5/9/15

Princesa de cuento de hadas



                Desde que tengo uso de razón he querido ser princesa. Sí, pero no una princesa de esas con obligaciones. No, he querido ser princesa de cuento. Desde muy pequeña toda mi ropa era de color rosa. Sí me intentaban poner otro color me enfadaba y me ponía a llorar como una loca. He llegado a romper vestidos que me regalaban con las tijeras de la cocina, con tan solo ocho años.

                Mis padres pensaron que la adolescencia me cambiaría, y sí lo hizo, acepte otros colores en mi ropa. Todos en tono pastel, pero siempre iba con vestidos y faldas. Jamás me puse unos pantalones. A las clases de gimnasia iba con unas falditas monísimas como las que llevaban las tenistas, hiciera frío o calor.

                Mi habitación estaba llena de posters, pero no de actores y cantantes del momento, sino de mis princesas favoritas. Allí estaba Blanca Nieves, Aurora, Cenicienta, Ariel, Bella,… y por supuesto sus príncipes.

                Yo soñaba con convertirme en una de ellas, quería ser una princesa de cuento. Y para ello tendría que encontrar a mi príncipe azul. Muchos chicos se habían acercado a mí, pidiendo darme mi primer beso de amor. Yo los había rechazado a todos. No me interesaban, ninguno estaba a la altura.

                Cuando acabé el instituto tuve que pensar en mi futuro, más allá de mi príncipe azul. Ya había cumplido los 17, y él no se había presentado. Así que después de una larga charla con mis padres diciéndome que tenía que bajar de las nubes y que no podía depender de ningún hombre me decidí.

                Me encantaba la fotografía, siempre me había gustado. Mis padres me compraron una buena cámara con la que me pasaba los días haciendo fotos. Así que me puse a estudiar en la escuela de arte.

                Y a pesar de hacer lo que me gustaba, aún me faltaba algo. Mi príncipe azul no aparecía. Hasta que un día conocí a Javier. Mis amigas se habían ido fuera a estudiar distintas carreras, y a su vuelta hicieron una fiesta para reunirnos todas. Allí conocí a Javier, un chico vestido de marca, un chico con clase, un futuro abogado.

                Nos pasamos toda la noche hablando. Él era mi príncipe azul, lo había encontrado. A la hora del amanecer, salimos a la terraza a ver el sol salir. El frío de la madrugada nos pegó en la cara erizándonos la piel, él me abrazó, y allí, con el cielo rosado anaranjado, recibí mi primer beso. Me abandoné a sus brazos, y supe que sería suya para siempre.

                A partir de ese momento todo fue muy rápido. Javier me presentó a sus padres, y cuando vi en su casa, no me cabía la menor duda de que no me había equivocado. Para entrar atravesamos una verja de hierro y caminamos hasta la entrada rodeados de abedules.

                Aquello más que una casa, era una mansión. Su padre había sido un buen abogado, y ahora era juez. Aparte de eso tenía una gran fortuna por la compra venta de casas, que era su segundo negocio. Javier tenía una hermana. La que califiqué como mi bruja del cuento.

                Cuando conocí a sus padres, fueron encantadores conmigo, pero su hermana me miró con desdén. Las siguientes veces que nos vimos no me hablaba y me ignoraba todo el tiempo que estaba a su lado.

                Cuando anunciamos la boda, después de seis meses de relación, nuestros padres nos llamaron locos, y nos dijeron que esperáramos por lo menos a terminar nuestras carreras. Javier tenía una de las casas de su padre totalmente arreglada para él, así que decidimos vivir allí hasta que tuviéramos buenos trabajos. Yo me ganaba un dinerillo haciendo fotos a niños y haciéndoles álbumes preciosos.

                Pero yo no quería trabajar, yo quería ser princesa de cuento. Con lo que al año de anunciar nuestra boda, nos casamos. La boda fue perfecta, de cuento de hadas, en la casa de mis suegros. Aquel jardín infinito se llenó de invitados. Y yo bailaba con mi amor entre los motivos rosas que adornaban la carpa.

                Ese fue mi último día de mi cuento de hadas. Javier y yo nos fuimos a vivir a la casa que su padre nos amuebló como regalo de bodas. Aquella casa se convirtió en mi prisión. Javier se pasaba el día en la calle, se iba a clases por la mañana y llegaba de noche. Se sentaba en el sofá y yo le hacía la cena. Él estaba muy cansado. Al principio no me importó, pero pronto me di cuenta de que yo tenía que limpiar todo y de que no sabía qué hacía él todo el día.

                Subsistíamos con lo poco que yo ganaba con mis trabajos de fotografía. Me presentaba a concursos, y un día me llamaron diciéndome que había ganado un premio de gran prestigio por una de mis fotos. Salté de alegría y fui corriendo a buscar a Javier a la Facultad. No lo encontré. Lo llamé por teléfono, y no me lo cogió. Pregunté por allí y nadie lo conocía.

                Así que fui a casa de sus padres, no me gustaba porque no quería tropezarme con la arpía de mi cuñada, pero quería encontrarlo. Quería compartir con él mi buena noticia. Aunque algo me decía que esa buena noticia se acabaría nublando.

