22/10/15

El cementerio



                Los cinco de negro, ataviados con capuchas. Nuestros pasos se dirigían directamente al cementerio del pueblo. Como en todos los pueblos siempre se decía que se oían voces y los muertos salían de sus tumbas. A nuestros dieciséis años, estábamos sedientos de aventuras.

                Yo llevaba la ouija, Laura la botella de tequila que le había robado a su madre y los demás seguían nuestros pasos cogidos de la mano.

                Lo que pasó aquella noche no se lo hemos contado a nadie, hasta hoy.

                Nos sentamos ante las lápidas más antiguas del cementerio, en círculo con la tabla en medio. Sabíamos que por la mañana aquello se llenaría de vivos visitando a los muertos que ahora visitábamos nosotros. Fuimos pasando la botella, y bebiendo, mientras nuestras manos se deslizaban por la tabla.

                Cualquier sonido era motivo de un grito ahogado, mirábamos a nuestras espaldas continuamente.

                De repente susurros a nuestro alrededor, sombras acercándose a nosotros con sus manos acusadoras en busca de alguna víctima.

                - ¡Arriba holgazanes! ¡Qué poco respeto a los muertos!

                El sepulturero nos zarandeaba, mientras cientos de ojos nos miraban reprochando nuestra conducta. El sol nos deslumbraba. Nos habíamos dormido.



52 comentarios:

  1. Esto nos ha pasado a casi todos, más o menos. Siempre sugerentes tus relatos María, un día te tomo la idea para hacer uno parecido...si me dejas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto que te dejo.
      La verdad es que yo siempre he sido muy miedica y nunca he jugado con ese tipo de cosas.
      Un besillo.

      Eliminar
    2. Muy bueno el relato.
      Pensé que todos los muertos habían salido de sus tumbas, ja ja ja.
      y a todos les había dado un infarto.
      Un gran abrazo.

      Eliminar
    3. No, todos están en sus tumbas a gustico.
      Jijijiji
      Un besillo.

      Eliminar
  2. Jajajjajajja. ¡Malditos críos!- debió pensar el sepulturero. Lo de la ouija pierde toda magia e interés sin la botella de tequila. Es fundamental para el contacto con el más allá...
    Besos, María.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que seguro que no son los primeros que encuentra el sepulturero.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. Jajajaj, me encanta!!!! Yo soy muy de historias de cementerios y sepultureros, tuve una época en que escribía mucho de eso.
    Está genial. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Ah sí? Yo la verdad es que no soy muy fan del miedo. POrque es para un concurso, que sino...
      Jajaja
      Un besillo.

      Eliminar
  4. Todos, de críos, hemos buscado la aventura y tentado a la suerte. Fantasmas y espíritus nos acechaban por la noche en sueños pero lo pasábamos muy bien escuchando historias "de miedo".
    Gratos y tenebrosos recuerdos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay yo no. De verdad que nunca me han gustado. Soy muy miedica. Mi hermanasí, ella es mucho más valiente que yo.
      Un besillo.

      Eliminar
  5. No sé a qué temerán más de ahora en adelante, si a los muertos del cementerio o al castigo de sus padres jajjajajaja. Muy divertido :)

    Un besillo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si la verdad es que de miedo tiene poco. No me ha salido todo lo oscuro que debiera. Jajajaja
      Un besillo.

      Eliminar
  6. Yo estoy con Julia, da más miedito el chancletazo de una madre, jeje ;)
    Un besito. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí porque cuando las madres nos ponemos... jajaja
      Un besillo.

      Eliminar
  7. Muy diver la historia, se ve que no estaban preparados todavía para pernoctar!! jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se ve que no. Los muchachos no crearon el ambiente perfecto.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Si es que no se puede ir al cementerio con una botella de tequila, si fuera de otra bebida menos fuerte todavía, pero con eso te expones a quedarte frito y pasa lo que pasa con el sepulturero jaja. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, el tequila es lo que tiene. Y no me quiero ni imaginar el dolor de cabeza.
      Un besillo.

