3/10/15

La gula me persigue, pero yo corro más rápido





                Estoy de dieta, si señores, estoy de dieta y matándome a hacer ejercicio. Llevo dos meses así, sin parar. Pasando hambre y reventándome los músculos, sudando por todos los poros de mi piel. He adelgazado exactamente 11 kilos y 230 gramos. Poco para todo lo que me queda por adelgazar.

                Aún tengo la talla… bueno no os voy a decir mi talla, solo deciros que Mango, Desigual, Bershka, Zara,… y muchas otras están vetadas en mi recorrido para comprar ropa. Estoy harta de que la gente me mire por la calle y me juzgue sin conocerme. Y he decidido tomar cartas en el asunto.

                No soy dulcera, pero me encanta comer, no entiendo la gente que se deja comida en el plato, la comida es uno de los mayores placeres del mundo, sobre todo la buena comida. Y yo ahora como bien, he aprendido a hacer las verduras de mil maneras distintas, lo verde es lo que abunda en mi plato. Pero a pesar de comer de todo, cinco veces al día. Siempre, siempre, tengo hambre.

                Me imagino comiendo millones de cosas, un chuletón poco hecho, un plato de cocido, una paella de bogavante, unos espaguetis carbonara, una pizza barbacoa, una tabla de quesos de los más fuertes, una hamburguesa con pan completa, una tostada de sobrasada,…

                Y mientras la gula me invade de pies a cabeza, aquí estoy corriendo en la cinta, mientras mastico una suculenta zanahoria.


6 comentarios:

  1. Ayer pereza, hoy gula, te faltan cinco, ;)

    Besos María.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me faltan cinco. Una semana, siete pecados.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. Con todas las cosas ricas que menciones en tu post lo que menos se me apetece es una zanahoria. Creo que yo también debería subirme a esa cinta para ver si me mentalizo de que el hambre no existe y de que lo verde mola mucho más que una paella jajajaja.

    Ya estoy deseando leer sobre tu visión de los otros pecados capitales, je, je.

    Un besillo de sábado, María!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces lo verde también apetece, pero sí es por obligación, hasta una paella nos parecería mala. Jejeje.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. Me ha entrado hambre con tus letras... Me voy a comer una onza de chocolate con almendras...
    ¡Abrazo, Hermana de Letras!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ummm que rico. Mira que no me gusta mucho el chocolate, pero si es con almendras...
      Un besillo Hermano de Letras.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.