20/11/15

Como me gusta





                Me dicen que no puedo hacerlo. Me lo prohíben, me sugieren que es malo y que voy a tener consecuencias a la larga si lo hago. Me miran raro mientras les explico que me queda poco tiempo de poder hacerlo. Me hacen gestos, dándome a entender “allá tú, pero que sepas que lo que haces está mal”.

                Pero no puedo evitarlo, me encanta la sensación de tu pequeño cuerpo junto al mío. Me encanta abrazarte y sentir el calor que desprendes. Me encanta oler tu pelo a champú de bebé, mientras lo acaricio. Me siento completa contigo entre mis brazos. Como me llamas la palabra que más me gusta entre sueños, “mamá”.


                Y no me importa no dormir, no me importa levantarme medio sonámbula con esas pequeñas sombras bajo mis ojos. No me importa, porque tengo mi recompensa. Te tengo junto a mí, te siento, te huelo, saboreo tu respiración tranquila mientras sueñas con princesas, hadas, unicornios y purpurina.

                Y no me importa que según digan los expertos más renombrados de este planeta, te esté causando el peor de los males. Y no me importa que otras de mi misma especie me juzguen porque disfrute de esos momentos. Soy feliz y tú también, llamadme loca, pero para mí eso es mucho más importante que conseguir las ocho horas de sueño.

                Como me gusta que duermas conmigo, cogerte tu manita y entrelazar tus dedos con los míos, oír tu pequeño corazón como galopa al son de tus aventuras. Y te miro, y me encantaría estar en esa pequeña cabecita  que guarda los más grandes tesoros.

                Como me gusta que duermas conmigo…


18 comentarios:

  1. Qué bonito!!!! Qué bien huelen las cabecitas de los bebés, ainnns!!!! Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Síii es que me encantan, no puedo evitarlo.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. Y a mí tb me encanta,y a ellos también y aunque alguien me dice que tienen q dormir en sus camas, no me importa tenerlos cerca, hasta que ellos quieran! Aquí está la mami como un osito de peluche. Me ha encantado María! Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que son pocas veces las que se vienen a mi cama. Ellas prefieren dormir a pierna suelta en las uyas. Pero cuando en mitad de la noche oigo sus pasitos y se acercan a mi cama, les dejo un huequito con el mayor de los gustos.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. Ohhh q tierno María... No tengo hijos, pero si lo q siento con mis sobrin@s ya es la bomba, cuando sea madre tiene q ser impresionante.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con los sobrinos también es espectacular, la verdad es que dormir con un bebé es una delicia. Aunque mis niñas se llevan la palma.
      Un besillo.

      Eliminar
  4. Ay! Que ganas tengo de dormir con mi niña! En mi imaginación se crean imagenes tan tiernas como las que describes... que ganas tengo de abrazarla! Y que sea todo el tiempo que las dos queramos... un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí, que sea todo el tiempo que queramos, es lo mejor.
      Un besillo.

      Eliminar
  5. Ja, ja, ja. Me río yo de los manuales de cómo ser padre/madre. Y me vuelvo a reír. Ja, ja ja.
    Lo que creo que es una verdad incuestionable es que, como tú misma dices, hay poco tiempo, y hay que aprovecharlo.
    Si te gusta, hazlo. Hagas lo que hagas nunca podrás saber si has hecho lo correcto, o te has equivocado (aunque muchos sí lo sabrán por ti), pero lo que sí sabrás es que has hecho lo que has querido.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también me río de esos manuales, la verdad es que la mayoría de las veces los padres y las madres actuamos por instinto, y creo que es la mejor manera. Lo que digan los demás que se lo queden.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Yo solo he dormido siestas con mis sobrinos cuando eran pequeños y doy fe de que es una gozada sentir esos cuerpos diminutos tan suaves y calientes, con esas caritas de inocencia y sus párpados cerrados, el olor, incluuso esos pequeños respingos que dan a veces.
    Si es bueno o no para los niños, como tita, no es algo que me deba preocupar. Por esta vez me he librado!! jajajajja.
    Un post muy tierno, María, me ha gustado mucho.
    Besitos de viernes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que sentir el amor de su tita es algo buenísimo. Igual que el de una madre y un padre. Y dormir con ellos es una de las mejores formas de sentirlo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Me parece perfecto que los tengas cerca mientras ellos lo deseen, sé que el AMOR no puede causar ningún mal a los hijos. Al contrario. Esos momentos de intimidad son inestimables, y eso es así tanto para la madre como para sus pequeños. Disfrutad de ellos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que tampoco puede hacer daño, eso sí, ahor se dicen un montón de cosas sobre lo que es bueno para tus niños que una ya no sabe hacia donde mirar.
      Un besillo.

      Eliminar
  8. Yo lo hacía y es una sensación impagable. Los Bebés están para eso: acunarlos, comértelos a besos y abrazarlos.
    Y el que diga lo contrario es que no lo ha experimentado.
    Precioso el recuerdo que no me importaría repetir. Y no soy madre.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que es estupendo sentirlos y acucharlos. Son lo mejor de la vida. Además llega un momento en el que ya no quieren que los acunes, así que hay que aprovechar cualquier instante.
      UN besilllo.

      Eliminar
  9. Es un texto, un sentimiento y una sensación, totalmente hermosos. Que digan lo que quieran, yo también he disfrutado y aún disfruto a veces de dormir con mis hijos. Hace poco que ambos duermen en sus camas, en su habitación, pero el pequeño aún viene a medianoche y se abraza a mí o a su madre. Lo describes de una manera tan bella, sentir a su corazón galopar en la palma de nuestras manos, es lo mejor del mundo. ¿Expertos que dicen que eso es malo? Anda y que se acuesten en una cueva helada con sus tonterías... También he de confesar que a veces me he sentido oprimido, con falta de espacio e intimidad, pero el bienestar siempre ha salido triunfante.
    ¡Abrazo, Mamá Escritora! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que la intimidad se resiente un poco con nuestros pequeños visitantes. Pero se gana mucho, y sabemos que eso no durará toda la vida, porque con veinte años no se meterán en nuestra cama (o eso espero) jajajaja.
      Por cierto me has hecho reír con lo de la cueva helada.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.