18/9/15

Somos contradicción



                “Somos contradicción y mucho del que dirán”, es la letra de una canción de mi queridísima Rozalen. Unas pocas letras que me dan que pensar…

                Vivimos en un mundo atípico. Grandes mandamases se reúnen de urgencia, la cosa ya se está saliendo de madre y tenemos que darle solución a esto antes de que siga teniendo más repercusión. Miles de personas abandonan sus casas con las caras pintadas de terror, hacinados en vías de tren o bajo alambradas de espino. Los grandes del mundo se reúnen para dar cabida a esas personas que salen por la televisión día sí y día también, pidiendo que les dejen llegar a la tierra de las oportunidades.

                Pero ninguno de esos peces gordos se atreve a llegar a la raíz del problema, no hay nada que en ese país les interese. La guerra ya la detendrán otros. Ellos tienen que solucionar la noticia del momento. Qué pase lo antes posible para que se deje de hablar mal de ellos, no vaya a ser que suba la prima de riesgo o bajen las acciones en bolsa.

                Cientos de personas llegan a sus países en barcuchas, se dejan la vida en el mar para darles una oportunidad a las familias que se dejan atrás. Pero esos no son noticias. Llegan a las “grandes naciones” en busca de algo mejor y se encuentran con deportaciones a sus países de origen donde son repudiados, y con la vergüenza de no haber conseguido algo mejor.

                Los jefazos salen en la televisión para dar sus ruedas de prensa, hinchando el pecho como gallos, diciendo el número de personas que van a acoger, mientras, el pueblo dándoles lecciones. Con la boca cerrada y un sueldo que se queda a mitad de mes, abren sus puertas a los más desfavorecidos, a los que además de no tener nada, vienen del horror de la guerra.

                Vivimos en un país donde los dirigentes se presentan ante el pueblo con sus coches de lujo, sus móviles de última generación, y dietas pagadas más altas que el sueldo mínimo de un español, a hablarnos de que tenemos que hacer un esfuerzo. ¿Quién tiene que hacer el esfuerzo aquí?

                Incongruencias que nos inundan y nos llenan de impotencia. Señoras mayores desahuciadas, echadas de su propia casa por incumplir el plan de costas, y un hotel enorme construido hace años (El Algarrobico), al que nadie se atreve a tirar, ni a darle uso. Inmigrantes que mueren en el mar y que cuando llegan aquí son tratados como apestados. Y se nos llena la boca al decir que hay que ayudarlos, mientras metemos a nuestros hijos en colegios privados para que el blanco nuclear llene nuestras aulas. Nos echamos a la calle a luchar por los derechos de los animales, cuando sale el Toro de la Vega (aberrante), pero regalamos cachorritos a nuestros hijos que acaban abandonados en las calles seis meses después porque se han puesto demasiado grandes.

                Estamos en un país en el que la gente ha perdido la fe, la fe en los políticos, que ya no son de izquierdas o derechas, ya no hay claridad en sus palabras, hoy dicen blanco mañana dicen negro. No luchan ni defienden al pueblo. Nos embelesan con temas sin importancia, quitándole valor a lo que de verdad importa. Nos engañan diciendo que los funcionarios (esos que salvan vidas a diario y que educan a nuestros hijos) son los que están perjudicando nuestra economía. Y les bajan los sueldos, mientras ellos se rodean de asesores, y de ministerios, consejerías, ayuntamientos, diputaciones,… Oportunistas que aprovechan el momento y meten la cabeza aprovechando la incultura del pueblo, sabiendo que por poco que nos digan vamos a caer en sus garras. Pero que cuando llegan al poder les dan importancia a cosas como quitar cuadros y cambiar nombres de calles. Y a hacer como todos, primos y hermanos ya tienen trabajo.

                En definitiva, un mundo hecho para los más afortunados. Un mundo para los pocos que pertenecen a la raza aria, y no por el color de su piel, sino por el color de su dinero.  


12 comentarios:

  1. Me gustó mucho esta reflexión reivindicativa. Coincido en tu visión de la realidad que plasmas en este texto. Gracias, amiga. Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿En todo? Es difícil coincidir en todo con alguien, jejeje. Me alegro. Un besillo.

      Eliminar
  2. Bravo María, bravísimo!! Suscribo todo lo que dices porque en todo tienes razón según mi parecer. Esta vez no añadiré más palabras a mi comentario, sino un gran y sonoro aplauso para ti.

    Un beso enorme, guapa, y feliz finde!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias guapa. Me alegro coincidir contigo. Sí es que al final vamos a ser almas gemelas, que se perdieron en el mundo para encontrarse en el ciberespacio. Jajaja. Un besillo guapa.

      Eliminar
  3. Me añado a tu reflexión tan bien trazada tan congruente y describiendo la incongruencia:
    Creo que todo está dirigido por los intereses monetarios que nos reporte, la tajada que podamos sacar o el negocio que nos favorezca o no. También hay cosas que son políticamente correctas o no y según en que momento.
    ¡En fin! Cuando tengamos alguna buena idea hagamos como esos ciudadanos que ayudan en vez de alzar voces y predicar.
    Un besos y gracias por expresar muchas de las cosas que al menos yo, subscribo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Francisco por tus palabras. La verdad es que es una pena, pero todo se mueve por el dinero. Hace tiempo ví un trozo de un programa en el que se traían a un indígena a la civilización. Y el pobre no entendía porque, sí teníamos tantas casas, había gente durmiendo en la calle.
      A veces deberíamos aprender de los pueblos más "subdesarrollados".
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Muy cierto todo lo que dices, seguiré pasando por acá

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado. Seguiremos alzando las voces. Un abrazo.

      Eliminar
  5. Hola María, hacía días ya que no te leía, no había vuelto a entrar a mi blog por eso de tratar de no desvirtuar las estadísticas, pasa que la opción de "No contar mis propias entradas" no me está funcionando bien, pero se me hacía raro que no hubieras vuelto a escribir, no había visto una sola notificación tuya en blogger y me he dado cuenta que no tienes el Gadget de "Participar en este Blog" habilitado XD. Me acabo de suscribir por correo.

    Leí tu post (este) me gustó bastante, saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo primero, a mi las estadísticas de Blogger me van realmente mal, y ya no las uso. Utilizo Google Analitics y la verdad es que es mucho más fiable y fácil de utilizar.
      Lo segundo, no conozco ese Gadget, la verdad es que lo había visto en varios Blogs y no sabía para lo que servía, jajaja. Aún estoy un poco verde en esto del Blog.
      Me alegro de que te haya gustado lo que has leído.
      Un besillo.

      Eliminar
  6. Me gusta este grito de "Auxilio" puesto en tus labios, ya que hay otros labios que no tienen ni fuerza para gritar. Qué lamentable es esto. Parece mentira,... Al final terminaremos en una Guerra Mundial III, que aunque no se le catalogue así, creo que es lo que pasará. Qué pena....
    Preciosa entrada, a pesar de que el tema es horrible, par apesar de todos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo peor de estas cosas es que no atajan los problemas de raíz, y no entran donde no haya ningún interés económico. Ayyyy que me pongo otra vez y no paro. En fin, muchas gracias por pasarte, leer y comentar. Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.