                Entré a su casa con mis propias llaves que muy amablemente me habían dado mis suegros. Su casa era un remanso de paz. Jamás se gritaba allí, no se oía el más mínimo ruido. Con lo que en vez de gritar su nombre busque habitación por habitación. No había nadie. Y solo me quedaba la habitación de mi bruja de cuento. Toqué y nadie me contestó, abrí la puerta y me encontré a mi cuñada retozando entre las sábanas con alguna de sus conquistas.

                Iba a cerrar la puerta con un perdón, cuando  vi la ropa por el suelo. Esa ropa me sonaba, me acerqué a la cama y levanté las sábanas sin ningún pudor. Debajo me encontré la peor de mis pesadillas. Mi príncipe desnudo besaba a mi bruja de cuento.

                Los dos me miraron con sorpresa. Él sonrió y ella rio con todas sus fuerzas. Yo salí corriendo. Llegué a mi casa, recogí todas mis cosas y me fui. Las lágrimas me curaron de mi gran pérdida y yo volví con mis padres.

                Bajé de las nubes en pocas semanas. Nuestro divorcio fue rápido, gracias a que su padre lo arregló todo. Javier había dejado su carrera hacía mucho tiempo, y tenía a sus padres y a mí, engañados. No volví a verlo, ni a él ni a su hermana. A sus padres sí, ellos fueron los que me pidieron perdón.

                Ahora mi nombre se oye en el mundo de la fotografía, mis fotos han dado la vuelta al mundo, ya no quiero ser princesa. Solo quiero ser feliz al lado de mi verdadero amor. De lo único que saqué bueno de mi cuento de hadas. De mi niña preciosa a la que no visto de rosa. Ella ve a sus abuelos, pero con la única condición de que Javier no sepa nada de que tiene una hija.

                Y yo por primera vez en mi vida soy feliz, feliz porque no espero nada de la vida, solo la vivo.
                

14 comentarios:

  1. Debo decir que esta historia tuya me ha sorprendido mucho, María, y para bien. Tus relatos suelen ser más cortos y la temática elegida también me ha sacudido por dentro. Sin duda el cuento tiene muchas moralejas y muchas lecturas, por lo que resulta genial. Esta princesa del siglo XXI despertó por fin de su cuento y empezó a vivir una vida que no sería de color rosa, pero que era plena. Muy bueno, me ha encantado :)

    Besitos de finde, Hermana de Letras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, mis relatos son más cortos. Mis musas despiertan cuando llevo un rato tecleando y ya no quieren parar. Les cuesta arrancar, pero cada vez les cuesta más parar. Muchas gracias Hermana de Letras.

      Eliminar
  2. Todas las mujeres soñamos con ser princesas desde que nacemos, al menos yo lo hacia y sólo me ponía vestidos color rosa como la protagonista. Lamentablemente, también, la mayoría nos encontramos con lobos feroces durante la búsqueda del príncipe, el cual no debemos hallar sino dejar que nos encuentre. Felizmente ahora las princesas, porque todas lo somos, abrimos los ojos y vemos que no dependemos de ningún príncipe para tener nuestro final de cuento de hadas. Me gustó mucho. Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyy yo no era de esas que vestía de rosa, pero si de las que soñaba con su príncipie azul. Afortunadamente, como tú bien dices, no hace falta un príncipe azul para el final feliz. Un besillo.

      Eliminar
  3. Ciertamente, los cuentos de princesas han hecho mucho daño...al final todas nos llevamos el chasco de nuestra vida. Pero supongo que hay que seguir soñando de vez en cuando. ¿No crees? Arriba en las nubes se está muy bien. ¡Un beso María!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los sueños nunca deben perderse, para eso están. Y si nos caemos, nos levantamos y solucionado. Un besillo.

      Eliminar
  4. Pobre que terrible manera de despertar a la realidad!!!

    Es curioso cuantos sapos que no se convierten jamás en principes existen en la vida y lo peor es que no se descubren a simple vista, tiene que pasar tiempo para que uno se percate que aquello no es bonito, ni el tipo un príncipe y que no hacen falta para ser feliz.

    Un saludo María

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que para descubrir al que de verdad es nuestro príncipe, debemos encontrarnos con muchos que no lo son. Si no, ¿Como lo íbamos a saber? Un besillo.

      Eliminar
  5. Una historia de la que toda mujer de hoy en día debe de aprender y también los padres, jamás debemos de permitir que las niñas vivan esperando a un príncipe, han de crecer sabiendo que por encima de todo han de volar solas, después ya habrá tiempo si quieren de hacerlo de la mano de alguien

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, tenemos que enseñar a nuestras niñas que el mundo no es un cuento de hadas, pero también tienen que equivocarse, como nosotras, que hemos encontrado alguna rana por el camino. Y por supuesto, educarlas para ser autosuficientes. Un besillo.

      Eliminar
  6. Yo creo que voy por la mitad del cuento... En espera del final. Excelente como siempre. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyy el cuento se acabó. Aunque es posible que nuestra protagonista encuentre otro príncipe azul que la haga soñar de nuevo. Un besillo.

      Eliminar
  7. Olé, olé y olé!
    Buenísimo tu post de hoy, de verdad. La culpa e snuestra por creer en cuentos de hadas y princesas. DEsde pequeñitas deberían decirnos que no existen, o que el príncipe azul siempre destiñe. Nos llevaríamos menos chascos...
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También está bien creer un poquito en cuentos de hadas, pero solo un poquito, para que cuando llegue tu príncipe azul de verdad, puedas encontrarlo. Un abrazo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.