5/8/15

Perdí mi risa



                Perdí mi risa. No sé dónde la guardé. Creo que está con mi sonrisa sincera en el fondo de algún cajón. He buscado por todas partes. Miré por la casa, lo saqué todo, la ropa se mezclaba con papeles teñidos por el tiempo. El suelo era retazos de mí. Cartas del tiempo, retazos de momentos.


                Seguí buscando, no me di por satisfecha. Quería encontrarla, la necesitaba. Llevaba mucho tiempo sin ella y no recordaba donde la dejé. Intenté hacer memoria.  Recordaba bailar como una loca al sonido de alguna música antigua. Y en ese baile carcajadas lo acompañaban.


                Añoro esa felicidad, esa risa abierta. Y por eso sigo buscando. He mirado en mi corazón. Allí no hay nada, nada, solo amor, amor eterno, amor intangible, amor incondicional. Pero nada de risas. Busqué en mi cerebro, y aquello fue como buscar una aguja en un pajar, hervía de emociones, los miedos más ocultos se debatían con las razones más puras. Pero nada de risas.


                Aún no me he dado por vencida, he buscado en las fotografías que adornan las losas de mi suelo, y por fin la encontré, ahí estaba. Mi risa abierta, mi risa feliz, mi risa sin tapujos, mi risa sin velos. Y me quedo mirando esa foto, no recuerdo nada de lo que pasó antes de hacerla, ni después. Solo es una foto de mi risa. Está ahí atrapada en esa foto en el tiempo. Y no sé cómo sacarla de ahí, no sé cómo volver a recuperarla.


                Le doy la vuelta y solo hay un año pintado. El año que perdí mi risa, el año que mi sonrisa se congeló. El año donde todo mi mundo se paró. El año que perdí mi capacidad de ser feliz plena.


                Me pego la foto a mi corazón, intento meterla dentro, a ver si así se une a ese amor que me posee. Pero cuando vuelvo a mirar la risa sigue ahí, en esa cárcel de papel. Intento meterla en mi cabeza, a lo mejor despisto a mis miedos y la razón le deja un hueco para poder ganar. Pero la risa sigue sin querer salir.


                Arrugo la foto entre mis dedos y lloro, al principio una lágrima tímida resbala por mi mejilla, pero pronto la rabia se apodera de mí y vuelvo a llorar como cuando era pequeña, entre hipos y gritos desgarrados, mientras la foto sigue arrugada entre mis dedos.


                Entonces temo perderla y la aliso, la pego contra el suelo y aliso mi última sonrisa, mientras lágrimas de sal caen sobre ella. Y una sonrisa nueva sale de entre la marea. Y me doy cuenta de que solo necesito curarme. Solo necesito sanar, y las lágrimas son las únicas que pueden hacerlo. Ellas son mi medicina, ellas son las que harán que vuelva esa risa.


                Cuelgo la foto arrugada en el frigorífico, lugar de encuentros. Ya no volveré a perderla. Pronto vendrá a mí de nuevo.



22 comentarios:

  1. Me encanta!!!!! Me gusta un montón, es muy original. Un besín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias guapa. Me alegro de que te pareciera oirginal. Un besillo.

      Eliminar
  2. Precioso María, un relato muy vivido.
    Me has hecho buscarla a mi también haber si ayudándote la encontrábamos antes.
    Las sonrisas y esas risas que nacen el corazón nos ayudan a curarnos.
    Besitos ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí son la mejor cura contra el corazón triste. Sin ellas no podríamos vencer a la tristeza. Un besillo guapa.

      Eliminar
  3. Muy bueno María, la búsqueda de la felicidad perdida a través de la liberación en forma de lágrimas.
    Es genial como tanteas todas las opciones posibles antes de dar con la única que podría llegar a buen puerto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Es que para buscar la risa hay que hacerlo en todos los rincones. Un besillo.

      Eliminar
  4. Joder, me has emocionado María...a veces es difícil encontrar esa sonrisa, pero siempre hay un motivo por el cual sonreír, de la misma manera que siempre hay alguien por el q vale la pena esa carcajada. Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyy como me encanta emocionaros. Siempre existe alguien especial en nuestras vidas por el que recuperar nuestras risas, carcajadas y sonrisas. Un besilo.

      Eliminar
  5. Me encantó, me invadió la nostalgia de la risa que, en algún momento, todos perdemos y luchamos por recuperar. Y tienes razón, las lágrimas son la única forma de limpiar el camino por donde ella regresara. Besho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Mendiel. La verdad es que diícil es encontrar una risa, cuando la has perdido, sin necesidad de lágrimas. Un besillo.

      Eliminar
  6. Reír, aunque sea con una risa falsa, es la forma de iniciar el camino para re-encontrarse con la risa genuina. Precioso texto. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, a veces ensayar nos ayuda a encontrar nuestra mejor sonrisa. Un besillo.

      Eliminar
  7. Siempre vuelve, igual que la lágrima, tan necesaria también. Sólo hay que esperar tomando lo positivo en cada momento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mejor es ser positivo en la vida y no perder los motivos para reír. Un besillo.

      Eliminar
  8. Busqué tu sonrisa en el texto y la encontré en el gusto con que escribes.

    ResponderEliminar
  9. Un excelente relato que me ha dejado sin palabras :)
    Hay que procurar nunca perder la risa.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dejarte sin palabras, difícil es para un escritor. Un besillo.

      Eliminar
  10. Realmente hermosa y profunda esta búsqueda de la risa que necesita destaponar el corazón a base de lágrimas para poder resurgir. Un texto evocador y especial, María.
    Abrazo, Hermana de Letras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Hermano de Letras. A veces necesitamos soltarnos para poder surgir de nuestras cenizas. Un besillo.

      Eliminar
  11. No habrás perdido tu Sonrisa, ¿verdad? Porque sería una auténtica desgracia u.u

    ¡Aiiix! ¡Qué Letras! Tan llenas de una Fuerza tan rabiosa y, al mismo tiempo, de Desesperación, de Miedo, de Esperanza... Es una mezcla de Emociones y Sentimientos que te cala por dentro, que te hace rebuscar en tu interior y rescatar todas esas Sonrisas que alguna vez perdimos... ¡Para que no se vuelvan a marchar!

    Es una caca dejar de Sonreir ;( Creo que las Sonrisas Sinceras son una de las Cositas más Hermosas que existen. Son Preciosas. *-*

    Pero... ¡Dioses! El día, ese Día que recuperas tu Sonrisa, que vuelve a ser tuya... Ese día... ¡Es Maravilloso!

    Y las Lágrimas... Las Lágrimas curan el Alma y dejan escapar el Dolor...

    Ainss...

    ¡Besines Feroces! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nooooo, no la he perdido. Aquí sigue conmigo. La verdad es que era una idea que me dieron, y llevaba ya tiempo escrito. Y al final la publiqué.
      Las risas y las sonrisas es lo mejor de la vida. Y ya si son de niños...
      Un besillo guapa.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.