23/1/16

La búsqueda XXVII




 SINOPSIS DE LOS PERSONAJES



HADAS:

DRÍADES: Hadas de Tierra.

SALAMANDRAS: Hadas de Fuego.

ONDINAS: Hadas de Agua.

SILFOS: Hadas de Aire.


DRÍADES: 

Arien: Reina de los Dríades.
 
Eglantina: Maestra Dríade.

Ellyon: Buscador Dríade.

Abatwa: Dríade desterrado.

SALAMANDRAS:

Nimue: Reina de las Salamandras.

Glasting: Maestra de las Salamandras.

Leanan: Buscadora anterior.

Morrigu: Buscadora de las Salamandras.

ONDINAS:

Oonagh: Reina de las Ondinas.

Lorelei: Antigua buscadora y pareja de Abatwa.

Licke: Buscadora de las Ondinas.

SILFOS:

Moira: Reina de los Silfos.

Edrielle: Buscadora de los Silfos.


ELFOS OSCUROS:

Zelantina: Reina de los Elfos oscuros.

Dagmar: Hijo de Zelantina y Guerrero Ede los Elfos Oscuros.

Sharku: Guerrero de los Elfos Oscuros.

Shiary: Hermana de Sharku.

Morathi: Elfa guerrera.

CENTAUROS: 

Quirón: Rey de los Centauros.



 CAPÍTULO XXVII

                Cuando salieron de la cabaña, una mesa adornada con multitud de flores gobernaba el lugar. Tenía forma de T, y en uno de los laterales estaba Quirón con cuatro centauros más, que debían pertenecer al consejo. El resto de los centauros se empezaban a colocar alrededor de la mesa en silencio. Enfrente de Quirón habían colocado cinco sillas. Ellyon pensó que deberían tenerlas guardadas en algún lugar para las visitas.

                Los buscadores se acercaron a las sillas y se sentaron. Los platos, los vasos y los cubiertos eran de madera, muy bien labrados. Había cuencos de sopa de todos los colores. Ellyon quería probarlas todas. El olor a pan recién hecho se mezclaba con el de las flores frescas.

                Quirón se levantó, y detrás de él todos los demás. Las hadas los imitaron.

                - Estamos aquí para celebrar la bienvenida de estos nuevos y viejos amigos. A través de ellos viviremos nuevas aventuras y los huevos de dragón estarán a salvo. Debemos darles las gracias por mantener nuestro mundo libre de malas manos.

                Mientras Quirón decía esto, un bufido salió de la boca de otra centauro que se sentaba a su lado. Quirón ignoró su desprecio.

                - Ahora comamos, ya tendremos tiempo de hablar del viaje.

                Los centauros empezaron a servirse en sus platos, Ellyon empezó a imitarlos. Se echó de todas las sopas, y platos extraños que hasta ese momento no había probado. Todos tenían una pinta exquisita, y no podía resistirse.

                Licke hablaba amigablemente con un centauro joven que estaba sentado cerca, y él reía antes las ocurrencias de la pequeña hada.

                A Abatwa se le notaba un poco incómodo, y a pesar de que habían cerrado su conexión, todos notaban su malestar.

                Morrigu estaba explicando a varios centauros la conexión de las salamandras con los dragones. Ellos la escuchaban embelesados. Ellyon no sabía si por lo que contaba el hada, o por su belleza.

                Edrielle hablaba con Quirón, y Ellyon decidió estar más atento a la conversación. Ya se estaba llenando la barriga.

                - Nuestro territorio antes era más grande, llegaba hasta la falda de las montañas del Norte, pero la devastación de los bosques y la presencia del hombre nos ha hecho retroceder. Nunca habían llegado hasta aquí. Si esto sigue así, tendremos que buscarnos otro sitio para vivir.

                - Los siento mucho, ¿no habría manera de hacer que los hombre no lleguen? Podríamos ayudaros.

                - ¿Vosotras? Os creéis que sois especiales, y sois simples mortales que juegan a ser hadas durante un tiempo. Luego volvéis a vuestro mundo como amos y señores de esta Tierra, que creéis que os pertenece. Y nosotros tenemos que vivir escondidos para no ser cazados y que experimenten con nosotros.

                La centauro que decía esto se levantó y se fue del lugar. Su mirada no mostraba ningún tipo de enfado, sino más bien pena. Edrielle se sintió mal por ella, sabía que sus poderes nada podían hacer para ayudarla.

                - Ruego que perdonéis a Myla. Tuvimos que sacrificar a su hijo porque fue capturado por los hombres. Todos sufrimos mucho por mi sobrino, pero no pudimos hacer otra cosa. Era un chiquillo muy inquieto, siempre quería explorar más allá, hasta que unos cazadores dieron con él. Myla aún no lo ha superado, y no creo que lo haga jamás.

                - Siento mucho lo de tu hermana. Es algo muy triste perder a un hijo. – Edrielle decía estas palabras mientras su mano se posaba en su vientre y su mirada se dirigía a Abatwa. Este no comía y miraba al suelo. Se levantó lentamente y salió de allí.

                - Él también perdió a alguien. – Quirón no preguntaba, afirmó algo que todos los allí sentados ya sabían. Edrielle asintió.

                La cena transcurrió tranquila, las conversaciones fueron muy distintas. Los centauros preguntaron a las hadas por su vida como humanos y hablaron del viaje y sobre las costumbres de los centauros. Cuando la comida había acabado y las infusiones fueron traídas a la mesa Quirón se levantó.

                - Ya es hora de hablar del viaje. 

4 comentarios:

  1. Nada como un buen banquete para reponer fuerzas antes de proseguir con la marcha, y nada como una buena charla para conocerse mejor entre los miembros de dicho viaje. Un capítulo que precede a la acción, un instante de calma, donde, sin embargo, se revelan sentimientos y actitudes, se descubren penas y angustias del pasado de alguno de los nuevos personajes, y vemos que la lucha enfrenta a criaturas mágicas contra un poder de destrucción por parte de los humanos. Buena entrega, María.
    ¡Abrazo, Hermana de Letras!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. La verdad es que siempre viene bien una buena comilona, aunqu bien es cierto que interesa más lo que dicen que lo que comen. Nuevas sorpresas están por descubrir, y nuevas aventuras por vivir.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. Llevo tiempo sin escribir y sin leer a nadie; estoy desganado, aunque quiero seguir haciéndolo. Sin embargo, hoy he dicho ''basta'' y me he puesto a leer ''La Búsqueda'' por donde lo había dejado (en ningún momento se me pasó por la cabeza dejar de hacerlo, solo que no tenía muchas ganas de meterme por G+). Veo que hay muchos capítulos más, así que leeré hoy unos pocos.
    En este capítulo mantienes el sosiego que empezó en el capítulo anterior, y lo llevas a través de un diálogo que nos permite conocer más el interior de los centauros y su visión del mundo. Asimismo nos presentas a una centauro que tal vez no tenga mayor importancia en la historia, pero que sirve como base para iniciar las palabras de Quirón, lo que demuestra una buena estructuración en el diálogo.
    Hasta el próximo capítulo, María.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya se te echaba de menos, no solo por la Búsqueda, sino por tus letras. Espero que esa desgana se te quite, y pases más por aquí y por tus Palabras Narradas.
      Un besillo.

      P.d. Me encantan tus comentarios sobre la Búsqueda, me dan más ganas de escribir.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.