12/1/16

La Búsqueda XXVI






 SINOPSIS DE LOS PERSONAJES



HADAS:

DRÍADES: Hadas de Tierra.

SALAMANDRAS: Hadas de Fuego.

ONDINAS: Hadas de Agua.

SILFOS: Hadas de Aire.


DRÍADES: 

Arien: Reina de los Dríades.
 
Eglantina: Maestra Dríade.

Ellyon: Buscador Dríade.

Abatwa: Dríade desterrado.

SALAMANDRAS:

Nimue: Reina de las Salamandras.

Glasting: Maestra de las Salamandras.

Leanan: Buscadora anterior.

Morrigu: Buscadora de las Salamandras.

ONDINAS:

Oonagh: Reina de las Ondinas.

Lorelei: Antigua buscadora y pareja de Abatwa.

Licke: Buscadora de las Ondinas.

SILFOS:

Moira: Reina de los Silfos.

Edrielle: Buscadora de los Silfos.


ELFOS OSCUROS:

Zelantina: Reina de los Elfos oscuros.

Dagmar: Hijo de Zelantina y Guerrero Ede los Elfos Oscuros.

Sharku: Guerrero de los Elfos Oscuros.

Shiary: Hermana de Sharku.

Morathi: Elfa guerrera.

CENTAUROS: 

Quirón: Rey de los Centauros.


CAPÍTULO XXVI

                Ellyon estaba sentado en mitad de la cabaña pensando. Se había despertado mucho antes que los demás. Con un palo creaba garabatos en el suelo. Su concentración era tal, que no se dio cuenta de que Edrielle se acercaba a él por detrás.

                - ¿Qué te ronda por esa cabecita? Tienes tanto lio que no puedo leerte.

                - Estoy enfadado. No conozco nada del mundo de las hadas, de mi mundo, de nuestro mundo. Hay muchos interrogantes que se me escapan. Y nadie me ha querido explicar nada. Todo es nuevo para mí, y así no hay manera de hacer bien las cosas. Parece que vamos a remolque tuyo y de Abatwa, los únicos que conocéis toda la verdad.

                - Cuando yo fui a mi primera Búsqueda estaba mucho más perdida que tú. No controlaba para nada mis poderes, y generalmente hacía enfadar a todo el mundo, en vez de proporcionarles la serenidad que necesitaba el viaje. Nadie me había enseñado a hacer nada, y no tuvimos tanto tiempo para entrenar. Tú has tenido suerte, Eglantina es una gran maestra. Cuando encontramos los huevos, fue como por casualidad. Casi ni me di cuenta.

                - Pero ese no es motivo para no explicar las cosas como tienen que ser.

                - Lo sé, pero existen prioridades. Esta es tu primera búsqueda y es necesario que sepas usar todas tus habilidades antes de resolver todas las incógnitas. Por eso no se perdió el tiempo en aclararte las dudas. Pero ahora tenemos un poco de tiempo. Yo puedo ayudarte en lo que necesites.

                - No entiendo porque ahora tengo otro tamaño. Cuando llegué al mundo de las hadas mengüé hasta el tamaño de una mano. Y ahora tengo el mismo tamaño que tenía como cuando era humano, y ni siquiera me he dado cuenta.

                - Esa pregunta es muy fácil. Las hadas somos los únicos seres de la Naturaleza que podemos adaptar nuestro tamaño a las circunstancias. Se puede hacer conscientemente, pero para ello se necesita mucha práctica. Generalmente lo hacemos sin darnos cuenta, la Naturaleza es sabia y nos ayuda en nuestro camino porque nosotras estamos en conexión con ella.

                No solo somos hadas del aire, del fuego, de la tierra y del agua. Somos parte de toda la Naturaleza, sin ella desapareceríamos, y sin nosotras la Naturaleza perdería parte de su equilibrio.

                - No sabía que estábamos tan unidos. Entonces, ahora que el mundo es más tecnológico que nunca, ¿cómo vamos a sobrevivir?

                - ¿Quién te crees que inventó el reciclaje, los libros electrónicos, la meditación, los coches eléctricos y el transporte público, el senderismo y el deporte de montaña? Tenemos que buscar la forma de que la Naturaleza salga menos perjudicada. Los hombres están cada vez más alejados de su ser espiritual, y nosotros somos los encargados de que eso no suceda.

                Ellyon se quedó pensando en todas esas cosas que no hacía por la Naturaleza. A él siempre le había encantado estar en el bosque, buscar pájaros con sus prismáticos y diferenciarlos, además de descubrir otros. Pero más allá de eso, no hacía nada por estar en contacto con la Naturaleza. Se propuso que cuando llegara a ser humano otra vez, cambiarían mucho las cosas.

                - Hay algo que me tiene inquieto y que no me había parado a pensar hasta que hablaste con Quirón. ¿Para qué quieren los elfos los huevos de dragón?

                Edrielle suspiró, y se tocó la barriga instintivamente. Una risa lejana llegó a los oídos de Ellyon.

                - Tus peques se siente bien.

