13/10/15

La cueva de los tesoros



                Entro en la cueva de los tesoros, y como Ali Babá pronunció las palabras mágicas “Ábrete Sésamo”. Las puertas de cristal se abren ante mí.

                Entro en ese mundo de papel, ese mundo prohibido, de adultos. Y por un momento, me encuentro perdida. Mis ojos van de un lado a otro sin saber dónde posarse. Demasiado tiempo en la sección infantil. Hacía mucho tiempo que no había vuelto por aquí.


                Poco a poco, como sin pensarlo, vuelvo a entrar, vuelvo a moverme como pez en el agua. Quien tuvo, retuvo, se suele decir. La entrada no se me ha vetado todavía.

                Todos los recuerdos se agolpan, se acumulan. Sonrío ante los viejos conocidos, nombres que me hicieron soñar antaño y que ahora podrían volver a hacerlo.

                Títulos que me llaman, cojo alguno, leo la contraportada. Me gusta, lo dejo. Acaricio un lomo. Nombre conocido, pero ningún viaje. Lo cojo, lo hojeo, lo huelo.   Todos huelen diferente. Todos son distintos.

                Me paseo entre ellos, despacio, leyendo por encima, viendo títulos que me llaman, y otros no tanto. No tengo prisa.

                Me los imagino dentro de mi colección, dentro de sus paredes blancas. Viviendo historias nuevas, jugando nuevos retos. En definitiva, leyendo.


12 comentarios:

  1. Ay, me hiciste sentir esa sensación única de la lectura. Apasionante ese mundo...los libros duermen a mi lado. A veces tengo alguno que me sirve como "consejero" y lo dejo en la mesilla siempre, para tenerlo a mano. Yo no podría vivir sin libros, María! Besitos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco podría vivir sin ellos, pero he de confesarte algo, no me gusta nada leer en la cama. De hecho en mi mesita de noche no verás ningún libro, jejeje.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. Ayyyy qué maravillosa es la lectura!!! ¿No te gusta leer en la cama? A mí me gusta leer cinco minutitos antes de dormir, me ayuda a conciliar el sueño. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayy nunca he entendido eso de leer cinco mnutos, yo siempre quiero más. Y me sabe a poco y me daja mal sabor de boca cuando no puedo.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. Precioso texto, tan evocador para los que amamos los libros... yo sí soy de lectura en la cama... y en todas partes. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Los libros son un gran tesoro que hay que cuidar.
      Un besillo.

      Eliminar
  4. Felicitaciones María y feliz paseo por esa cueva de los tesoros.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Ha sido un gran paseo, espero dar muchos más.
      Un besillo.

      Eliminar
  5. Todo un tesoro y todo un mundo que se abre ante nosotros si deseamos descubrirlo. Muy bien escenificado ese placer de la lectura y de sus muchas posibilidades. Precioso, María!!

    Un besillo nocturno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Julia. Esos paseos los echaba de menos, y la verdad es que me encanta tomarme mi tiempo entre libro, sin que nadie me meta prisa, ni haya niñas pidiendo ir a la sección infantil, jajaja.
      Un besillo.

      Eliminar
  6. Hermoso trazo, oda a la lectura y al interminable mundo de la ficción.
    ¡Abrazo, Hermana! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Hermano de Letras. Un paseo por estos mundo siempre viene bien para despejar la mente.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.