30/9/15

Al otro lado de la puerta



                 El puñetero ojo de la cerradura estaba lleno de algo viscoso. No conseguía ver lo que había al otro lado. Toda la vida buscando esa puerta, y ahora no podía meter la llave.


                Miré a través de él, la oscuridad me recibía al otro lado. Busqué algo con que pudiera limpiarla un poco de aquella cosa pastosa. Metí un palo que me encontré cerca, y lo saqué envuelto de algo rosa con purpurina. La emoción se dibujó en mi cara. Lo limpié como pude y volví a meterlo. Ya limpio asomé mi ojo a través de él. Ahí estaba aquello que tanto ansiaba.


22 comentarios:

  1. ¿El qué? Qué había detrás!! Continuará?? Buen relatito, me has dejado con ganas!
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jijiji, sinceramente, no me asomé para verlo.
      Un besillo.

      Eliminar
  2. ¡¡¿¿Eh??!! ¡¡Malvada!! jejeje ¿Qué había? Seguro que lo rosa con purpurina lo había puesto Campanilla :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyy reconozco que me has pillado. Ella me ha inspirado. Y es que llevo un mes lleno de purpurina.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. Jajajajaja pensé lo mismo que Soledad. Ese debe ser el dormitorio de Campanilla Feroz!!!! Nos dejaste a todas en ascuas!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí soy un poco malilla. Como le he dicho a Soledad, me inspiré en ella para la purpurina.
      Un besillo.

      Eliminar
  4. Pero como nos dejas así María? Queremos saber que había detrás de la puerta!! Jajajaja
    Besin XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyy no lo sé ni yo. Así que no puedo ayudaros. Os dejo a vosotros el trabajo de imaginaros que puede haber tras la puerta.
      Un besillo.

      Eliminar
  5. ¡¡¡MUJER PERVERSA Y CRUEL!!!, eso no se hace, ¡JUM!, no podés dejar a la gente con esa inquietud, simplemente ¡no podés!

    Un abrazo María, aunque tu maldad haya sobrepasado límites... ¬¬

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jijijiji, de vez en cuando un poco de maldad no viene mal.
      Un besillo.

      Eliminar
  6. Ábrete camino, hacia el otro lado, como decía Jim Morrison. Saludos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estupenda frase. A abrirse camino toca...
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. ¿Qué era? ¿Qué? ¿Qué? Pero como nos dejas así, jajajaja
    Besitos María, :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyy que bien me lo estoy pasando leyendo vuestros comentarios. Jajaja
      Si escribo la segunda partey os digo lo que había en la puerta, seguro que a alguno decepcionaré. ASí que prefiero dejaros en la incertidumbre.
      Un besillo.

      Eliminar
  8. Reconozco el comienzo del relato, María. Yo también he participado en el concurso por primera vez esta semana!! :)

    Nos dejas con la miel en los labios, ahora que tenías toda nuestra atención y que nos podía la curiosidad. Muy bueno!!

    Un besillo de miércoles :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro tenerte de compañera en el concurso. Espero poder leer tu relato. Yo lo publiqué antes de tiempo sin darme cuenta. Pero bueno, no pasa nada.
      Un besillo.

      Eliminar
  9. Y qué era????
    Continúa en una segunda parte no??
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyy cuanto lo siento, pero no habrá segunda parte. Sé que si la hago no lloverá al gusto de todos, jejeje.
      Un besillo.

      Eliminar
  10. Después de leer la entrevista a Campanilla, leo este micro y... Parece la descripción del instante antes de adentrarte en su mundo de purpurina rosa... ¡Fantástico, María!
    ¡Abrazo, Hermana de Letras! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja no lo había pensado, pero sí podría ser.
      Un besillo Hermano de Letras.

      Eliminar
  11. Parece el inicio de una saga, muy la estilo de un Hitchcock o un Argento... Con tal de que no te encuentres a Freddy Kruegger, la intriga está más que interesante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, creo que la saga acaba aquí. Por ahora no continuaré con la historia, pero, ¿quién sabe? No se puede decir, de este agua no beberé.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.