28/1/16

Me atrapaste



                Me atrapaste. Me llenaste de ti en un solo segundo. Me atravesaste, dándome a entender que te pertenecía. Y yo te abrí mis brazos, mi corazón, te abrí todas las compuertas de mi alma. Para que entrarás de golpe, para instalarte en mis palabras, en mis actos, en mi persona.

                Aguantaba como podía, esas lágrimas peleaban por salir, y yo las retenía, a pesar de tenerte, necesitaba la fortaleza, necesitaba no derrumbarme completamente en tus brazos. Y a pesar de eso, una palabra no dicha las dejó salir, y ya no podían parar. Como torrentes de ti, como cascadas, mientras retiraba la mirada, mientras te notaba.

                Y ellos evitaban mi mirada, y yo evitaba las suyas, porque tú nos invadías con todas tus armas, y te veía en ellos, y me veía en mí. Y en la soledad de mi habitáculo te dejé salir, te dejé que ocuparás todos mis rincones, te dejé que me inundaras. Para llegar con más fortaleza, para dejarte salir un poco, para que mi cuerpo no explotara.

                Y tras una mañana de intensas miradas, de respiraciones entrecortadas, de otras más lentas, de otras más rápidas. Después de eso no quisiste salir de mí. Estabas a gusto, tu huésped no se resistía a la batalla. La habías ganado.

                Me habías vaciado el estómago, me habías llenado la cabeza de ruidos, y las piernas me pesaban por tener que llevar el cuerpo de mi alma a cuestas. Esa alma torturada por tantos años recibiéndote a impulsos, cuando menos te esperaba. Pero ahí estás, con tus pequeñas señales, con las bolsas en los ojos, y los recuerdos agolpándose en mi cabeza como si fueran puñales que se clavan en mi mísera vida. Y tú te ríes, disfrutas de todo esto, porque al fin y al cabo es lo que te gusta, es lo que te alimenta.

                Y aunque no quiera nombrarte, aunque no sepa cómo manejarte, aunque las palabras no sean suficientes para sacarte de este momento, de este instante. Aunque seas solo ocho letras, aunque haya multitud de sinónimos para nombrarte, siempre serás la misma, la misma tristeza que me empapa.


26 comentarios:

  1. Será la niebla y las nubes bajas. Serán los preludios de lluvia y los días grises los elegidos por la inquilina que viene y va como barquero Caronte, para instalarse y amustiarnos con sutileza y mano de orfebre.
    Será no sé, la tristeza peregrina de paso, lo que sé es que nunca la haré parte de mi vida de forma definitiva.
    Besos en esta mañana llorosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero que bonitas palabras, gracias por adornar mi rinconcito con ellas.
      Aquí la verdad es que el sol brilla con toda sus fuerzas, aunque parece que no llega a calentar las almas.
      De verdad que me han encantado tus palabras.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. Qué bonito María, aunque es triste, y nunca mejor dicho, me ha enganchado desde el principio. Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un poco triste si, la tristeza es algo que no podemos evitar, así que es mejor aceptarla cuando venga.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. Magnífico relato, María, una descripción perfecta de un estado anímico que algunos, en mayor o menos medida, hemos sufrido alguna vez. No puedo decir mucho más, salvo que me ha conmovido por la profundidad de lo que cuentas y la manera que tienes de acercarnos a las emociones.
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta poder llegaros con las emociones. Es algo difícil, pero las palabras son buenas para desahogarnos y para llegar a los demás.
      Un besillo.

      Eliminar
  4. Ainssss María hoy nos cautivaste y nos hiciste parte de tu historia, de los sentimientos tristes que en ella pones de manifiesto. Los conocemos de primera mano, quién no, pero procuraremos que no nos ganen la batalla :))

    Besos y sonrisas de jueves!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. POr supuesto, hay que dejar que vengan, pero también hay que saber alejarlos para que no se apoderen de los demás sentimientos.
      Un besillo.

      Eliminar
  5. Relatas estas palabras para reflejar la tristeza de un acogimiento a tu perro? o eso me parecía. Bellas y tristes palabras.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que no es el caso. Pero la tristeza está en todas partes y por muchos motivos. Creo que se puede adaptar a cualquier situación.
      Un besillo.

      Eliminar
    2. Quizás me confundió la foto del perro al final , si que los momentos de tristeza se reflejan en muchas ocasiones. Un beso Maria

      Eliminar
    3. Algo tenía que ver, te habías acercado.
      Un besillo.

      Eliminar
  6. Mejor hacerse amigo de la tristeza, porque ésta nos acompaña y nos va a seguir acompañando al parecer hasta el último día. Qué miedo.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, que nos acompañe, el ser humano tiene que adaptarse a dejarla entrar, pero también a dejarla salir.
      Un besillo.

      Eliminar
    2. Buscando a Isidoro Arias Valcárcel
      Y te encontre Google me da dolor de cabeza Hay que pasar horas hasta que encuentras a la persona que buscas Pero hoy me han maravillado tus letras
      Te dejo un abrazo y diciendo sigue dejando maravillas escritos te digo hasta luego

      Eliminar
    3. Me alegro de que hayas llegado hasta a mí en tu búsqueda. Yo la verdad es que siempre encuentro lo que busco, pero me alegro de tu perdida, que es la que te ha llevado ahsta a mí.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Qué sentimientos tan a flor de piel nos transmites y cómo se me agarrotan las palabras cada vez que vuelvo a recordar lo que nos has narrado de forma tan emocional y encantadora. Te felicito por hacernos partícipes del cariño que nos puede dar un animal con tanta facilidad y sin pedir nada a cambio!!!

    Vuelvo a escribirte la dirección de mi blog personal literario: http://seraseras.blogspot.com.es/

    Muchos besitos y feliz fin de semana!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, la verdad es que la tristeza se nos mete tan dentro a veces, que la única terapia son las palabras.
      Un besillo.

      Eliminar
  8. Uff...María, tú sí que atrapas con esas palabras y nos envuelves con ese sentimiento.
    Muy bello... Besillos de lunes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Flor. Me alegra envolverte.
      Un besillo.

      Eliminar
  9. Un texto en prosa poética que realmente atrapa. Lo lees deprisa, dejándote llevar por sus vaivenes, con ese pulso sexual que lo hace ambiguo, desconcertante y a la vez excitante, y cuando llegas al final, como en el texto, reconoces esa palabra de ocho letras y, vuelves a leer el texto más despacio, y otra sensación te embarga, totalmente nueva, melancólica. Aunque hablen de tristeza, son hermosas palabras
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Será que el subconsciente me traiciona, jejeje. Me encanta que el mismo texto te haga sentir cosas diferentes. Nunca me había pasado, con lo que me haces sentir orgullosa. Gracias.
      Un besillo.

      Eliminar
  10. No hay mejor modo de sentir ese sentimiento de ocho letras, experimentándolo con la poesía de la vida, dándole ese toque de melancolía que, en lugar de hundirnos, nos mece como tu texto, una cascada de sensaciones realmente bien plasmadas. El placer de leerte y de sentir la tristeza en toda su plenitud. Muy hermoso microrrelato, María.
    ¡Besillos, Hermana de Letras! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces dejarse llevar por la tristeza no es malo, simplemente la necesitamos y tenemos que beber de ella para encontrar la verdadera felicidad.
      Un besillo Hermano de Letras.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.