18/11/15

Tal como soy



                Creí que eran imaginaciones mías. Que a veces me paso de paranoico y veo cosas donde no las hay. Pero el tiempo es un fiel ayudante, y es el único que te hace ver las cosas como realmente son.

                Desde el primer momento me pareció raro, pero lo deje hacer, lo deje estar. Tus palabras llegaban a mí en un torrente de adulaciones. Me escribías letras preciosas para agasajarme con los mejores piropos. Algo perseguías. Y me lo confesaste, pero mi negativa no te hizo achantarte.

                 Creaste un mundo basado en palabras llenas de admiración, en cortejos uno a uno para llenar el vacío que tenías por dentro.

                Entre en tu mundo, me dejé llevar por tus caricias, por tus ronroneos en mi oreja. ¿A quién le amarga un dulce? Poco a poco me surgieron más obligaciones y tu mundo quedó a un segundo plano. Pero seguía allí, mirando y observando, disfrutando de ese magnífico universo que habías creado.


                Entonces  tus palabras pasaron a ser más frías, ya no me lisonjeabas con tanta atención y tus sentidos no estaban puestos en mí. Te había abandonado y me lo hacías pagar. Lo dejé estar. Sabiendo que tenías a otros a los que dedicabas las atenciones que en un principio eran solo para mí.

                Todas mis sospechas se acabaron cuando dejé tu mundo. Cuando me fui definitivamente. Ya no era especial, ya mis letras no eran las más bonitas, es más, ya no existían para ti.

                Y el tiempo me dio la razón, me agasajabas, me perseguías, me llenabas de terrones de azúcar para alabarte y hacerte más fuerte, para no sentirte solo. Y no porque en realidad pensaras que  yo era bonito y especial. Yo era un mero objeto, una zanahoria para los burros que llegaron detrás. Para esos que aún tienen la venda sobre sus ojos y te siguen hasta el precipicio.

                El tiempo me dio la razón, me ayudó a entender tanta amistad profunda, tanta adulación, me ayudó a saber que solo me querías por interés, por un quid pro cuo.

                 Ahora simplemente soy yo, soy yo en toda mi esencia, y me vanaglorio de tener  más verdad que mentiras. Más autenticidad en ese apartado que no es mío, el único que yo no controlo, el único que no escucha mis letras. Sino la de los que no me han abandonado. De los que siguen ahí porque en realidad sí les gusto tal como soy.


24 comentarios:

  1. Lo jodido es que algunas veces las paranoias se convierten en realidad. Son muy pocos los que permanecen sin esperar nada a cambio.
    Últimamente estás de lo más reflexiva y termino yo también colocando tus reflexiones en algún punto de mi vida. Eso me gusta. ;)
    Un abrazo, guapa. =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de servirte para que reflexiones tú también. De vez en cuando no viene nada mal.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. Ostras. Si he sabido leer entre líneas solo puedo decirte que lo siento,María. Un besito de consuelo y de mucho ánimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, ay, ay, la que he líado. Jajaja. Estoy estupendamente. No me pasa nada. Parece que no me he explicado bien con mi relato. Le he ddo voz a mi Blog, que se queja un poquito de las redes sociales, pero nada más.
      No quiero ni pensar lo que te habrán hecho pensar mis palabras...
      Un besillo.

      Eliminar
    2. Jajajaja, mejor te lo digo por privado porque podrías flipar. Ya sabes, eso de "la mente retorcida de un escritor".
      En todo caso, me alegro de haber estado equivocada.
      Un besico, linda.

      Eliminar
    3. Jajajaja pues estoy deseando leer ese privado. A lo mejor me das una idea para otro relato, jajaja.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. Me ha encantado, pero mejor no te cuento el significado que le doy a tu texto, porque vas a pensar que ando mal de la cabeza...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya tengo curiosidad, porque parece que lo que tenía en mi cabeza, no logré transmitirlo a la realidad. Jajaja.
      Un besillo.

      Eliminar
  4. Si es cierto lo que dejas entrever el relato, lo siento, María. Mucho ánimo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En serio, me dejáis estupefacta. No sé que es lo que indican mis letras que tanta alarma ha creado. Te digo lo que le he dicho a Sue. Le he dado voz a mi Blog para quejarse de las redes sociales. El pobre lo pasa mal. Jijiji.
      Siento haberos hecho creer algo que no era. Yo estoy estupendamente.
      Gracias por tu preocupación.
      Un besillo.

      Eliminar
  5. Noto cambios en tus letras, María... imagino que en ti también...
    Me alegro que seas tú, tal como eres... ;)
    Un abrazo grandote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He dado a entender algo distinto de lo que en realidad quería, siento no haberme explicado bien. Le he dado voz a mi BLog. De hecho lo escribí en masculino para que no hubiera equivocaciones. Creo que no lo he hecho bien del todo, jejejeje.
      Un besillo.

