10/1/16

Señores políticos



                No entiendo lo absurdo. Y como no lo entiendo y llevo tanto tiempo callada, tengo que explotar por algún lado.

                Y no soy moralista, ni me gusta criticar por criticar. No le doy importancia a cosas que no la tienen y no intento ponerme del lado izquierdo ni del derecho. Como dirían nuestros queridísimos políticos, me pongo en el centro, que parece que aquí me van a dar menos palos.

                Y sin más preámbulos ni tonterías, os expongo el motivo de mi enfado continuo.

                No entiendo la pérdida de tiempo, ni de recursos. No entiendo que lo primero que hagan los políticos al llegar al poder sea el cambio de nombre de las calles. Somos de izquierdas, pues vamos a cambiar los nombres de estas calles  de gente de derechas, de personajes que fueron malos. Pero es que sí somos de derechas también vamos a cambiar los nombres de las calles.

                Y así vemos como cada cambio de gobierno se quitan estatuas, se cambian nombres de calles y millones de tonterías más. Como si fuera a algún tipo de castigo maternal. “Como te has portado mal te quito tu calle”. Y se van  miles de euros en una simple tontería para mi gusto.

                Señores España tiene una historia. Nos guste más o menos, es su historia. Y todos los que pasan por esas calles son parte de esa historia. Por mucho que las borremos, nuestra historia no va a desaparecer, no van a devolvernos los muertos que fallecieron a causa de esas personas, ni le vamos a dar un escarmiento a nadie. Simplemente nos vamos a gastar un dinero que bien podría ser empleado en otras cosas.

                Es más, podría ser, digo que podría ser, no que lo sea. Que esos niños de ahora que no conocen más allá de lo que pasó hace cinco años, pasen por una calle, vean un nombre y les pique la curiosidad de saber quién era. Lo busquen en Google y aprendan un poquito. Solo digo que podría ser…

                Otra de las cosas que no soporto es que cuando un alcalde llega a su querido Ayuntamiento, Ayuntamiento de la ciudad, no su casa. Lo primero que hace es quitar la foto del rey. ¿Qué sentido tiene? ¿Eres republicano? Muy bien, eso ya nos lo has dejado claro en esos millones de mítines que nos has dado. Pero aunque te pese España es monárquica. Ohhhh lo siento, ¿Te has desilusionado? Pues es lo que hay. Si no te gusta, lo intentas cambiar o te vas a otro país que no tenga rey. Mientras vivas en este, acatas sus normas. Es algo así como “mientras vivas bajo mi techo, harás lo que yo diga”. Una frase muy usada para los niños.

                Y luego está el debate de nuestras queridas cabalgatas. Ese que ha inundado las redes sociales. Que nos ha llevado a la crítica constante de esos alcaldes que se han propuesto… bueno en realidad no sé ni lo que se han propuesto. Porque digo yo que a los niños siempre se le ha dicho que los reyes magos son tres: sus nombres son Melchor, Gaspar, y Baltasar. Nadie se ha puesto a pensar que es sexista, que es machista que los Reyes sean hombres. Nadie diría que porque el niño Jesús era un niño. Que podríamos presentar ahora que Jesús es Jesusa. ¿Por qué no puede una mujer ser la hija de Dios?

                No entiendo la manía de destrozar la historia, ni la tradición. Y no es que yo sea católica, es más lo diré muy bajito, para que nadie me oiga. Soy atea. Sí, es mi confesión del día. Pero no por ello pienso que la religión haya que extinguirla. A nadie se le impone creer en nada, ni que vaya a ver las cabalgatas. Yo llevo a mis hijas a verlas y pongo un Belén en mi casa. Y les explico porque se hace y quien es José, María y Jesús. No entiendo llevar todo al extremo. Porque creo que los extremos no son buenos en ninguno de los sentidos.

                En fin, resumiendo. Señores políticos, gástense más dinero en las cosas importantes. La salud y la educación es lo principal en un país. No se vayan a comer tanto a la calle con sus dietas en sus coches oficiales, ni duerman en el congreso. No jueguen con las ilusiones de millones de españoles, que creen que este país saldrá adelante gracias a un puñado de personas que parece que lo único que buscan es tener su momento de gloria.


16 comentarios:

  1. Mi costumbre es no hablar de nada que huela a política en los foros públicos, o intentarlo al menos porque no siempre lo consigo. He aprendido que nadie cambia la opinión de nadie y que lo más que se consigue es que los exaltados de turno encuentren ocasión de insultar a todo el que no piense como ellos. Eso no quita para que me guste leer reflexiones escritas en buen tono de personas que siempre han sido respetuosas con los demás, como es tu caso.

    Solo diré que estoy de acuerdo contigo porque tus palabras están llenas de sensatez y que más vale que vayamos tomando nota muy en serio de lo que pasa a nuestro alrededor.

    Un beso de domingo, María!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí tampoco me gusta hablar de política en las redes sociales. POr supuesto no intento convencer a nadie de mi punto de vista. Nunca lo hago, ni siquiera personalmente. Cada persona tiene su opinión. Pero hay veces que las cosas me superan, y no hablo de ningún partido político en concreto. Hablo de la especie política en cuestión.
      Me alegra que una vez más coincidamos en nuestro punto de vista. Como bien dices, hay que tomar nota.
      Un besillo Hermana de Letras.

      P.d. Tenemos pendiente un asuntillo.

