12/9/15

La curiosidad mató al gato



                Aquella foto me tenía devorada las pupilas. Me había destrozado mi visión. La curiosidad me había matado. Una mezcla de sensaciones se agolpaba en mi cuerpo. El corazón me latía fuerte, se desbocaba, en cualquier momento se saldría del pecho.

                Una maldita foto, y ellos dos ahí, felices, mirándose, enamorados, y yo fuera, fuera de ese amor, amor robado, mi amor, mi amor secuestrado, para otra, para esa.

                Y a pesar de eso, me encuentro mirando sin poder apartar la mirada. Millones de imágenes me pasan por la cabeza, él con ella, yo sola, un divorcio, yo sola, yo sola. Estaba desgarrada por dentro, no me salían las palabras. La rabia no dejaba pasar las lágrimas que creía que no había.

                Miré su correo, simplemente por cotillear. No lo había hecho nunca. Esa inocencia poniendo su contraseña. Ese momento de travesura, mirando hacia atrás por si venía y me pillaba. Sus ronquidos me decían que no vendría, que estaba a solas con mi pantalla.

                Y solo en unos segundos, mi vida se destroza. Una foto enviada de un correo sin nombre, no grabado. Una foto en la papelera. Y al abrirla me encuentro con la realidad más desgarradora que me pudiera encontrar.

                Y en medio de esos sentimientos encontrados. Un momento de lucidez, o lo que yo creo que lo es, me reenvío la foto. La maldita foto, busco y rebusco en busca de más. Nada, solo esa imagen que me hace sangrar por dentro.

                Apago la pantalla y me quedo sentada, intentando callar a mi corazón. No me hace caso. Él tiene su propia voz. Y sin hacer caso a mi cabeza que me dice que me acueste y que mañana será otro día, solo oigo a mi órgano palpitante. Y lo sigo.

                Le despierto, está profundamente dormido, y me dan ganas de ponerle la almohada en la cabeza para callar esos malditos sonidos de tranquilidad que resuenan en mi cabeza.

                Sus ojos se abren como pueden, y yo se lo suelto a bocajarro. Escupo las palabras con rabia, y las lágrimas que hasta ahora no habían aflorado, salen con ellas. Él me abraza, yo me suelto. No quiero ni que me toque. Me ha traicionado. Ya no es él. Es otra persona, ya no es mi amor. Es otro.

                Y se excusa, me cuenta algo que parece tener sentido, pero que no lo acepto del todo. Sigo viendo esa mirada, ese momento retratado, esa imagen se ha quedado grabada en mi retina. Y no puedo ni siquiera escuchar lo que me dice. Mis llantos nerviosos, ahogados en la almohada se mezclan con sus ruegos y sus perdones. No puedo ni mirarlo. Sé que en cuanto me encuentre con sus ojos bajaré la barrera. Me creeré todo lo que me diga y le dejaré que me siga amando.

                Así que sigo ahogándome en mi pena, en mi almohada, en mi única confidente. En la única que sé que no me va a engañar. Y pasan las horas, y seguimos así, yo llorando y él pasando del ruego al enfado y al ruego después.

                Y después de mil ruegos, le permito que me toque. Sus dedos en mi hombro son fuego que quema mi piel, pero dejo que lo haga, a pesar del daño que me hace. Y lo miro, me encuentro con su mirada. Y todo queda perdonado. Consigo olvidarme de mí, me creo todas sus excusas y vuelvo a sus brazos. Vuelvo a sus brazos que siempre me han reconfortado, y que ahora son solo un hueco vacío.

                Y así en esos brazos me acuerdo de ese refrán “la curiosidad mató al gato”. Y allí estoy yo, ese gato muerto que intenta vivir otra de sus siete vidas. Ya solo me quedan seis, y un corazón lleno de tiritas.


8 comentarios:

  1. Me has emocionado con tu publicación. Afortunadamente, a día de hoy no he tenido nunca que vivir una situación similar. Pero creo que has retratado perfectamente cómo podría llegar a sentirme. Dolor, rabia,... La parte final es la que no concuerda con mi teoría, para mí la traición es imperdonable. Sin embargo, en el contexto del gato y sus siete vidas, me parece que lo has bordado.

    ENHORABUENA.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca se sabe como vas a reaccionar en estos casos, pero supongo que cuando amas a una persona es difícil abrir los ojos. Como a ti, a mí nunca me ha pasado, con lo cual solo puedo hablar desde la ficción.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. Que bueno Maria, ya se sabe que el que busca, corre el riesgo de encontar lo que en realidad un@ no desea saber!! Fantastico relato, besin :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, si buscas es mejor prepararte para lo que puedas encontrar. Si no, mejor que te estes quieta.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. Qué bien retratas todos esos sentimientos que siguen al descubrimiento, María. Imagino que debe ser como si el mundo se abriera bajo tus pies, pero la noche es cómplice de todo lo que debe quedar oculto y olvidado, y la protagonista prefiere avanzar hacia un nuevo día...
    Magistral, desgarrador, creíble y muy sentido... me ha encantado!!
    Un besillo de miércoles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, la verdad es que no lo he sentido en mis propias carnes, pero sí que es verdad que he intentado imaginármelo. No debe de ser plato de buen gusto.
      Un besillo.

      Eliminar
  4. La angustia de la mujer, esa desazón que pincha como agujas en las entrañas, que lucha por cambiar la versión de la historia y volver a tener lo que tenía, su amor, en el que confió su vida y por el que vuelve a tener fe.

    Me ha gustado mucho María. Es como si leyera una cotidianidad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Mila. A veces es difícil escribir ciertos sentiientos. Me alegro de que te haya gustado.
      UN besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.