                Edrielle sonrió y miró a Ellyon con ternura, cogió su mano y se la posó sobre su barriga, en el mismo sitio donde ella la había tenido hacía un momento.

                - Hace muchos años que los elfos no tienen huevos de dragón, pero hubo una época oscura en la que los elfos los poseían. Ellos querían hacerse con el mundo y gracias a los dragones casi lo consiguieron. Si estás presente en el nacimiento de un dragón puedes moldear su mente. Le puedes transmitir todos tus conocimientos y lo que puede ser el mundo para ellos.

                Los elfos oscuros decidieron enseñarles un mundo lleno de poder. Les mostraron un mundo donde ellos podían ser los amos. Y sin embargo, eran los elfos los que los controlaban. Esa época ha pasado a formar parte de las leyendas de los humanos. Ellos se han olvidado de que fue parte de su historia, y de que casi son extinguidos por los elfos y los dragones.

                Los demás seres se reunieron para poder echar a los elfos del mundo. Hubo batallas encarnizadas.  Las hadas consiguieron algunos huevos de dragón, y cuando estos se abrieron, parecían tener más conexión con las Salamandras que con el resto. Ellas no les guiaban, simplemente les enseñaban el mundo y ellos elegían solos. Los dragones son seres nobles y si no se les corrompe, son muy buenos.

                Glasting fue una de las Salamandras que abrieron un huevo y se unió al dragón para la eternidad.

                - Pero no puede ser. Ella es la Maestra de las Salamandras.

                - Su dragón murió en una de esas luchas con los elfos oscuros. De hecho fue luchando con Zelantina. Glasting sufrió mucho porque al perder a su dragón perdía parte de su alma. Desde entonces no se siente completa, y la única forma de encontrar la paz es entrenando a otras como ella. Ella está unida a todas las buscadoras y cuando estas encuentran su dragón, ella siempre está con ellos en espíritu.

                - ¡Qué historia tan triste!

                Ellyon se quedó pensando, haciendo surcos en la arena.

                - ¿Y cómo perdieron los elfos?

                - Quirón y el consejo les espera fuera.

                El mismo centauro que los había acompañado hasta allí había entrado en la cabaña sin que ellos se dieran cuenta. Ellyon vio en ese momento que los demás buscadores estaban sentados en sus camas escuchando toda su conversación. Todos se levantaron y se unieron en un abrazo. Aquel viaje era difícil y largo. Más de lo que Ellyon había supuesto.

Capítulo anterior 

10 comentarios:

  1. Qué ganas tenía de que volviesen las hadas y los elfos!!!!! Cómo siempre genial, a ver en que queda el viaje duro y largo. Feliz martes!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te guste todavía. La verdad es que se me está haciendo largo este viaje, jejejeje.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. Hola reguapa!
    Ya estoy por aquí, madre mía, has publicado un montón de entradas en mi ausencia. Sigue así, escritora! (y mamá)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí aquí sigo, escribiendo todos los días. Tú puedes leerme cuando quieras, jejeje.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. Maria lo iba a leer , pero me parece que tengo que ir al 1º capitulo no? Lo intentaré leer seguro queme engancha . Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo que he leído por ahí ya has empezado. Espero que te esté gustando.
      Un besillo.

      Eliminar
  4. Muy bella y triste historia la que le explica Edrielle a Ellyon, nos adentra en las razones de esta búsqueda, en lo que supone que el encuentro de los huevos de dragón recaiga en malas manos con peores intenciones, y lo que las nobles bestias aladas pueden significar para el ser humano si se alzan libres del control, una unión con la naturaleza digna de admirar. Estas criaturas de fantasía nos enseñan el sentido y la esperanza de avanzar desde la unión y el respeto, de lo que somos capaces y de la importancia de la conservación de lo que nos rodea. Magnífico capítulo, María.
    ¡Abrazo grande, Hermana de Letras! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre me haces un gran análisis de mi historia. Me merece la pena que me hagas una reseña de ella. Jejeje. Me han encantado tus palabras.
      Un besillo Hermano de Letras.

      Eliminar
  5. Acabo de darme cuenta que estaba este capítulo; me lo perdí. Un capítulo repleto de información narrado a través de un interesante diálogo. Por fin descubrimos algunos secretos, como es la razón por la que los elfos quieren a los dragones, y nos has dejado sin aire con ello. Intenso el relato de Edrielle. Un capítulo más calmado dentro después del tenso inicio de la Búsqueda. También hablas de algo muy curioso, entrando en la ética moral con sutileza, y hablas de la Naturaleza, y de cómo los humanos estamos acabando con ella. Un punto original es la solución que planteas, y es que las hadas, los seres mitológicos, son los encargados de diseñar todos esos aparatos tecnológicos que ayudan al medio ambiente. Un capítulo espectacular, María.
    Un abrazo, Compañera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno a partir de ahora los subiré todos los sábados. He reorganizado el blog y he dejado los sábados para los relatos por entregas. Así ya no te lo podrás perder, jejeje.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.