8/8/15

Noches de calor



                Un colchón de 1,50. Una cama grande. Los 30 grados hace tiempo que los pasamos. Se quedaron atrás, como un momento de respiro, como un poco de aire en nuestros pulmones. Un ventilador a máxima potencia. Una barrera aguantando a los más pequeños del gran habitáculo.

                Sí, y así Morfeo viene a visitarnos, entre olores de familia, olores de sueños que se dejan escapar entre los sudores que emanan nuestros cuerpos. Un puzle de personas, un tetris acoplado de la mejor manera posible.

                Mariposas, hadas, walkie-talkies, lavadoras por poner, problemas de trabajo, sueños de vacaciones, todo se une en ese pequeño colchón. Ideas que se mezclan hasta unirse en un todo, sin saber muy bien de donde salen ni a donde ir. Se entremezclan entre sabores de helados y olores a sal. Sabores de sal y olores a helados.

                La una de la madrugada y el calor sigue invadiendo nuestro refugio. La primera persona abandona el trocito de aire que queda en nuestra casa.

                Las dos de la madrugada, segunda persona que lo abandona. Y ahí quedan en ese habitáculo de 1,50 las dos personitas más pequeñas de la casa, entre sueños de algodón, entre aires de frescor.

                Momentos familiares, momentos de ventilador, momentos de sueños.


6 comentarios:

  1. Qué chulo!!!!! Yo no aso calor orque no llegamos a 30º ni en el día más caluroso ero me he imaginado erfectamente la noche con sus sueños, ruidos, olores y todo, me encanta. Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por cierto, perdona la ausencia de pes, se me debió de atascar la tecla del pc, sorry.

      Eliminar
    2. Qué suerte tienes de no llegar. Últimamente las noches son mortales. Un besillo.

      Eliminar
    3. P.D. No te preocupes por la ausencias de pes, se habrían ido a dar una vuelta, estarían aburridas. Un besillo.

      Eliminar
  2. Parece que el calor impregna incluso nuestros escritos, María :))

    Describes una escena muy tierna, a pesar de que no parece placentera por los grados de más. Es bonito compartir en familia hasta estas situaciones. Ssshhhh que los pequeños duermen...

    Me ha gustado mucho, como siempre con sello de naturalidad y sinceridad.

    Un beso de domingo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias guapa. La verdad es que dentro de lo malo del calor, no fue una mala situación. Momentos así hay que conservarlos. Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.