12/8/15

Matanza de niños



                Hombres que matan a sus hijos, mujeres que abandonan a sus bebés recién nacidos en la basura, hombres que abandonan a sus hijos después del divorcio, mujeres que utilizan a sus hijos como moneda de cambio. Hombres y mujeres desposeídos de su amor a la vida. Desposeídos de lo más grande que existe en este mundo, que es el amor a nuestros hijos.



                Últimamente no paro de ver noticias de hombres y mujeres que maltratan a sus hijos, que los matan, en definitiva, que no los quieren.


                No entiendo como una mujer después de haber llevado a su bebé en el vientre abandone a su hijo en un contenedor de basura, sabiendo lo que le va a pasar. Y me pregunto, han encontrado a este, pero ¿habrá muchos que acaben en el vertedero? Aplastados por esas máquinas gigantes destructoras de basura.


                No entiendo como esas madres no entregan a sus hijos a personas que sí los quieren, personas que van a cuidar de ellos y les van a dar su cariño. ¿O es que son tan egoístas que piensan “si no es para mí no es para nadie”? No me entra en la cabeza.


                Lo mismo que no me entra en la cabeza esos padres que se divorcian y deciden que como han dejado de querer a sus mujeres, también dejan de querer a sus hijos. ¿Cómo se hace eso? ¿Es que tienen un chip que los hace inmune al amor de sus hijos? Esos niños semi abandonados que ven a su padre unas pocas veces al año, con la ilusión en sus rostros. Esos niños que conforme van creciendo se dan cuenta de la realidad: sus padres han dejado de quererlos.





                Tampoco me entra en la cabeza un padre que usa a sus hijos para hacerle daño a su pareja, y decide matarlos. ¿Cómo se puede asesinar a un niño? Va contra natura.


                Me acuerdo cuando desaparecieron los niños de córdoba, Ruth y José. La noticia levantó al país entero. Muchos diciendo que era imposible que un padre le hiciera eso a sus hijos, estupefactos ante la barbarie de la situación. Eso fue en el 2011 y ahora que han pasado años, vemos en las noticias montones de casos iguales, de hombres que matan a sus hijos para vengarse de esa pareja que ya no los quiere más. ¿Se ha normalizado la situación? ¿Estamos tan acostumbrados a esto que nos parece normal que un padre mate a sus hijos?


                Nos encontramos también situaciones en las que las madres se dedican a emponzoñar a sus hijos contra su propio padre para que dejen de quererlo a través de las palabras. Madres separadas, que tampoco entienden que su pareja haya dejado de quererlas. O simplemente utilizan a sus hijos como si fueran un mero instrumento para salirse con la suya. No los matan de golpe, lo hacen poco a poco con palabras llenas de veneno.


                No entiendo esta sociedad que utiliza de esta manera a los niños, que les da igual que los niños mueran y sufran. Se me parte el alma solo escribiendo estas palabras llenas de rabia e impotencia, llenas de lágrimas contenidas al imaginarme el horror por el que pasan cientos, miles de niños en el mundo. Pequeñas personitas con sus sonrisas de acero, hechos al dolor.




           
               Nota: He tenido que llenar esta entrada con fotos de niños felices. Necesito ver esas caras sonrientes ante tanta maldad, ante tanto sufrimiento.










12 comentarios:

  1. Hay cada caso que es increíble. Yo conozco ambos extremos, madres que solo quieren tener ellas a los hijos para hacer daño al ex y padres que se divorcian también de los hijos y no solo de su mujer, que no los ven ni se preocupan por ellos.
    Yo no lo entiendo, a mi alrededor eso no ha ocurrido nunca, a mí me quisieron tanto que siempre me sentí afortunada, a mis padres los quisieron tanto que por eso ellos fueron tan cariñosos, mis suegros adoran a sus hijos y nosotros adoramos tanto a los nuestros que no entendemos porqué la gente se "cansa" de sus hijos, como si fuera un vestido pasado de moda.
    Mis abuelos me contaban historias de sus madres que son un ejemlo, madres que en plena guerra se arriesgaban ara que sus hijos comieran, o que los esconían poniendo su vida en eligro, padres y madres que a esar de los tiempos de miseria querían a sus hijos.
    Quien tira un bebé al contenedor se merece la misma suerte, y llegar vivo al vertedero para sentir el nmiedo de las máquinas que alastan.
    Un beso y menos mal que no todos somos iguales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por suerte no todos somos iguales, menos mal. Pero hay cada caso que se te hiela la sangre. Es indescriptible el dolor que se puede sentir por la pérdida de un hijo, y que la gente los mate así sin más... Es que me pongo a escribir y no pararía nunca.
      Un besillo guapa.

