9/8/15

Mi experiencia con el TDAH

      No soy psicóloga ni pretendo serlo, pero hay cosas que me enervan la sangre. A lo mejor me meto en un terreno que no conozco suficiente o que no entiendo bien. Pero tampoco quiero dar una clase magistral sobre el tema. Solo quiere contar una experiencia que tuve hace poco.

      Con motivo de que se acercaba el verano, metí a mi hija en natación para ayudarla un poquito a que perdiera el miedo y pudiera defenderse sola en el mar. El primer día separaron a los niños por edades. Mi hija con apenas cuatro años estaba en el grupo de los pequeños. Pero había una niña que era un poco mayor que también la metieron en su grupo. Tenía mucho miedo al agua y no era capaz de meterse sola. Exactamente no sé que edad tendría, pero aproximadamente unos ocho.

        Como la clase apenas duraba tres cuartos de hora, no nos daba tiempo a ir a ningún sitio, así que las mamás nos quedábamos allí a esperar a que salieran. Y aprovechábamos para mirar por las cristaleras lo bien que nadaban nuestros hijos.

      En uno de esos días, yo estaba mirando por la cristalera a mi niña nadar, mientras a mi lado había dos madres más que conversaban sobre los suyos. Como estaban a mi lado no pude evitar escucharlas. Una de las madres era la de la niña mayor que estaba en el grupo de mi hija. La conversación fue más o menos así:

      - Tu hija está ya muy avanzada, parece que ya no tiene miedo al agua. - Esto se lo dijo la madre de otro niño a la de la niña que estaba en el grupo de mi hija.

       - Sí, parece que le va perdiendo miedo. Es que mi hija tiene cierto retraso.

      Mis orejas se pusieron alerta, no sé si es por tener dos psicólogas en la familia o porque esos temas me interesan bastante.

      - ¿Ah si? ¿Pero un retraso fisiológico? ¿Se le nota en la cara?

      - No, que va. Es un retraso mental. Ella tiene TDAH.

     Aquí es donde yo ya no podía aguantarme más, pero me contuve. ¿El TDAH un retraso mental? No me podía creer lo que estaba oyendo. La cosa no acabó ahí.




      - ¿Eso que es? - Le preguntó la otra madre.

     - Pues eso es un retraso mental. A ella le cuesta más que a los demás entender las cosas. Le da miedo todo lo nuevo.

      Yo estaba oyéndola y no entendía porque le ponía etiquetas a tu hija, y decía que tenía algo que ni siquiera sabía definir.

     - Entonces en el cole ¿como le va?

     - Pues en el cole le va muy bien, saca muy buenas notas.




     La conversación terminó ahí con las felicitaciones de la otra madre y conmigo echando humo por las orejas. Y es que no entiendo sí es que a las madres nos encanta poner etiquetas a todo lo que no conocemos, o nos inventamos las cosas  para poder entender a nuestros hijos. O les creamos problemas que no tienen para no aceptar nuestra responsabilidad.

      Para escribir esto he leído un poquito sobre el TDAH, pregunté a mi entorno psicológico y tampoco es difícil encontrar información sobre él. No voy  a hablar de en que consiste, no voy a definirlo ni a decir cual es su tratamiento. Para eso hay millones de sitios especialistas donde nos podemos informar. No me siento con la suficiente capacidad como para hacerlo.





 
        No sé si la niña estaba diagnosticada por un médico que no supo explicar bien a la madre lo que tenía su hija, o si la madre buscó en algún sitio información, o se dejó aconsejar por otra madre. No quise preguntar.



     Pero sí me gustaría sacar una conclusión de todo esto, y es que no deberíamos etiquetar a los niños tan rápido, y mucho menos erróneamente.

6 comentarios:

  1. O.o + o.O + O.O +o.o = ¡Flipo!

    ¡Ay! ¡Por Dior!

    Flipo por todo lo que acabas de escribir... Creo que mi careto se hubiera equiparado al tuyo en ese momento y habría echado humo por las orejas y veneno por la boca.
    Pero... ¿Qué narices?

