21/11/15

Un escritor sin ideas

                Érase una vez un escritor sin ideas. Sí, como lo leéis, un escritor sin ideas. Había tenido una gran idea y la había plasmado en un gran libro de súper ventas. Pero a partir de ahí, se le acabaron las ideas. Ya no conseguía que le llegara ninguna a su cabeza.

                Un día le hablaron de un sitio donde podría encontrar las mayores y mejores propuestas. Se trataba de la red. En ella encontrabas de todo y podría llevar alguna de esas ideas a buen término.

                Así que ni corto ni perezoso, nuestro escritor se sentó delante del ordenador, y empezó a investigar ese nuevo mundo que se le abría ante sus ojos. Se encontró con las redes sociales, y decidió que en cuantas más entrara, más ideas tendría. Con lo que se abrió cuenta de Twitter, Facebook, Instagram, Google+, YouTube, y alguna que otra más que se encontró.

                Ahora sí que podría escribir. Más lejos de la realidad, nuestro escritor se pasaba las horas de una red social a otra compartiendo, buscando amigos y los que no lo eran tanto. Cotilleaba las fotos y las vidas de los demás, pero sin sacar ninguna idea.

                Hasta que un día navegando por Google+ se dio cuenta de que existía otro nuevo mundo: el mundo de los Blogs. Ese sí que era para él. Multitud de blogueros escribían sin descanso, relatos, historias, experiencias de vida. Ese sería su mundo.

                Se abrió un Blog, y su primera y única entrada fue hablando del atasco que tenía como escritor. Empezó a adornar su blog, poniendo un montón de gadget a los lados, para que le resultara atractivo a la gente.

                Investigó en otros Blogs y leyó montones de historias, que por desgracia no le traían nuevas ideas a su cabeza de escritor. Se enganchó a las narraciones de otros y ya no podía dejarlas. Se pasaba las horas enteras comentando, leyendo y dando el famoso +1 a las entradas de los demás. Pero su Blog permanecía solitario y aburrido.

                Pasaron los meses y aquello se convirtió en su forma de vivir, ya no pensaba en escribir, lo único que quería era leer. Y buscó una solución. Ahora trabaja en una editorial, es una editorial pequeña y con poco presupuesto, pero es suya. Se pasa las horas leyendo libros de otros, ideas de otros.

                Su Blog no lo ha cerrado, sigue abierto, de vez en cuando el contador de visitas sube una o dos visitas más, pero ya está. Él entra de vez en cuando y lee algunas de esas letras que lo cautivaron, pero ya no tiene tiempo. Ahora lee manuscritos enteros y el rojo es su color favorito.


30 comentarios:

  1. Qué guay! Pues yo firmaría ahora mismo por ser él y poder leer manuscritos, libros e ideas de otros! No sé que me gusta más, leer o escribir! Feliz sábado María! Besuqui!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también firmaba, aunque creo que ahora mismo me gusta más escribir que corregir, leer bien pero corregir... no sé yo, jejeje.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. A pesar de que poder leer manuscritos tiene que ser muy interesante, tu relato me ha producido una cierta pena por ese escritor que acaba renunciando a escribir sus propios escritos, aunque siendo positiva encuentra otro espacio para expresar su creatividad y seguro que lo hace feliz.

    El miedo a no saber de qué escribir, a que se acaben las ideas...a veces, no sé si miedo pero desde la inseguridad del principiante si que tienes dudas, al menos yo alguna vez las siento, sobre si lo que escribes está bien escrito, si transmite algo...supongo que es ese miedo que sienten los que empiezan, aunque algunos escritores con mucha experiencia también lo cuentan.
    Me ha gustado tu relato.
    Un saludo y feliz fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que todos los escritores tienen el mismo miedo o inseguridad. Nunca sabes sí lo que escribes va a llegar a la gente o se va a quedar en un texto mediocre que nadie quiere leer.
      Pero seguro que con la práctica, aunque ese miedo no desaparezca del todo, se amortigua.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. Esto de los blogs es como en el amor: si uno no es correspondido se siente solo y triste. A nuestro pobre escritor no le quedó más remedio que buscar fuera lo que no encontraba dentro. Me he tomado esta historia como una parábola, que yo la he interpretado a mi modo. Supongo que habrán muchas más interpretaciones.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que sí, creo que el pobre escritor buscaba ideas, pero no las encontraba en ningún sitio.
      Un besillo.

      Eliminar
  4. Supongo que cada uno acaba por encontrar su camino en la vida. Tu prota lo intentó todo, pero al parecer no era su destino ser escritor. No es una mala alternativa dedicarse a corregir textos ajenos si tanto le gustaba leer :))

    Un relato interesante, María. Me ha gustado mucho.

    Un besillo de sábado!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que corregir textos ajenos es algo que siempre me ha gustado hacer, bueno no eso literalmente, sino trabajar en una editorial. Y sí él ha podido montar la suya propia, mejor que mejor.
      Un besillo.

      Eliminar
  5. Ayyyy yo también quiero!!!! La verdad es que al igual que tú no me veo corrigiendo pero me encantaría leer y leer y leer...
    Un besito y feliz sábado!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Leer, y leer, no sé yo cuando volverán a ver mis ojos eso otra vez, jajajaja. Solo con eso me conformo.
      A lo mejor un libro al mes.
      Un besillo.