      Eliminar
  2. Maria un buen artículo y una buena reflexión sobre los políticos que nos gobiernan y que nos van a gobernar ¡Ojala! ellos leyeran tu post y si que le darías una lección de sensatez y quizás se avergonzarían de lo que hacen. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que vergüenza tienen poca. Hay millones de personas por todas partes hablando y no les hacen ni caso.
      Pero sería interesante que algún político tomará en consideración las palabras de sus gobernados.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. Estoy totalmente de acuerdo contigo, con una sola salvedad en lo referente al nombre de las calles. Solo deberían cambiarse si el nombre que la describe representa algo muy vergonzoso para la memoria o a un personaje de mala reputación histórica. ¿Te imaginas una calle que llevara el nombre de Adolf Hitler y, encima, precedido de un calificativo enaltecedor? A mí me pareció muy lógica, por ejemplo, la supresión del término "Generalísimo Franco" en el nombre de una de las mayores Avenidas de Barcelona, recuperándose su denominación original de Avenida de la Diagonal.
    Pero, claro, hay opiniones y gustos de todo tipo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto opiniones hay de todos los gustos. Pero sigo pensando que es dinero malgastado. Te doy la razón en que no se puede ensalzar a un personaje de mala reputación histórica.
      Un besillo y gracias por tu opinion.

      Eliminar
  4. Como te comprendo en eso de que falta dialogo, sensatez, sentido del ahorro y respeto.
    Y que sobra estupidez, intolerancia y unas cuantas cosas más.
    Nunca los políticos serán un buen ejemplo a seguir, pues sus oriflamas al viento no son reales, sus propuestas mentirosas y sus fines en el peor de los casos "legalmente-ilícito" y para propia conveniencia de él y los suyos.
    Eso de que hay que callar, y no sobresaltar a los exaltados. ¡No! lo siento, si nuestra opinión o propuesta se hace con respeto y racionalidad, no debemos callar, porque otros vendrán que se aprovechen del silencio de los sensatos silenciosos.
    De acuerdo también con que el nombre de las calles está puesto por algo y que sólo, y como bien indica Josep, se deberían evitar los que nos recuerden a personajes non gratos. Pero en ese caso Hasta la estatua del Cid campeador habría que quitar de Burgos por su intolerancia y racismo ¿No?
    Seamos sabios, mesurados,cuerdos, prudentes, maduros y reflexivos.
    Besos y agradecido por tu reflexión oportuna.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que tienes razón. Lo malo es que la historia más antigua se olvida, porque por esa regla de tres, la estatua de los Reyes Católicos, también habría que quitarla. También por el mismo motivo. Pero parece ser que la historia más reciente molesta más. Supongo que porque algunos la han vivido.
      En fin, volviendo al tema, no hay que callar, pero a veces da que pensar, ¿de que sirve? Porque ellos siguen en su mundo, como si no fuera con ellos.
      En fin, creo que esto daría para mucho debate.
      Un besillo.

      Eliminar
  5. Hola, María. Estoy totalmente de acuerdo contigo y con los comentarios expresados por Francisco. Es cierto que sobra estupidez e intolerancia, e intentar extinguir tradiciones no va a ayudar a que nos encontremos mejor ni a que nuestro país prospere, simplemente nos deja sin señas de identidad. Una pena.
    Fantástico artículo, María. Olé

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Chari.
      La verdad es que extinguir las tradiciones no sirve de nada.
      Un besillo.

      Eliminar
  6. Hola!!!! Tienes razón, los extremos son malos. Lo de las calles lo comparto contigo y con algunos comentarios, no podemos pasar la vida cambiando nombres pero mantener el nombre de Generalísimo Franco tampoco es plan.
    Respecto a la monarquía...ayyyyy,España será monárquica pero nadie lo ha votado y Felipe fue impuesto, puesto ahí sin preguntar a nadie así que claro, irme a un país sin rey o cambiarlo no es tan fácil, ni lo asumo con facilidad pero esto daría para muchos post.
    Lo demás, cierto, Jesús fue Jesús(yo también soy atea), la historia es la historia y los extremos no son buenos.
    Un besín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entiendo tu postura, pero si hablamos de lo que hemos votado o no, tampoco hemos votado que haya un senado y un congreso, ni que haya mil consejeros por cada autoridad pública en España, ni millones de cosas más.
      La verdad es que hacen lo que quieren, sin tener en cuenta nada en absoluto.
      En fin, un besillo y me alegro de tenerte de vuelta de nuevo.

      Eliminar
  7. Ja, ja, ja. Te estás metiendo en camisa de once varas. Dicen que de lo que no se puede hablar si no quieres polémica es de política y de religión. Y digo yo: pero entonces ¿de qué hablamos?, porque lo demás, ni a Jorge Javier le da para mucho (bueno, a él sí)
    El caso es que tú has expresado claramente tu opinión ante millones de lectores (o quizás alguno menos, pero no importa, porque potencialmente lo son). Eso te honra y desde aquí tienes mis bendiciones . En el fondo, aunque no quiera asumirlo, estoy de acuerdo con la mayoría de tus argumentos.
    ¿Sabes? Creo que podrías ser político, je, je
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siiii sé que no debía meterme en política ni en religión, y lo he hecho de lleno en las dos. Para no quedarme a medias. Jajaja.
      Y lo de ser política, lo dudo mucho. No soporto la mentira y creo que es un componente básico para llegar a las grandes esferas.
      Un besillo.

      Eliminar
  8. Respuestas
    1. Me has hecho reír con solo tres palabras. Jejeje.
      Ya no queda más que decir. Tú has puesto el final. Jejeje.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.