10/10/15

La Búsqueda XX





SINOPSIS DE LOS PERSONAJES

HADAS:

DRÍADES: Hadas de Tierra.

SALAMANDRAS: Hadas de Fuego.

ONDINAS: Hadas de Agua.

SILFOS: Hadas de Aire.


DRÍADES: 

Arien: Reina de los Dríades.
 
Eglantina: Maestra Dríade.

Ellyon: Buscador Dríade.

Abatwa: Dríade desterrado.

SALAMANDRAS:

Nimue: Reina de las Salamandras.

Glasting: Maestra de las Salamandras.

Leanan: Buscadora anterior.

Morrigu: Buscadora de las Salamandras.

ONDINAS:

Oonagh: Reina de las Ondinas.

Lorelei: Antigua buscadora y pareja de Abatwa.

Licke: Buscadora de las Ondinas.

SILFOS:

Moira: Reina de los Silfos.

Edrielle: Buscadora de los Silfos.


ELFOS OSCUROS:

Zelantina: Reina de los Elfos oscuros.

Dagmar: Hijo de Zelantina y Guerrero Ede los Elfos Oscuros.

Sharku: Guerrero de los Elfos Oscuros.


 CAPÍTULO XX

                Los preparativos para la Búsqueda estaban siendo más largos de lo que Ellyon había pensado. Todo tenía un ritual, y ya estaba empezando a cansarse de esperar por cualquier tontería.


                Los elfos oscuros y los duendes habían desaparecido. Decidieron irse a su hogar para preparar el viaje y decidir quién iría en la búsqueda. Zelantina y las demás reinas hablaron y decidieron que irían todos juntos en la primera etapa del viaje. Dejarían sus diferencias a un lado por el bien de todos. Sobre todo por el Fénix, que así no tendría que ir de campamento en campamento.


                Al principio, hadas y elfos se mostraron reacios. Pero con la ayuda del ave consiguieron tener a todos más o menos contentos.


                Desde el enfrentamiento de Morrigu y Dagmar, Abatwa se mostraba cada vez más huraño. No se acercaba a los demás buscadores, si no era estrictamente necesario. Había vuelto a cerrar su mente. Con Morrigu no había vuelto a hablar ni a luchar. Todos estaban tristes por su actitud, pero por mucho que Licke y Edrielle hablaban con él, no daba su brazo a torcer.


                Aquella mañana, era el día anterior de la partida. Todos los buscadores se levantaron más temprano para sus ejercicios matinales. Abatwa no apareció. Ellyon se estaba desesperando, estaba perdiendo la paciencia. Sobre todo, cuando veía el halo de tristeza que desprendía Morrigu. En una ocasión, Edrielle intentó ayudarla, y Morrigu reaccionó bastante mal. Así que no volvió a hacerlo.


                Aquella situación los estaba separando, y no era bueno para empezar la búsqueda. Mientras observaban la salida del sol, Ellyon tomó una decisión. Se estaba tratando a Abatwa con demasiada condescendencia. Ya iba siendo hora de que alguien le dijera lo que pensaban realmente. Así que cuando acabaran el entrenamiento iría a buscarlo.


                No hizo falta, en plena lucha grupal, Ellyon vio a Abatwa sentado escondido mientras los observaba. Pudo ver en su cara algo de tristeza y añoranza, todo lo contrario a la cara desafiante que había tenido hasta ahora. En cuanto se dio cuenta de que Ellyon lo miraba su rostro cambió.


                - ¡Eh tú! – Ellyon se fue hacia él, ignorando a Licke, que iba hacia él en ese momento. – Ya estamos hartos de tu actitud. Te comportas como si fueras el más herido por esta situación. ¿Te has parado a pensar en cómo se siente Morrigu?


                Abatwa se levantó con actitud arrogante.


                - Tú no eres…


                - Ni se te ocurra, ni se te ocurra decirme lo mal que lo estás pasando, ni decirme que yo no soy quien para decirte nada. Somos buscadores y estamos unidos, te guste o no. Eso no lo podrás cambiar. Nadie te invitó a venir, viniste porque quisiste. Si no quieres estar con nosotros solo tienes que volver al fango de donde saliste a regodearte en tu tristeza.


                Abatwa dio media vuelta para irse, se le veía agotado.


                - A nosotros nos gustaría que te quedaras. Eres nuestra fuerza.


                Ellyon se acercó a él y le puso la mano en el hombro. Los demás buscadores, que hasta ese momento no habían intervenido, se acercaron a los dos. Abatwa se dio la vuelta, y en ese momento abrió su mente por completo. Miles de imágenes y sentimientos golpearon al Dríade y a los demás, que no se lo esperaban. Ellyon pudo ver la vida de Abatwa con todo detalle. Su ceremonia de iniciación, como se enamoró de Lorelei, su vida como humano, las decepciones, las alegrías, el odio a los elfos y su motivo, pudo ver todo y sentir todo.


                Se abrazaron y Edrielle repartió un poco de alegría en aquellas hadas lo suficientemente empáticas como para aceptar los sentimientos del Dríade como suyos propios.


                Abatwa se acercó a Morrigu y junto su frente a la de ella.


                - Lo siento. – Lo dijo en un susurro, pero para que todos pudieran escucharlo. Aunque esas palabras eran para la Salamandra, los demás se sintieron mejor.


                - Bueno, hay que preparar una búsqueda, y hoy es la fiesta de la partida, así que nos queda poco tiempo. – Licke era la más optimista de todos. Estaba deseando comenzar con la Búsqueda, y ahora que todos estaban juntos de nuevo, era el momento.

                

6 comentarios:

  1. El hilo conductor de la trama sigue siendo apasionante y está escrito con magna destreza y enorme belleza narrativa. Por favor, entended a Abatwa, el pobre fue desterrado tras sufrir muchas miserias, dad gracias que no se ha ido de vuestro lado para no volver jamás, necesita un amor qué, de nuevo, recimponga su corazón roto... Jejeje
    Como ves, me pongo en la piel de mi Dríade. Lo disfruto mucho, María.
    ¡Abrazo enorme, Hermana de Letras! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Abatwa tiene mucha carga detrás. Y con esa carga, difícil es llevarlo bien.
      Pero estoy segura de que la unión será muy especial.
      Un besillo Hermano de Letras.

      Eliminar
    2. Si no lo dices, ni me había dado cuenta del "recomponga".

      Eliminar
  2. Una división que impide llevar a cabo la búsqueda como es debido. Una unión que se realiza gracias a Ellyon, quien vuelve a tomar el mando de la historia para enfrentarse a uno de los personajes más complejos e interesantes: Abatwa. Un capítulo en el que se demuestra que la unión hace la fuerza. Una gran escena que destaco es cuando Ellyon le pone la mano en el hombro a Abatwa y este abre su mente, llenando de imágenes de su vida a los demás. Y por último... ¡ya está a punto de comenzar la búsqueda! A ver qué aventuras les depara...
    Un abrazo, Compañera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, después de tanto esperar, por fin vamos a empezar la búsqueda. ¿Qué aventuras les deparará?
      Un abrazo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.