      Eliminar
    2. Jajajaja, ay la que has liado pollito! Jajaja
      Mira el lado positivo... nos preocupamos por ti ;)
      Yo no iba mal encaminada, intuía que iban por ahí los tiros...
      Lo dicho... me alegra que tú y tu blog seáis tal como sois, besotes!!

      Eliminar
    3. Jajajaja la verdad es que sí, la he liado buena.
      No hay mal que por bien no venga. Veo vuestra preocupación y me emociona.
      Muchas gracias.
      Un besillo.

      Eliminar
  6. Usualmente las reflexiones en lo personal las tomo de mis propias caidas y levantes, de mis tristezas y alegrias, entreveo una reflexión muy poderosa entre tus letras un profundo sentir y pensar ademas de un sentimiento muy cercano al corazón, la vida y sus vueltas son de lo mas bello pero a la vez de lo mas intenso, por momentos a oscuras y en ocasiones en hermosos momentos de luz, adelante corazón, adelante con valor que en el tiempo hay rieles por los cuales recorrer el mundo hasta el final donde siempre habrá un bello sonreír después de avanzar un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantan tus palabras, la verdad es que son mucho más profundas de lo que pretendían ser mis letras. Parece ser que le di un sentido euivocado a mi relato.
      Pero me alegro que os sirva para vuestras propias reflexiones.
      Un besillo.

      Eliminar
  7. Pues yo creí que se trataba de un bloc, no de un blog, sino de un bloc de notas que, poco a poco, se sentía solo y abandonado por falta de atención y de esas palabras con las que su propietario/a solía hacerlo feliz. Mira por dónde.
    Pues yo creo que tu blog no tiene por qué sentirse triste y abatido pues amigo/as y visitantes no le faltan.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto que no debe sentirse así. Pero es que los blogs a veces son muy exigentes y quieren que todo el mundo los lea.
      Un besillo.

      Eliminar
  8. No solo por tu texto sino también por algunas otras cosas que nos has ido comentando creo que hablas de una experiencia muy real como bloguera. Aquí y en todas partes la gente es interesada, no da si no recibe, cambia de opinión según el viento que sople y no tiene problemas en alabar y lisonjear si cree que eso le reportará algún beneficio.

    Es una gran decepción descubrirlo, pero lo que debe contar para tí es que tú sí eras sincera en cada palabra que escribiste :))

    Un besillo de jueves, María!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyy Julia, ¿va a ser verdad eso de que hemos encntrado nuestra alma gemela? ¿o será que ya me has leído tanto que me conoces como yo misma?
      Muchas gracias por tus palabras, creo que me siento un poco aliviada de que se me entienda un poco. Aunque supongo que será porque nos conocemos un poquito.
      Un besillo muy grande Hermana de Letras.

      Eliminar
  9. ¡Vaya! He leído tu texto y los comentarios y... sí, la has liado parda, je, je. Yo, al leerlo, entiendo lo que quieres decir del blog, tal como lo expresa Julia, pero te conozco poco. A veces es mejor no tener tanta información, je, je, porque te llevas cada susto...
    En cuanto al tema, pues sí, las redes sociales son interesadas y los blogs también. Que no lo es. Hasta el whatsapp. Pero bueno, creo que, como decís, lo más importante es mantener la integridad y ser sincero, tanto en tus opiniones como en tus actos. Las lisonjas no están mal, pero solo si son sinceras, por supuesto. Al que no lo es yo creo que al final se le acaba viendo el plumero, pero bueno, si no es así, que le vaya bien
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como bien dices, al final se nos ve el plumero, o como también se diría, se pilla antes a un mentiroso que a un cojo.
      La verdad es que sí, la he liado parda, jajaja. Procuraré ser más concreta la próxima vez.
      Un besillo.

      Eliminar
  10. Una divagación muy buena María.

    Ese doloroso sentimiento el de la decepción, que siempre va de la mano del interés.
    Nunca podré entender el que regala la estima sin sentimiento real, ya que si no hay base no merece la pena. Pero esta sociedad insana parece que lo entiende como un logro o meta, por conseguir algo... y yo me pregunto ¿el qué?

    Nada, eso es igual a perdida, (creo que empiezo a divagar también) ;)

    Me has hecho pensar, supongo que debemos valorar más los pasos que damos y sobretodo como los damos.

    Besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, supongo que tienes razón. Mucha gente no da nada sino espera recibir algo a cambio. Somos egoístas por naturaleza. Aunque creo que unos más que otros.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.