    No sé por donde empezar... Si por el repelús que me daría escuchar a una Mami hablando así de su Peque; Por considerar el TDAH como una discapacidad cuando no lo es o por las ganas que me entran de cogerla por banda y decirle cuatro cositas u.u

    Tienes mucha razón, no se debe catalogar a los Críos con tanta rapidez y de esa manera. Considerar que tu Peque tiene una discapacidad por tener un trastorno... Vamos... Que si te pones a pensarlo bien, más de uno tenemos algún trastorno de cualquier tipo y no pasa nada. Además, que según te leo (o quizás sea cosa mía), me da la sensación de que decía lo de la Discapacidad en "Modo-Mírala-Pobrecita-Es-Lógico-Que-Le-Dé-Miedo-El-Agua", que vamos, ¿qué tendrá que ver una cosa con otra? ¿cómo si nunca nadie le hubiera tenido Miedo a algo?

    Sea como sea, tenga la Cría TDAH o lo que sea que quiera que tenga (si de verdad tiene algo), me parece que tanto una Mami como la otra, tuvieron muy poco tacto, muy poca ternura y muy poco de todo... No solo porque una Discapacidad tenga que notarse en sí en la cara o que esté ligada a sacar malas o buenas notas, sino por todas esos Grandes Padres que lo dan todo por eso Enanos.

    En fin... Que no creo que me esté explicando bien, pero no logro expresar ahora mismo todo lo que pienso. Estos temas me ponen de muuuuu mala lechuga.

    Cada Peque es único. Con todas sus Diferencias, sean cuales sean estas.

    ¡Besos Gigantes, María! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te has explicado muy bien, y es que a veces las madres tendemos a dar una explicación a todo lo que les pasa a nuestros hijos, es mejor echarle la culpa a una "enfermedad" que a ti misma o a lo que sea. En fin, es que me dio mucha rabia y tenía que expresarlo de alguna manera. No soporto que se etiquete a los niños, y le añadan problemas que en realidad no tienen. A veces los padres en vez de ayudar, echamos losas encima.
      Un besillo guapa.

      Eliminar
  2. Ayyyyy lo de las etiquetas. Yo a veces oigo decir a padres que sus niños de 3 o 4 años son malos. Malos????? Pueden ser inquietos, curiosos o hasta traviesos, pero un niño de esa edad no es malo porque se canse de estar sentado.
    Y desde luego esa conversación es para flipar, no sé que es peor decir que no se le nota en la cara, esa manera condescendiente de hablar de la madre...es que es surrealista.
    Un beso y yo también tengo familiares muy directos psicólogos y siempre me dicen que los problema de los niños con un trastorno lo suelen tener con los padres, precisamente por su manía de etiquetar, no con los niños que son esponjas y absorben la información fenomenal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyy las etiquetas, me encanta tener a mis hijas, que son unas bichillos, como dirían esos padres, Malas. Mis hijas no paran, curiosean, corren, se manchan, son niñas felices, son niñas espabiladas. No soportaría tener un niño que lo único que hace es estar delante de una pantalla de televisión o de ordenador o maquinitas varias.
      Mis hijas son niñas y como tales disfrutan de la vida. Eso sí, mi peque me tiene las paredes decoradas con pinturas rupestres, nada que envidiar a las cuevas de los trogloditas, jejejeje. Si es que no paran.
      En fin, padres, y niños como colores.
      Un besillo.

      Eliminar
  3. wow claro que es una tonteria, el TDAH no es un retraso mental, son muy inteligentes, solamente cuentan con una deficiencia de "conexion" mi hijo fue diagnosticado con TDAH pero es el niño mas maravilloso del universo que tiene una imaginacion maravillosa, y ademas es excelente para dibujar, tiene 10 años,y dibuja como un profecional,creo que no es justo que se les etiquete y menos mucho menos si son nuestros hijos, porque si nosotras no les damos seguridad, amor y aceptacion que carajos esperamos que les hagan alla afuera,no me quede con una soloa opinion busque alternativas,amo a mi Erik es el amor de mi vida, y trato de hacer todo lo que pueda por que el sea un niño feliz, sin cargar con su etiqueta de TDAH si me molesto, pero de cierta forma creo que es la ignorancia de la situacion lo que hablo, buena noche

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por pasarte por aquí y comentar. Una voz experta siempre viene bien. Estoy de acuerdo contigo en todo lo que dices. Seguro que Erik es un chico estupendo. Y lo mejor para cualquier niño es el amor y el cariño de los suyos. No se debe etiquetar a los niños, hacemos de ellos lo que les decimos. Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.