      Eliminar
  6. Leer lo que escriben los demás, y me refiero en este caso a lo que se comparte en los blogs, es un privilegio. Hay auténticos genios en este cybermundo y creo que es otra opción más, no sólo está escribir... pero a mi me daría algo si no tuviera más ideas y no pudiera llevarlas al papel o la pantalla, es lo que he hecho desde niña y no me "entiendo" sin hacerlo.
    Siempre nos haces pensar con tus textos, María, que como sabes, me encantan.
    Un besillo de finde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Chari, me alegra hacerte pensar.
      La verdad es que en este mundo de los Blogs encontramos verdaderas delicias, y escritores que no sabemos porque no tienen un libro en el mercado.
      Pero ya sabemos como es este mundo.
      Demasiado talento para tan poco espacio.
      Un besillo.

      Eliminar
  7. Muy interesante tu entrada y creo que es una disyuntiva que hemos tenido muchos blogueros. Yo la he resuelto tratando de mantener un equilibrio entre el leer y el escribir, al cabo de un tiempo tienes una idea aproximada de a quien lees y por qué. Esos serán los lees y comentas con mayor frecuencia. Revisar que han escrito otros te refresca, en especial cuando estás bloqueado. Pero, cuando he iniciado un escrito personal, no leo a nadie.solo me leo a mí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buena táctica. A mi me encata leer a muchos de los blogueros, pero casi nunca tengo tiempo para todos, y es una pena pero es así.
      Un besillo.

      Eliminar
  8. Regresan a mí cuestiones que me he planteado desde que estoy en este mundillo... Somos escritores, creamos un blog y de pronto nos vemos leídos por otros escritores a los que, a su vez, leemos nosotros. No encontramos puros lectores, nos encontramos en un circuito cerrado, donde los escritores que no tenemos tirada fuera de este lugar, nos complacemos los unos a los otros, por una parte he llegado a pensar esto. Por otra, sin embargo, siento que es de agradecer que, personas con la misma afición, nos apoyemos, nos valoremos y nos demos, quizás, ese empujón que nos hace falta para seguir con nuestra pasión e intentar que cruce otras fronteras, que supere el estado del blog al libro físico, ese que casi todos nosotros queremos que esté en manos de puros lectores.
    En fin, a tu prota no le pasa esto exactamente, pero tu texto me ha hecho reflexionar por estos derroteros...
    ¡Abrazo, Hermana de Letras! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja me alegro de que te haya hecho reflexionar. La verdad es que el mundo bloguero es un mundo complejo. Esta lleo de gente que no conoces y que lees y te relacionas a través de sus letras.
      A mí me parece divertido, porque es una forma de conocer más gente como tú, que al fin y al cabo lo único que quiere es que lo lean.
      Un besillo.

      Eliminar
  9. ¿Sabes? Yo antes participaba en una página (ya no existe) en la que la gente escribía y los demás le destripaban en el texto. Fue como más aprendí. Y ahora me doy cuenta de que a mí también me gusta corregir, aunque ya solo lo hago si me lo piden.
    Un besico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo entré en una página así también, pero la dejé, porque a veces ern críticas destructivas en vez de constructivas, y es algo que no veo bien.
      Un besillo.

      Eliminar
  10. Aunque me da pena que no fuese capaz de desarrollar sus ideas y plasmarlas has dado una importancia a tu personaje que no me esperaba. Le has dado el don de corregir las ideas en vez de crearlas. Muchos pueden tener ideas pero tu personaje es el que sabe cuales merecen la pena y como trabajarlas. Y eso yo creo que es bastante importante!!:)

    Me ha encantado María.
    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoy en día eso es muy importante. Ser crítico y autocrítico es fundamental, y más en este mundo.
      Un besillo.

      Eliminar
  11. Nuestra escritura mejora, creo yo, cuando sabemos ser nosotros mismos nuestros más implacables y desalmados editores y críticos ANTES de compartir con el mundo lo que hemos creado. Hay que tratarse con cariño, pero también tener sentido de autocrítica, ya que los lectores pecan a veces de excesiva buena educación y no nos dicen si algo les ha parecido mal (Aunque también pienso que si a alguien no le gustó el texto, simplemente se abstiene de comentar).

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Opino lo mismo que tú, debemos de tener autocrítica con nuestros textos, y es verdad que hay gente (yo la primera) que no comenta si no le gusta lo que lee.
      Un besillo.

      Eliminar
  12. La verdad es que es una pena que ese escritor publicara algo que fuera un éxito, y nunca más volviera a estar a la altura. No sé si es más triste publicar algo, que sea un éxito, y luego no se consiga repetir por falta de ideas, o tener montones de ideas y pocas oportunidades de publicar un libro con ellas.

    Toda red social tiene sus ventajas e inconvenientes, al menos el protagonista de este texto encontró en una de ellas su salida laboral en la corrección de textos ajenos. ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mejor de esto es que encontró su propio camino, y le hizo feliz. Todos debemos encontrar el camino uqe nos haga felices.
      Un besillo.

      Eliminar
  13. Por lo menos consiguió una parte del sueño, quizás no volvió a escribir pero si disfrutó y difundió lo de otros escritores y eso también es realmente maravilloso.

    Besos!!! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí, que eso también es una buena opción.
      Un besillo.

      Eliminar
  14. Muy interesante. Cierto que en el mundo de los blogs es muy complejo, y que los intereses de cada cual son personales y muy diferentes, aunque en todos ellos subyace el compartir, el sentir que lo que hace transmite cosas a alguien y a la vez enriquecerse con lo que los demás le transmiten. Creo que es independiente de la posible publicación en papel, aunque complementario, eso depende de cada cual
    Yo conozco a mucha gente (bueno, no tantos, pero si algunos), que empezaron escribiendo, como tu prota, y terminaron leyendo y decidiendo sobre los escritos de los demás. No es opuesto, sólo otra opción
    Un placer leerte
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí, y una buena opción, por lo menos desde mi punto de vista, que soy filóloga, y trabajar en una editorial no me desagradaría para nada.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.