30/11/15

La búsqueda XXIV





 SINOPSIS DE LOS PERSONAJES



HADAS:

DRÍADES: Hadas de Tierra.

SALAMANDRAS: Hadas de Fuego.

ONDINAS: Hadas de Agua.

SILFOS: Hadas de Aire.


DRÍADES: 

Arien: Reina de los Dríades.
 
Eglantina: Maestra Dríade.

Ellyon: Buscador Dríade.

Abatwa: Dríade desterrado.

SALAMANDRAS:

Nimue: Reina de las Salamandras.

Glasting: Maestra de las Salamandras.

Leanan: Buscadora anterior.

Morrigu: Buscadora de las Salamandras.

ONDINAS:

Oonagh: Reina de las Ondinas.

Lorelei: Antigua buscadora y pareja de Abatwa.

Licke: Buscadora de las Ondinas.

SILFOS:

Moira: Reina de los Silfos.

Edrielle: Buscadora de los Silfos.


ELFOS OSCUROS:

Zelantina: Reina de los Elfos oscuros.

Dagmar: Hijo de Zelantina y Guerrero Ede los Elfos Oscuros.

Sharku: Guerrero de los Elfos Oscuros.

Shiary: Hermana de Sharku.

Morathi: Elfa guerrera.


 CAPÍTULO XXIV

                Edrielle se despertó con un murmullo de voces. Los elfos se habían levantado y discutían sobre algo. Vio como Dagmar y Sharku se enfrentaban, mientras Shiary se mantenía al margen y Morathi apoyaba a Sharku.

                Todos estaban listos para emprender el viaje, pero ninguno se movía. Edrielle no sabía sí levantarse y que vieran que los estaba escuchando, pero cuando se iba a incorporar, una voz en su cabeza la interrumpió. “Llevo rato escuchándolos, tienen miedo a los centauros, quieren irse y seguir el camino por separado. Sharku quiere ir por las montañas, prefiere los peligros que conllevan, pero Dagmar quiere seguir con nosotros. Así llevan una hora.”

                “Abatwa no podemos dejar que se vayan, hemos hecho un pacto. Se lo debemos a Fénix.”

                “Nosotros no estamos haciendo nada. Son ellos los que quieren irse, los que abandonan la tregua, y yo feliz de que lo hagan. No se lo voy a impedir. Ellos no pueden encontrar los huevos, esto no tiene ningún sentido, no tiene futuro alguno.”

                “Lo sé, sé que tienes razón, pero me había hecho a la idea…”

                “Edrielle no seas ilusa, sabes lo que son y para que quieren los huevos, el que te hayas encontrado con un elfo que crees que es diferente, no quiere decir que el resto de su especie no siga queriendo lo de siempre.”

                Edrielle suspiró, sabía que Abatwa tenía razón, demasiadas búsquedas a sus espaldas, demasiado ya visto para engañarse a sí misma. Aquello no iba a llegar a ninguna parte. Necesitaban encontrar los huevos antes que los elfos si querían que los dragones siguieran a salvo.

                Los demás buscadores habían escuchado la conversación de Abatwa y Edrielle, ninguno entendía nada. No sabían porque querían los elfos los huevos, ni siquiera se habían detenido a pensarlo. Pero Morrigu no estaba de acuerdo, no sabía lo que había pasado hasta la fecha, pero lo que sí sabía era lo que había sentido al unirse con Dagmar.

                - ¿Dónde vais? – La Salamandra se levantó y se encaró a los elfos. – Aún nos queda camino juntos.

                Sharku y Morathi se pusieron en posición defensiva, y con sus armas apuntaron al hada.

                - ¿Crees que vamos a entrar en territorio de centauros con vosotros? Estamos hartos de viajar al lado de seres tan débiles. Nos vamos, buscaremos los huevos por nuestra cuenta. Sabemos que tarde o temprano el desterrado se volverá contra nosotros. ¿Y quién dice que no nos matará una noche? – Sharku habló por los suyos.

                - No somos así.

                - Habla por ti Morrigu. – Abatwa estaba también en posición defensiva, estaba listo para luchar.

                - Dagmar, sabes cuales son mis intenciones, sabes que no vamos a haceros daño. – Morrigu apeló a la unión que tenía con el elfo.

                - Lo siento.

                Fue lo único que Dagmar pudo decir, y acto seguido los elfos salieron corriendo en dirección opuesta. Ninguno miró atrás, para ver cómo Morrigu se encaraba con Abatwa, como empezaba una pelea que acabaría con la Salamandra derrotada, y que empezaría una grieta entre los buscadores que haría que la búsqueda fuera aún más difícil.


4 comentarios:

  1. Enfrentamientos internos; ya no solo los elfos son el problema para nuestros buscadores: ahora también hay una grieta entre ellos, como bien se dice al final. ¿Cómo influirá eso en la Búsqueda? Por otro lado, los elfos se han ido por su cuenta, ¿qué hará Fénix? Y planteas una nueva incógnita: ¿para qué quieren los huevos los elfos? Veremos qué ocurre cuando entren en el territorio de los centauros.
    Abrazo, María.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que los problemas nunca vienen solos y los elfos han traído un poco de peleas entre las hadas. Esperemos que se pase pronto, porque para estar frente a los centauros hay que estar bien unidos.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. Edrielle y Abatwa no revelan las verdaderas intenciones de los Elfos sobre los huevos de dragón, sin embargo, dejan claro que, si quieren que estos estén a salvo, deben impedir que ellos los encuentren primero. Los elfos deciden marchar solos en su propia búsqueda, y la lucha entre Morrigu contra Abatwa, y vencida por este último, crea una brecha entre las Hadas. La búsqueda se complica, necesitan unir sus fuerzas para entrar en el territorio de los centauros. Ni el Fénix sabe que nos depararán los siguientes pasos de esta fascinante aventura.
    Gracias por crear y compartir tan apasionante experiencia narrativa, María.
    ¡Abrazo grande, Hermana de Letras! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por leerla, ya te echaba de menos por estos mundos.
      La verdad es que me resulta un poco complicado seguir con esta historia, pero me encanta.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.