25/11/15

La llama encendida



                Abandonan, primero uno y luego el otro, la habitación del hotel. No quieren ser vistos juntos. Cualquiera diría que los gritos y gemidos que salían de aquella morada, eran de dos octogenarios.



                Después de años sin hablarse, después de sus últimos días como pareja tirándose la vajilla a la cabeza, decidieron separarse. Treinta y cuatro años más tarde se reconocieron en un café y la chispa volvió a surgir. Ahora se ven a escondidas de sus hijos como dos adolescentes en celo.



24 comentarios:

  1. Me has hecho sonreír... Al amor no hay quien lo entienda, pero sí que es cierto que sin esa llama se va consumiendo hasta morir. Aunque en este caso no estaba muerto, solo estaba la vela apagada! Jejeje ;)
    Buen micro, María!
    Besitos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí apagada, pero no hay nada como un buen fuego para volver a encenderla.
      Me encanta haberte hecho sonreír.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. Jajajaja. Me ha encantado, oye.
    Besico grande.

    ResponderEliminar
  3. Genial, con su toquecillo de morbo (al menos para mi) y de romanticismo. Tan breve y tan bien expresado... qué gusto leerte, María.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, con que buenos ojos me lees siempre.
      Un besillo.

      Eliminar
  4. La llama del amor se reavivó con más fuerza y ganas, será verdad que para disfrutar del amor, la edad no cuenta.
    jajajajaaj Qué bueno María, un corto relato que de mucho para pensar.

    Genial!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto que la edad no tiene nada que ver, jajaja. Cada edad tiene lo suyo.
      Un besillo.

      Eliminar
  5. Qué bonito, María!! Me parece muy bien que estas dos personas aprovecharan su segunda oportunidad. No solo a esas edades, sino siempre, hay que tomar lo que la vida nos pone en el camino como un regalo. Es muy tierno que tuvieran que esconderse de sus hijos, ji, ji.

    Un beso grande!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que primero nos escondemos de nuestros padres, y después de nuestros hijos.
      Un besillo.

      Eliminar
  6. Es un reencuentro curioso, pero seguro que se dan casos así, tantos años separados, tras una relación insana, para, llegada la vejez, volverse a rejuntar furtivamente y dar rienda suelta a su recientemente renovada pasión. Un micro estupendo, una larga historia de amor en unas pocas palabras.
    ¡Abrazo, Hermana de Letras! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces nos metemos en relaciones que podrían llegar a buen término, pero que no lo hacen. Por supuesto, tenemos el tiempo para que nos ayude.
      Un besillo.

      Eliminar
  7. Vaya! Quizá deba poner en práctica ese sistema, a ver si de este modo volvemos (mi mujer y yo, claro) a perder la cabeza y a explosionar de pasión, jaja
    Bromas aparte, me ha gustado mucho este brevísimo relato de amor y pasión recuperada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja pues ya sabes, alá que nunca es tarde. La cosa es proponérselo.
      Bromas aparte, muchas gracias, me alegro de que te haya gustado.
      Un besillo.

      Eliminar
  8. Ains, qué bonito, a hurtadillas como adolescentes, jiji =)
    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siii la vida es un ciclo constante, siempre volvemos al principio.
      Un besillo.

      Eliminar
  9. es un relato corto pero me ha emocionado ,,que bonito a cualkier edad el amor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El amor siempre tiene que esta ah´, nos hace la vida mucho más dulce.
      Un besillo.

      Eliminar
  10. Que bonito, sobre todo saber que se ven a escondidas de sus hijos. Es como un amor furtivo, de esos que aportan emoción a la relación y algo de morbo, no lo podemos negar. Me ha emocionado, encantado. Una buena forma de contar tanto en tan pocas palabras. Enhorabuena.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. La verdad es que eso de hacerlo a escondidas le da un toque más especial. Seguro que así lo disfrutan más.
      Un besillo.

      Eliminar
  11. Bribonzuelos. Ains. ; )

    Un beso, María. : )

    ResponderEliminar
  12. Que bueno, je... Nunca es tarde si la dicha es buena.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que no, y mucho menos para utilizar las habitaciones de hotel.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.