16/12/15

El accidente



                Van a ir a comprarse un vestido nuevo y un helado. Madre e hija cruzan la calle contentas y cogidas de la mano, mientras cantan su canción preferida. Un coche va más rápido de lo normal y no ve el paso de peatones.
El conductor está intentando mirar el nuevo mensaje que le ha llegado al móvil. Madre e hija son arrolladas y lanzadas por los aires. Ya no van cogidas de la mano.

10 comentarios:

  1. ¡¡Qué triste, María!! Creo que muchos de estos accidentes podrían evitarse dejando el móvil apagado mientras conduces.
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que no nos damos cuenta de lo que eso nos despista y esos errores te pueden costar la vida.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. Todas las llamadas de atención son pocas a la hora de concienciar sobre este peligro que va en aumento. Buena colaboración
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí, no nos damos cuenta del peligro que tiene.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. Cuánta fuerza tiene la última oración: "Ya no van cogidas de la mano". Tremendo microrrelato.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. La verdad es que me gustó mucho como lo acabé.
      Un besillo.

      Eliminar
  4. Triste pero yo diría que necesario tu micro(y cualquier otra cosa que ayude a concienciar a la gente). Es increíble la cantidad de personas que van conduciendo y mirando el móvil...

    Muy bueno, María. Pocas palabras pero muy bien usadas, me ha gustado mucho.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. La verdad es que hasta que no lo vivimos en primera persona no nos damos cuenta.
      Un besillo.

      Eliminar
  5. Muy bueno María, un relato que a parte de triste, se convierte en una llamada de atención a los que conducimos, para que vayamos atentos a la conducción y no al móvil al navegador y otras zarandajas tecnológicas. La vida es lo más importante de todo lo que tenemos.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, y aun así no aprendemos la lección, pero bueno es lo que hay. A ver si poco a poco pasa como con el cinturón.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.