16/10/15

Otoño



                El viento paseaba las hojas, las mecía de un lado a otro suavemente, mientras ellas se dejaban llevar. Algunas sucumbían a la fuerza del aire y volaban libres al son que les ululaba, otras se agarraban fuertes a sus raíces, para que el viento no se las llevara lejos.

                Sabían de su suerte sí se dejaban llevar. Llegarían a alguna parte del suelo, donde morirían viejas y arrugadas, con el color marrón de la muerte. Solas, sin sus hermanas, abandonadas.

                Las más aventureras hacían caso omiso de lo que les susurraban aquellas que tanto se aferraban, se dejaban llevar solo por sentir ese instante de plenitud, ese momento de libertad, que solo el aire les daba. Y cuando llegaban al suelo, lo hacían completamente felices y seguras de haber vivido una vida llena de aventuras.

                Las que se agarraban con fuerza al árbol que les dio la vida, caían inexorablemente con el paso del tiempo. Lo hacían rápido, y sin ningún vuelo adicional. Caían a plomo, como si de un saco de cemento se tratara. Caían al suelo, sintiendo que se les escapaba algo de la vida, pensando que aquel no era su momento. Muertas de miedo por lo que vendrá después.

                Y es que al final el otoño llega para todas.


12 comentarios:

  1. Me gusta cómo desmenuzas lo cotidiano invitando a la reflexión... Siempre merecerá la pena sentir ese instante de plenitud, ¿no crees?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es mejor arrepentirse por lo vivido que por lo que no se ha hecho nunca.
      Me alegro de que te haya gustado.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. ...el otoño ha de llegar para todo y para tod@s! Bonita reflexión Maria! Diferentes maneras de vivir la vida, intensamente, dejándote llevar, o amarrado a una rutina esperando llegar tu caída din que el aire pudiese acariciar ni un segundo tu ser. Me gustó mucho! Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. La verdad es que salió sin más. Las musas me hicieron una visita fugaz.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. Agarrarse al árbol no evitará el final, y además te impedirá vivir y disfrutar del trayecto :)
    Precioso, me encanta!!!
    Besillos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo. A volar libres que es lo que toca, jejeje.
      Un besillo.

      Eliminar
  4. El miedo a arriesgar, con este texto invitas a la reflexión.
    El fin llega para todos, no importa el tiempo que te aguardes de él.
    Muy bonito María.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí el miedo a arriesgar, todos lo tenemos, si no es por una cosa, lo es por otra, pero sí todos tenemos miedo a algo. Lo mejor es intentar superar nuestros miedos y vivir todo lo que podamos.
      Un besillo.

      Eliminar
  5. Una bonita metáfora sobre las diferentes formas de vivir, sobre las diferentes actitudes. El final llegará igualmente, es incuestionable, pero hay muchas formas de hacer el camino hasta ese final...

    Delicioso relato para reflexionar, María. Me ha gustado mucho!!

    Besitos de sábado por la tarde :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchos caminos diferentes, y todos te llevan al mismo sitio. Lo mejor es elegir el mejor camino para ti, ese que se adecúe a todo tu ser.
      Un besillo.

      Eliminar
  6. Un canto a la vida con la melancolía del otoño. Muy bonito María. Aprovecha lo que la vida te da, sin pensar en lo que vendrá después. A fin de cuentas, como dijo alguien que no recuerdo "El ayer es historia, el futuro es desconocido y el hoy es un regalo, por eso se llama presente. disfrútalo". Me ha gustado. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí, hay que vivir el presente sin regodearnos en el pasado y sin pensar en el que pasará. Que más o menos es lo que has dicho tú. Jijiji. Me repito.
      Muchas gracias por pasarte.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.