      Eliminar
  2. Niños amputados para pedir caridad en las calles, niños postrituidos, niños torturados, niños separados de sus familias, entrenados y drogados para matar y torturar, niños soldados... El ser humano es lo más inhumano que hay sobre la faz de la tierra. Y como refleja tu texto, incluso los progenitores usan, maltratan, abusan y asesinan a sus propios hijos. Hay niños en minas, en condiciones infrahumanas, extrayendo los minerales necesarios para crear los aparatos que tenemos ahora en nuestras manos para teclear esta crítica en su defensa, paradójico ¿No?. Unos torturan a los niños, otros somos cómplices. Sin demanda no hay oferta.
    Por ejemplo, no habría prostitución infantil en ciertos paises si no hubiera turismo sexual infantil que proviene de paises como el nuestro. Y no sigo...
    Abrazo, Hermana de Letras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No existen las palabras para defender a tanto niño indefenso. Los niños trabajando para que nosotros podamos tener una vida mejor. Niños que no vemos y que por lo tanto no sufrimos. Ojos que no ven... y es todo una pena. Sí me pongo a hablar de todos estos temas no puedo parar, me pasa como a ti.
      Un besillo Hermano de Letras.

      Eliminar
  3. Una realidad que parece estar asumida por esta sociedad conformada por seres egoístas que solo buscan el placer inmediato y la satisfacción en lo que hacen.
    ¿Dónde hemos fallado y desde cuando? Desde que el hombre es hombre y habitó esta tierra.
    La lucha del bien y el mal es algo innato en lo humano: Los ángeles y los demonios interiores de cada uno en batalla continua.
    El sacrificio, el compromiso,el respeto y el amor son valores que crean la diferencia entre personas y monstruos.
    El que es capaz de hacer mal premeditadamente y a sangre fría es eso: una bestia inhumana (Con perdón de los animales).
    Maltratar a un semejante es malo por si mismo, el hacérselo a un ser indefenso no tiene perdón de ninguna clase.
    A lo largo de la historia vemos impotentes como los niños y las mujeres son las principales víctimas de los conflictos humanos, de los secuestros y de la explotación de todo tipo.
    ¡Somos tan valientes los hombres que nos atrevemos con lo más pequeño y frágil!
    Que unos padres sean capaces de abusar, matar y agredir de cualquiera de las formas posibles a sus propios hijos...Esos no son padres ni merecen ese calificativo, pero por otro lado se convierten automáticamente en seres despreciables merecedores del más doloroso de los padecimientos.
    Un tal Jesús ya dijo: "Quien ejerza mal sobre uno de estos pequeños, es merecedor de que le aten al cuello una rueda de molino y sea arrojado al río"

    Un abrazo y gracias por remover conciencias.

    Por cierto me gustaría, si no es mucho pedir, que te apuntases junto a la gente maravillosa de mi blog.
    Gracias María

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada más que añadir a lo que has dicho. A veces el egoísmo prima por encima de todas las cosas.
      Por cierto, apuntada estoy a tu Blog.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Un placer tenerte por estos mundos y que me deje tu opinión. Un abrazo.

      Eliminar
  5. Somos inhumanos, ¿Cómo es posible que alberguemos tanto odio? Ni siquiera cumplimos con la promesa de cuidar a los nuestros, a la familia. ¿Y los valores? No puedo entender que está pasando en esta sociedad. Es vergonzoso, triste e incomprensible. Se me rompe el corazón con todas estas aberraciones. No existe ningún castigo más que finalmente sean conscientes de lo que han sido capaces de hacer y que vivan eternamente con ello.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema es que la mayoría sabe lo que hace, y da escalofríos pensar, que pueden vivir con ello. Un besillo guapa.

      Eliminar
  6. Siempre me han horrorizado este tipo de sucesos, pero desde que soy madre más aún. ¡Con la cantidad de gente que quieren tener hijos y no pueden...! Por qué no los dan en adopción? Sé que hay casos muy diferentes: trastornos mentales, depresión post-parto, etc. Pero otros muchos parecen hechos por pura maldad. Un niño es un ser tan indefenso, que es horrible que los seres que tienen que protegerles de los males del mundo, sus propios padres, actúen así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es algo que te produce sobre todo impotencia. Tales actos deberían estar completamente penados. Nada de buenas conductas ni nada por el estilo. Como bein dices hay casos y casos.
      Un besillo y gracias por pasarte.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.