      Eliminar
  9. Hay que nervios Maria, ese sepulturero zarandeándolos casi me hizo hacer pipi del susto!! Besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja teniendo en cuenta tus relatos, esto para ti es light.
      Un besillo.

      Eliminar
  10. Que buen relato María, ha estado genial!!

    Un abrazo rompecostillas para vos.

    ResponderEliminar
  11. Buena historia y que bueno que a los protagonistas los hubieran encontrado los vivos y no las almas de los muertos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sería un gran final, seguro que hubiera dado más miedo que el mío, jejeje.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Uysss!, si lo sé te leo en la mañana,es q a estas horas...( q quiero dormir despuesss María) .
    Me ha encantado.
    Te sonrío con el Alma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Bueno tampoco da tanto susto. Se puede leer. Espero que hayas dormido bien.
      Un besillo.

      Eliminar
  13. Je, je... Creo que sí, que casi todos hemos tenido alguna experiencia similar (ahora la recordamos con risitas, pero entonces...) Y esos cementerios de pueblo, lugares donde la imaginación se pierde entre las tumbas y nos deja solos ante el peligro, jua, jua. Muy bien escrito y con un final de ¡espanto!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que los cementerios de pueblo siempre me han aterrado. Jamás me he atrevido a entrar a alguno.
      Un besillo.

      Eliminar
  14. Siempre he querido ir a un cementerio a hacer una psicofonia, pero nunca tuve el valor de hacerlo, mucho menos una ouija!!
    Muy bueno María Besin ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy que horror, jamás se me ocurriría hacer eso.
      ¡Qué valor incluso el pensarlo!
      Un besillo.

      Eliminar
  15. Buen relato compañera filóloga :)
    Un beso!

    ResponderEliminar
  16. El miedo les visitó de día, :)
    Nos tenías expectantes, muy bueno María.
    Hay cosas con las que no se debe jugar... jiji
    Besitos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto hay cosas con las que no se puede jugar. Creo que ellos no lo sabían bien.
      Un besillo.

      Eliminar
  17. Tequila, Ouija y un cementerio... Es de noche y los espíritus esperan la llamada de los vivos, mas son los mismos vivos los que despiertan a esos chavales que se han quedado dormidos. Un micro que se adentra en el terror para recibir un manotazo (o un zarandeo) de la mismísima realidad. Muy bueno, María.
    ¡Abrazo, Hermana de Letras! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí a veces las cosas no suceden como queremos. Y por mucho que prepares el terror, a veces este no llega.
      Un besillo Hermano de Letras.

      Eliminar
  18. Para hacer botellón, tranquilo es, y tanto que hasta sueño da. Muy bueno.
    Abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso sí, alli no se oye ni un alma. ¿O si?
      Parece ser que no.
      Un besillo.

      Eliminar
  19. Enternecedor y un final que no se espera!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. La verdad es qeu mucho miedo no da, pero es algo diferente.
      Un besillo.

      Eliminar
  20. Jajajaja. Me ha gustado mucho , María. La verdad es que me he reído con ese final.
    Un besico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jijijiji, es que dar miedo no es lo mío. Sí acaso un poco de humor.
      Un besillo.

      Eliminar
  21. Vaya susto! Me ha encantado María Yo no sería capaz de estar ni de noche ni de día por esos lugares. Besitos guapa

    ResponderEliminar
  22. Me ha gustado mucho María! Tiene todos los ingredientes para ser de puro gore, pero me encanta como le das el giro a la situación descuadrando al lector. Genial ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jijjji, es que el miedo no es uno de mis fuertes.
      Un besillo.

      Eliminar
  23. Muy bueno María. Fantastico.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Me encantó esta aventura juvenil, con muy buen atmósfera y final inesperado.
    Abrazo!!

    ResponderEliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.