con lo bien que se vive jugando.
      Un besillo y feliz 2016.

      Eliminar
  7. Un suspiro que debemos exprimir antes de que se esfume.
    Y seguimos... y el día se hace noche sin remedio y en ella la nostalgia de un pasado que por un momento fuimos eternos.

    Te diré que me he visto reflejada en tus letras y eso María me ha encantado mucho, mucho.

    Besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que me gustan más tus letras... jajajaja
      un pasado que por un momento fuimos eternos... Me ha encantado.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.